A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Desde la semana pasada hay una serie de desencuentros entre el gobierno estatal de Baja California, Secretaría de Energía y la dirección general de Comisión Federal de Electricidad. Los hechos y las declaraciones ponen en claro cuales son las condiciones en que se dirige el sector eléctrico mexicano. Vale la pena hacer una breve narrativa de los hechos.

Ilustración: Adrián Pérez

Baja California está conectado con California, que por incendios y una fuertísima temporada de calor está teniendo problemas para satisfacer su demanda eléctrica. Baja California está en una condición similar y ha optado por medidas que van desde pedir al ciudadano no consumir energía en ciertas horas, cuando hay más demanda, hasta parar industria y el bombeo de agua por algunas horas.

El gobierno local, interesado en solucionar el problema, inició la licitación de un parque de generación solar, que alimentaría el acueducto mediante el cual abastecen de agua a Tijuana. De ahí salieron varias declaraciones que valen la pena desglosar.

La primera, la titular de la Secretaría de Energía le dijo al gobernador que no sabía del problema. O sea: la encargada del sector energía no sabía que uno de los 11 estados que más aportan riqueza al país tiene déficit energético. Si el discurso de Sener se centra en soberanía energética ¿cómo pueden buscar y construir la soberanía energética si a 20 meses de gobierno ignoran el estatus de uno de los tres grandes sistemas eléctricos del país?

La segunda, según la misma nota, el gobierno federal pide al gobernador esperar porque tendría contemplada la instalación de una “planta” para alimentar la energía faltante. CFE tiene en desarrollo un proyecto de central fotovoltaica que supliría a una geotérmica que está declinación (Cerro Prieto, que cada vez genera menos) y una central que usaría diesel, combustóleo o gas, pero en los hechos los anuncios de licitaciones próximas no incluyen proyectos para la zona ni hay recursos para hacerlos y no hay algo anunciado en el Programa de Desarrollo del Sector Eléctrico Nacional (Prodesen).

Tercero, el director de CFE le habría pedido al gobernador de Baja California construir la línea de transmisión que el propio gobierno federal canceló a inicios de 2019. Pero la pidió hacerla con recursos estatales, sin capital privado, capital que el gobernador ofreció conseguir. O sea, la prioridad de CFE es cumplir el dogma estatista como condición para permitir la solución de los problemas.

Retomando: en Secretaría de Energía, al menos la cabeza, no conoce los problemas eléctricos del país. CFE dice que tiene proyectado hacer cosas pero no tiene dinero ni claridad. Y la última, los proyectos que estaban considerados en el sexenio anterior son necesarios, pero se tienen que hacer con dinero del gobierno, cualquier gobierno, sin inversión privada.

¿Tiene alternativas el gobierno para solucionar los problemas de Baja California? Si, pero no los usarán, porque significan inversión privada. Me refiero a licitar contratos de transmisión, considerados en la Constitución, o subastas para compra energía eléctrica, esas que consiguieron récords de energía eléctrica más barata del mundo para Mexico en 2016 y 2017. Las condiciones actuales de Baja California son una consecuencia de abandonar el desarrollo del sector, como sucedió desde diciembre de 2018, porque el gobierno no tiene dinero para hacerlo y no quieren participación de ciudadanos que pongan dinero para ello. Si bien se permitió concluir los proyectos de contratos previos, se ha obstaculizado el desarrollo de más centrales, excepto las pequeñas de generación distribuida… hasta ahora.

Seguir en esta dinámica frenará poco a poco la economía y causará problemas como el de Baja California, pero generalizados, afectando, incluso a estados gobernados por el mismo partido que el presidente.

La crisis económica producto de la gestión de este gobierno y profundizada por la pandemia del coronavirus, puede ser ahora alargada por el propio gobierno al frenar inversiones en sectores de donde todos dependemos, como el sector energético.
Parece que el gobierno prefiere que los ciudadanos de Baja California se ahoguen de calor o padezcan de falta de agua antes que ver un peso privado o un gran parque de energía solar, que no sea de CFE, instalado allá.

Se podrían invertir dos mil millones de dólares en construir la linea de transmisión de Sonora a Baja California para mitigar los problemas eléctricos con menos de una sexta parte del costo de Dos Bocas. El proyecto eléctrico si beneficiaría al país y generaría bienestar a los ciudadanos, pero el dinero se va en una refinería que ningún especialista ve con posibilidades de éxito ni hay claridad de que genere beneficio alguno, ni energético ni social.

Esto sólo nos deja una conclusión: a este gobierno, por lo menos en el asunto energético, no le interesan los ciudadanos, sino sólo su narrativa. Que pena por usted y por mí.

 

Víctor Florencio Ramírez Cabrera
Vocero de la Plataforma México Clima y Energía.

 

5 comentarios en “Baja California: La consecuencia y el futuro

  1. Es alarmante la indiferencia a nivel federación, sin embargo hay que tener en cuenta los peligros de la inversión privada (véase California y los apagones de luz para generar ganancias a la empresa privada que la gestionaba) y proceder con cuidado respecto al tema no es una solución definitiva.

  2. Este texto carece de toda complejización. Las contribuciones del autor cada vez parecen más panfleto que ensayo por querer escribir a fuerzas con cada pretexto que se le presente. Parecen más entregas semanales que aportes críticos. Pienso en al menos tres ideas mal plantadas.

    Primero, el autor cae en la falacia de hacer una generalización tremenda cuando dice que el gobierno no sabe del sector eléctrico DEL PAÍS por desconocer la realidad de BAJA CALIFORNIA. Además de que el autor no nos refiere a una fuente original sino a una nota periodística.

    Segundo, el autor dice que “las condiciones actuales de Baja California son una consecuencia de abandonar el desarrollo del sector, como sucedió desde diciembre de 2018”. O sea, le echa la culpa al Gobierno actual por desatender la realidad del estado, cuando el problema es depender de la energía que se importa desde EEUU. Es decir, el problema tiene su origen previo a diciembre de 2018.

    Tercero, el autor quiere resolver un problema desatendiendo otro, simplemente porque es de su interés personal, ya que es vocero de la Plataforma México Clima y Energía. Dice que se deje de construir Dos Bocas para que la industria para la que él trabaja tenga negocio. No sólo es corto en miras lo que dice, pues hay una propuesta privada de invertir en una refinería en Tampico, sino que es un claro conflicto de interés.

    • Baja California presenta un deficit energetico debido a la disminucion de produccion de la Getermica de Cerro Prieto y al aumento del consumo debido al crecimiento de su poblacion e industria, por otro lado el Gobierno del estado no pago el consumo de electricidad que tenia contratado con un proveedor privado y rompio relacion, con lo cual incremento el deficit energetico en un 30%, complicando la situacion del estado. Desde el 2018 el Gobierno estatal y el Federal habian acordado realizar la interconeccion del sistema energetico estatal con el sistema nacional para solucionar el problema, mas el Gobierno de AMLO decidio cancelar la interconeccion a principios del 2019, como podemos ver la mala toma de desiciones de los Gobernantes ha impedido solucionar esta problematica y como consecuencia el acueducto no funciona a toda su capacidad por falta de energia electrica, bombeando menos agua a la costa ante lo cual Tijuana hoy en dia esta sin agua para sus ciudadanos, reitero esta problematica es por las malas desiciones de nuestros gobernantes.

  3. Baja California presenta un deficit energetico debido a la disminucion de produccion de la Geotermica de Cerro Prieto y al aumento del consumo debido al crecimiento de su poblacion e industria, por otro lado el Gobierno del estado no pago el consumo de electricidad que tenia contratado con un proveedor privado y rompio relacion, con lo cual incremento el deficit energetico en un 30%, complicando la situacion del estado. Desde el 2018 el Gobierno estatal y el Federal habian acordado realizar la interconeccion del sistema energetico estatal con el sistema nacional para solucionar el problema, mas el Gobierno de AMLO decidio cancelar la interconeccion a principios del 2019, como podemos ver la mala toma de desiciones de los Gobernantes ha impedido solucionar esta problematica y como consecuencia el acueducto no funciona a toda su capacidad por falta de energia electrica, bombeando menos agua a la costa ante lo cual Tijuana hoy en dia esta sin agua para sus ciudadanos, reitero esta problematica es por las malas desiciones de nuestros gobernantes.