A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

En 2008 el precio del petróleo rebasó los 100 dólares por barril. Este lunes llegó a precios negativos. El Covid-19 de la mano de un mundo que cada vez ocupará menos petróleo, tanto por el avance de la eficiencia energética como por la transición energética, nos deja una lección: no podemos apostarle el desarrollo del país al sector petrolero.

Ilustración: Guillermo Préstegui

¿Qué hacer para que la nación detone su desarrollo energético? Voltear al sector eléctrico.

Pero primero revisemos su estado actual.

Hay una enorme caída en el consumo, como en todo el mundo. No sólo de petróleo, sino de electricidad, derivada del paro industrial. Aunque hay aumento de consumo doméstico, para la red este aumento es pequeño. Curiosamente la caída en la demanda de electricidad profundiza la de petróleo, pues se usa menos diesel y combustóleo para generar electricidad.

Ahora: la reactivación económica del país deberá darse gracias, en conjunto con o a pesar del gobierno. Las pocas acciones que ha emprendido este gobierno no son más que una reedición de sus programas sociales y parece que serán igual de “efectivos”.

Entonces ¿Qué puede hacer el gobierno para acelerar la reactivación económica del país? Y aquí me atreveré a hacer una serie de sugerencias.

1. Sustitución del subsidio eléctrico. Quienes han estudiado el subsidio, calculan que con la estructura actual de tarifas domésticas este gasto sumará en 2024 medio billón de pesos. Anualmente gastamos alrededor de 120 000 millones de pesos para subsidiar a 40 millones de hogares, aunque no todos lo necesitan. A quienes sí lo requieren, habría que subsidiarles la adquisición de paneles solares, no la factura que sólo paga combustibles y los pagaría eternamente. A quien no necesite el subsidio, hay que retirarlo paulatinamente. Ambas medidas dispararían la instalación de paneles solares, no todo con dinero del Estado, sino con buena parte de capital privado. Valdría la pena apoyar con lineas de crédito.

2. Construcción de lineas de transmisión. El potencial de viento en México es de los mejores del mundo y una de las formas más baratas de generar energía eléctrica, que entrega energía cuando más se consume. Muchísimos aerogeneradores se han instalado o instalan en el país, pero el siguiente año se podría frenar el sector eólico porque las lineas de transmisión están casi saturadas. Nuevas lineas de transmisión generarían una oleada de parques eólicos en el país y disponibilidad de energía barata sin dinero del gobierno. Se pueden construir con arrendamiento financiero que las tarifas van pagando. También los privados las pueden construir y operar con la figura administrativa correcta.

3. Bajar el limite para ser usuarios calificados y facilitar el acceso al mercado eléctrico. Sólo usuarios que consumen mil o más kilowatts (usuarios calificados) pueden acceder al mercado eléctrico. Si el limite descendiera a 50 kw, miles de empresas podrían ir al mercado eléctrico, comprar energía más barata y ser más competitivos. Pero pasar de usuario básico a calificado requiere la compra de equipos de medición caros. Entonces, bajar el límite y abaratar el acceso al mercado generaría inversiones cuantiosas.

4. Competencia en suministro básico. Por el momento y por decisión de la secretaría de Energía, los hogares solo podemos comprar energía a una empresa, aunque hay tres empresas más que ya solicitaron permiso para hacerlo. Si permiten la competencia, habría un mercado dinámico con todas sus ventajas ¿Quiere un ejemplo de qué puede pasar? Vea el sector telecomunicaciones, donde pasamos de “el teléfono es para acortar distancias no para alargar conversaciones” a “redes sociales ilimitadas por 100 pesos mensuales”.

5. Reingeniería, electrificación y ordenamiento del transporte publico. Realizar estudios origen-destino en las grandes áreas metropolitanas del país para establecer líneas de transporte publico masivo eléctrico de alta calidad. Esto significa generar incentivos para que el mexicano se baje del auto.

6. Política industrial de movilidad limpia. Una política industrial para impulsar la fabricación de autos eléctricos o de hidrógeno en México, podría hacer al nuestro un país de origen de movilidad eléctrica o limpia. Se trata de generar incentivos para que la industria automotriz ya establecida cambie rápido a estos modelos.

7. Transformación a renovables de las islas eléctricas del país. Empezando por Baja California Sur; los costos de energía eléctrica son tan altos ahí que generar con cualquier tipo de renovables sería mas barato, limpio y nos ayudaría a ir proyectando la evolución eléctrica en todo el país. Por ejemplo, se podría trabajar en un modelo de rebombeo solar para generar con hidroeléctricas que serían llenadas con energía solar.

8. Redes inteligentes y digitalización. La propuesta 1 puede generar saturación de las lineas de distribución. Para evitar eso, se debe ir creando un modelo de redes inteligentes, que permita el flujo multidireccional de la energía y administración digital de las mismas, fortalezca la generación in situ con modelos como Blockchain (hablaré más a fondo de ello en otro texto).

9. Impulsar el aprovechamiento del hidrógeno. En muchos lados lo consideran un proyecto aún, pero hay sitios del mundo donde ya se aprovecha (Europa, Japón, California). Es un combustible limpio que sólo genera agua cuando se usa. México podría usar la infraestructura creada para gas natural como medio de transporte del hidrógeno además de que puede ser un sustituto de más combustibles. Se puede generar de forma limpia, incluso con concentradores solares.

Ahora, nada de esto es nuevo; está contemplado ya en la ley. Si bien hay cosas que modificar, pues los procesos siempre son perfectibles y las condiciones han cambiado, las herramientas ya están y se puede trabajar sobre ellas.

Todas estas acciones generarían derrama económica en toda la cadena de valor, desde suministro de acero u otros materiales, construcción, investigación y desarrollo, pero además para algo que apenas inicia, no que va de salida (aunque sea a largo plazo) como el uso energético de los derivados del petróleo.

La mayor complicación será recuperar la confianza de los inversionistas, que este gobierno se ha esforzado en dilapidar. Ojalá y entendiera esto.

 

Víctor Florencio Ramírez Cabrera
Vocero de la Plataforma México Clima y Energía.

 

Un comentario en “Ideas eléctricas para salir de la crisis