A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

¿Cuál debe ser la función de una empresa de electricidad? Depende en qué parte de la cadena productiva estés puedes generar, transportar o vender.

Ilustración: Víctor Solís

Hasta la reforma de 2013, sólo la Comisión Federal de Electricidad podía hacer estas actividades, con algunas pequeñas concesiones al sector privado en materia de generación. A partir de 2013, sólo CFE puede transportar (transmisión y distribución), mientras que la generación y la venta de energía puede hacerlas cualquier participante.

Estar en un mercado o monopolio es una decisión soberana de los pueblos. La gran mayoría de los mexicanos tenemos implantada, de forma casi religiosa, la idea de la grandeza de los monopolios estatales mexicanos. En esa estructura mental, toda la capacidad de generación debería ser propiedad del gobierno.

Un grupo que piensa así es el que gobierna México y lamentan, por ejemplo, que los generadores de electricidad que ganaron contratos en subastas y le venden energía eléctrica a los comercializadores de energía (CFE Suministro Básico), no cederán a CFE la propiedad de las centrales de generación al final del contrato de las subastas.

Incluso hace un par de días, anunciaron que CFE Capital crearía un fideicomiso para hacerse de recursos y entre otras cosas, adquirir generadoras “estratégicas”, lo que muchos entienden como comprar algunas centrales privadas de generación que ya tiene algún tiempo operando.

¿Le conviene a CFE quedarse con una central eléctrica al final de un contrato o con un contrato avanzado? Pongamos como ejemplo en un parque solar.

Los paneles solares tienen garantías de que del año uno al 25 generarán por lo menos el 80 por ciento de su capacidad nominal. En español: un panel solar de 100 watts el primer año generará 100 watts y se ira degradando. Al año 25 deberá generar por lo menos 80 watts, siempre que tengan condiciones de cuidado adecuadas.

A partir del año 26 la capacidad de generación deja de estar garantizada y un parque irá generando cada vez menos energía. Ojo: no dejará de generar, pero muy probablemente lo hará menos. Adquirir un parque solar después de 20 años de operación significará tener un parque devaluado, con menos capacidad de generación que en los primeros 15 o 20 años.

Aunque este fenómeno es más visible en paneles solares, la pérdida de eficiencia en la generación se da en cualquier generador. Los parques eólicos también suelen irse modernizando y debe repotenciarse. Al final de un periodo de operación, el operador deberá invertir para que su parque siga siendo rentable. Las unidades de generación hidroeléctricas se tienen que renovar también, además de que renovarlas les permitirá generar mas. Un generador de ciclo combinado o una caldera con el tiempo necesitará renovarse y desechar las partes viejas.

Pero que CFE adquiera centrales eléctricas de otros generadores tiene otras variables: buena parte de las centrales solares y eólicas están construidos en terrenos rentados. Hacer que al final de un periodo de operación las centrales pasen a ser propiedad de CFE, significaría forzar a la compra de terrenos a quien los construya o que CFE negocie y llegue a un nuevo trato. En cualquiera de los casos, se estarían incrementando los costos de los proyectos o la inversión que tenga que hacer CFE a la hora del traspaso.

Pero hay un último punto: el laboral. Las generadoras que construyen y operan sus centrales por un periodo de tiempo consideran a sus trabajadores y sus salarios y prestaciones por ese periodo de tiempo. Entregar las centrales de generación a CFE obligaría a que CFE contrate a los operadores que ya estuvieron todos esos años laborando, o que se capacite y contrate nuevos trabajadores. Eso terminará por crear un pasivo laboral al generador y/o a CFE, que incrementa los costos de generación de manera innecesaria.

Por eso incluso el gobierno, cuando planea un proyecto con uso de tecnología, considera el costo de adquisición de la tecnología, cómo esta se irá pagando, su depreciación en el tiempo y el final de su vida útil, donde puede llegar a tener valor de fierro viejo.

¿Tiene sentido entonces adquirir plantas viejas sólo por asegurarse que el activo será de CFE? No si tu intención es ser una empresa eficiente, moderna, que ofrezca servicios de alto valor y bajo costo a tus clientes.

Pero si tu intención es inflar nominas para mantener control político y quedar bien con el sindicato o simplemente quieras envolverte en la bandera nacionalista para decir que la chatarra será chatarra, pero será chatarra nacional, pues tiene sentido.

Y mientras eso sucede, podemos ver países desarrollados, renovando su parque de generación, permitiendo que privados se establezcan, generen y vendan energía de forma competitiva, bajando precios de energía a sus ciudadanos y a su industria, cerrando plantas obsoletas y contaminantes, aunque el viejo nacionalista revolucionario que muchos tienen dentro imagine que viven en la zozobra, porque sus gobiernos no son dueños de sus parques de generación. Como si viviéramos en la guerra fría.

 

Víctor Florencio Ramírez Cabrera
Vocero de la Plataforma México Clima y Energía.