A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Acaba de aparecer el libro Treasures of History; en una parte del mismo los autores Peter Snow y Ann MacMillan hablan de los “50 documentos más importantes de la civilización”. Entre esos documentos está el cuaderno “sin chiste” en que fueron escritas, en 1863, las trece reglas de futbol de la Asociación Inglesa de Futbol, que determinaron el rumbo del juego moderno. Hasta entonces, era más una excusa para la camorra. “El futbol no es más que una furia bestial”, escribió un reportero deportivo del siglo XVI. A mediados del siglo XIX aún estaba en disputa si el esfuerzo principal debía hacerse pateando (al balón, no a los oponentes) o usando las manos. Así, el juego se dividió en dos: el futbol y el rugby. La ilustración arriba, que muestra la final de Copa 1882 entre los equipos Old Etonians y Blackburn Rovers (0-1 el resultado), sugiere que la regla según la cual sólo puede hacerse carga de hombro a hombro a un adversario aún debía refinarse.

Fuente: TLS, septiembre 11, 2020.