A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Una de las propuestas del presidente en campaña fue dejar de usar la residencia oficial de Los Pinos, como medida de austeridad. Su fijación con la historia lo llevó a usar palacio nacional, un palacio virreinal que es mucho más costoso que Los Pinos, pues darle mantenimiento y tenerlo funcional como museo, oficinas y hogar es el doble de caro que vivir en una residencia diseñada para esas funciones. Pero el mensaje vende y hay quien lo cree.

El problema es que en el sector eléctrico están haciendo algo parecido y para que eso sea funcional deberán encarecer el sistema, “la luz”, vaya.

¿Cómo es eso? Empecemos por decir que la rehabilitación de muchas centrales eléctricas obedece al discurso político que repiten tanto de que “los neoliberales dejaron de invertir en las centrales eléctricas para decir que se necesitaba la privatización”. Entonces, la rehabilitación de centrales viejas se vuelve fundamental para sostener el discurso y por eso la Comisión Federal de Electricidad ha manifestado orgulloso la recuperación de capacidad de generación. Pero, ¿es esto buena noticia? Para usted y para mí, no.

Primero, tener una máquina de generación disponible no significa que se vaya a usar.

Después es necesario señalar que es contradictorio que CFE anuncie el rescate de plantas de generación al mismo tiempo que denuncia que hay “sobrecapacidad de generación” y lo señala como algo malo.

En realidad, ¿es bueno tener capacidad de generación mayor al consumo? Sí.

De hecho, las propias reglas del sistema eléctrico mandan a tener mayor capacidad disponible. Cuando el margen de mayor capacidad disponible es menor al 6 %, se considera una situación de alerta.

Además, incorporar nueva capacidad de generación permite desplazar a las centrales de generación viejas, contaminantes y caras. Pero recuperar capacidad como lo hace CFE es justo lo contrario: busca evitar la entrada de centrales nuevas más eficientes.

Ahora, ¿es malo tener sobrecapacidad? En realidad, no y menos cuando estás en un modelo de transición energética.
Por ejemplo, supongamos que tenemos un sistema eléctrico que consume 100 MW constantemente (el consumo constante es irreal, solo para fines esquemáticos).

Si tenemos un parque solar de 100 MW de capacidad de generación, se va a registrar idéntico que un generador de 100 MW de combustión interna.

La diferencia es que uno te puede ofrecer generación firme las 24 horas del día, pero el otro te puede ofrecer seis horas, pero a muy bajo precio.

Tener los 200 MW disponibles para sólo usar 100 MW podría tener sentido, pues durante el tiempo de sol utilizas la energía solar, de bajo costo, y el resto del tiempo la planta de combustión interna.

El problema es que ahora nos están anunciando que recuperaron, por ejemplo, 10 MW de capacidad extra de plantas viejas por mantenimiento. ¿Qué pasará con ellas?

Pues una de dos: o le regalan al generador el dinero para rehabilitarlas (subsidio del gobierno) o el generador deberá incluir en los precios de la energía que ofrece, los costos de recuperación, mantenimiento y el combustible. Como las generadoras viejas suelen ser menos eficientes, consumirán más combustibles y el costo de la energía que ofrecerán será mayor que el costo de un generador nuevo.

Ilustración: Víctor Solís

Entonces, al competir en costos, esa energía no sería recibida por la red. O sea: invertiste miles de millones de pesos en recuperar maquinas que no se van a utilizar.

O puedes hacer lo que pretende este gobierno con la política de Sener: argumentar que las generadoras de combustión interna son seguras (aunque haya documentos de la propia Sener que lo desmientan) y que se dará preferencia a los combustibles y no a energía barata, como las renovables. Entonces sí las utilizas.

Pero al hacer eso generarás tres efectos:

1. No usarás energía de renovables, con lo que no cumplirías con las metas de la lucha contra el cambio climático, que tienen nivel constitucional.

2. Encarecerás el sistema eléctrico, innecesariamente, y

3. Perderás competitividad como país, con la consecuente huida de inversiones, perdida de empleos y encarecimiento de todo o en su defecto gastarás más en subsidios.

Y todo esto para dos cosas: para evitar sacar de operación plantas que ya podrían estar en el museo y además mantener el mito de que no necesitamos competencia y un monopolio lo puede todo.

Aquí un paréntesis: la repotenciación de las centrales hidroeléctricas, que permitirán tener mayor capacidad de generación mientras tengan agua y que es uno de los proyectos de este gobierno, sí es una buena noticia, aunque su impacto es marginal.

Para terminar, le pongo un ejemplo real: tome un auto de 1970, rehabilítelo, manténgalo al día y póngalo a operar como taxi. O sube la tarifa o en cualquier momento perderá dinero por el costo de mantenimiento. Por eso, ese tipo de autos solo se usan para turismo o eventos especiales donde el cliente está dispuesto a pagar un sobrecosto.

Si en un taxi no lo haríamos, ¿por qué en el sistema eléctrico sí?

 

Víctor Florencio Ramírez Cabrera
Vocero de la Plataforma México Clima y Energía.

 

4 comentarios en “La fijación por el anticuario eléctrico

  1. Muy buen análisis, completo, profundo y objetivo. Nos invita a la reflexión y repensar si las acciones de política son congruentes con la realidad en que vivimos.

  2. Es una lastima las políticas y acciones para el desarrollo del país en materia de energía eléctrica, gracias por tu oportuna explicacion

  3. Hace ya varios años (como 38+o-) existía un software para establecer la generación de cada planta de la red nacional, considerando las restricciones de capacidad de las líneas de transmisión. Parte de este software era el “Despacho Económico en tiempo real” cada 10 o 15 minutos definia los puntos de operación de las plantas. Supongo que ahora el CENACE tiene software mucho mejor, para realizar esta función. Sería interesante que publicaran cuales son las condiciones para que se tenga la optimización de la producción de energía eléctrica, costos de generación y mantenimiento de plantas, así como de líneas de transmisión y las restricciones de flujo de potencia. Y no hablar a la ligera, tanto por parte de la Sria. de Energía como de los productores.