A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Para este texto es necesario hilar una serie de declaraciones y hechos que reflejan lo que llega a su conclusión con la insistencia de construir Dos Bocas.

Primera. La semana pasada el presidente en un solo acto denostó un parque eólico porque “afea el paisaje” (no sé si crea que Dos Bocas será una joya de arquitectura orgánica que complementará o se camuflará con el paisaje natural costero).

Segunda. El director de CFE declaró el año pasado que si Petroleros Mexicanos se lo vende barato, usaría combustóleo para generar electricidad.

Tercera. El combustóleo mexicano, al incumplir normas internacionales de contenido bajo de azufre, se devaluó y no puede venderse en el mercado marítimo internacional.

Cuarta. El gobierno mexicano se niega a recortar su producción de petróleo a pesar de que buena parte de los campos producen con costos superiores al precio del crudo en el mercado internacional.

Quinta. CFE lanzó una licitación, que no ha retirado, para la compra de una planta termoeléctrica que funcionaría con un piloto de combustóleo y que podría trabajar con el resto de su volumen de trabajo con gas o con el total de volumen de combustóleo.

Sexta. A pesar de que empresas dedicadas a la refinación en todo el mundo cambian su proceso para dedicarse a la petroquímica o simplemente ponen a la venta sus refinerías, México sigue con la idea de hacer una refinería nueva.

Todo esto deja claro algo: la prioridad y única idea energética de este gobierno es el petróleo y por consecuencia sus derivados.

Ahora: concluir exitosamente Dos Bocas, significa más gasolina, pero también combustóleo, que es el ultimo residuo del proceso de refinación. Si el petróleo del que se saca es alto en azufre, el combustóleo residual mantiene el azufre y al quemarlo genera lluvia ácida. Este combustible requiere mantenerlo caliente hasta que se usará, pues si se enfría se hace piedra e inutiliza el carro tanque en que se transporta. Genera emisiones contaminantes, lluvia ácida, su costo operativo es alto, requiere también mantenimiento preventivo muy caro y debes sacar de operación con más frecuencia a las plantas generadoras de electricidad que lo utilizan comparado con las plantas de gas y finalmente requiere tiempos de encendido de más de seis horas para lograr su capacidad de generación máxima.

¿Qué tanto combustóleo se produce en México?

Para ver el tamaño del problema, tan sólo el año 2017, según las Prospectivas de Petróleo Crudo y Petrolíferos de la Secretaría de Energía,1 el Sistema Nacional de Refinación produjo 213 000 barriles diarios de gasolinas y 234 000 de combustóleo.

El problema es que para sostener la operación de Dos Bocas, se usaría petróleo crudo maya, pesado; dado su diseño, por lo menos el 10 % de lo que salga de Dos Bocas (supongamos unos 30 000 barriles diarios) será combustóleo y eso se suma a lo ya existente, lo que significará un incentivo perverso para prolongar su uso a pesar de que en el mundo cada vez se usa menos y se opta por renovables para sacar ese tipo de plantas de operación.

Concluir la obra de la refinería forzaría al gobierno a crear incentivos perversos para prolongar el uso de los subproductos de la refinación: frenar su competencia, que son las renovables por sus precios bajos. “si le venden combustóleo barato lo usarán” parafraseando al director de CFE.

Muchas ciudades del mundo han visto recuperar la calidad del aire en las semanas del COVID-19 por la caída en el consumo de gasolinas. La Ciudad de México ha visto su calidad del aire mantenerse como muy mala, entre otras razones por la operación de la planta termoeléctrica de Tula, que opera con combustóleo.

Ésa es una muestra de lo que puede pasar en el mundo. Las ciudades de todo el orbe cada vez mas limpias por la electrificación de transporte y usar energía eólica y solar; mientras, México contaminado, pero orgulloso soberano gracias a que Dos Bocas frenó la dependencia de gasolina barata importada, para poder tener gasolina nacional cara… y también frenó la transición energética.

 

Víctor Florencio Ramírez Cabrera
Vocero de la Plataforma México Clima y Energía.


1 Página 50 del documento, disponible aquí.

 

Un comentario en “Dos Bocas: el freno a la transición

  1. México tiene prioridades de inversión más urgentes que una refinería y EU excedentes de capacidad de refinación. Así continuemos siendo bananeros porque no tenemos el ingenio de hacer una refinería de alta conversión.