A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

A. 3  Entonces los escribas y los Fariseos le traen (a Jesús) una mujer tomada en adulterio; y poniéndola en medio, 4 Dícenle: Maestro, esta mujer ha sido tomada en el mismo hecho, adulterando; 5 Y en la ley Moisés nos mandó apedrear a las tales: tú pues, ¿qué dices? 6 Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Empero Jesús, inclinado hacia abajo, escribía en tierra con el dedo. 7 Y como perseverasen preguntándole, enderezóse, y díjoles: El que de vosotros esté sin pecado, arroje contra ella la primera piedra.

B. Una vez Jesús le habló a una multitud airada que quería matar a una mujer culpable. “De todos ustedes, sólo quien pueda decir que nunca ha hecho ningún mal puede dar un paso adelante y matarla”. Al oír esto, la multitud se contuvo. Al retirarse la multitud, Jesús levantó una piedra y mató a la mujer, y dijo: “Yo también soy pecador, pero si la ley sólo puede ejecutarse por alguien sin mancha, entonces la ley morirá”.

Fuentes: A. La Santa Biblia, antiguo y nuevo testamento, antigua versión de Casiodoro de Reina (1569), revisada por Cipriano de Valera (1602), Sociedades Bíblicas Unidas, s/f.  B. Harper’s, diciembre 2020.

Esta versión increíble del pasaje bíblico viene en un libro de texto sobre ley y ética del Partido Comunista chino.