A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

(De Gershom Scholem a Walter Benjamin). Jerusalén, 14 de agosto de 1934. El repetido consejo de que utilice la radio para informarme de los acontecimientos en Alemania no surtirá el efecto deseado. No utilizo este instrumento ni para mi formación política ni para ninguna otra, y quisiera pensar que enterrarás tu optimismo político junto con las demás esperanzas del mismo tipo de las que hablabas el otro día. En una ocasión escuché diez minutos de un discurso de Hitler en la radio y desde entonces no tengo ningún interés por ese tipo de placeres acústicos. Y como sigo manteniendo mi pesimista opinión sobre la situación alemana, sin que ningún asesinato o suceso semejante la haya alterado, además de considerar cualquier otra opinión como totalmente ilusoria, ya te imaginarás que no puedo compartir contigo tu afán por informaciones de ese orden. Lo que algunos de nosotros oímos una semana después de los acontecimientos satisface con creces todas las ilegítimas pretensiones de estar al día.

Fuente: Walter Benjamin / Gershom Scholem, Correspondencia 1933-1940. Traducción de Rafael Lupiani. Editorial Trotta.