A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

¿Qué pasa con la electricidad en periodos de cuarentena como el actual?

Es un asunto interesante.

Primero hay que decir que en general el consumo energético cae. Ésa es una de las causas (junto con la inminente transición energética) que generó la caída del precio del petróleo.

Pero hablemos sólo de electricidad.

El consumo industrial de electricidad en México en 2017 fue de 157 556 GWhr, contra 90 022 GWhr de consumo doméstico.1

En un momento de pandemias, como el actual, parte de la actividad productiva se frena para evitar la dispersión de la infección y por tanto se modifica la demanda de energía.

Ilustración: Adrián Pérez

Al caer el consumo industrial pero crecer marginalmente el consumo doméstico, el cambio  del consumo eléctrico será una disminución.

Ahora, recordemos que no se puede almacenar electricidad (ya vienen las baterías, pero aún no tienen influencia considerable) por lo que la electricidad se debe generar conforme se demanda y que existen formas de predecir el comportamiento del consumo, la generación de renovables y se pueden controlar algunas formas de generación.

Quien controla el sector eléctrico de México es el Centro Nacional de Control de Energía.

El Cenace ya tuvo experiencias de esta modificación, principalmente en 2009 con el AH1N1, pero también en periodos de disminución de algunas actividades productivas, como en días festivos, así es que no hay que temer por fallas en el sistema.

Pero, ¿qué pasa entonces?

Lo mismo que debe pasar siempre.

El Cenace irá recibiendo la energía para satisfacer la demanda del sistema en orden de precio: primero la energía más barata y conforme se necesite más, la que tenga un precio más alto. Todas recibirán el mismo pago por cada unidad y ese pago será el que corresponda al generador más caro que entrega energía.

Por eso cuando hay consumo bajo es cuando menos cara es la energía y si toda la demanda de energía se satisface con renovables, podría haber momentos de precio cero de energía. Esto sucedió el año pasado el 25 de diciembre y este año el primero de enero: la baja demanda y a la entrada en operación el año pasado de muchos proyectos de renovables comprometidos en las subastas de energía eléctrica de largo plazo hicieron que tuviéramos costos casi de cero en el mercado eléctrico en esos días.

La disminución del consumo energético no es exclusiva de México, sino de todo el mundo. China en estos días de hecho disminuyó su consumo energético de una forma impresionante, al grado que han disminuido hasta 25 % sus emisiones, en comparación con el año anterior y han tirado el consumo de petróleo también.2

Pero cuidado, en México la situación puede generar un efecto indeseable.

Como decíamos arriba, el Covid-19 se acompañó de la caída del precio del barril de petróleo a niveles por debajo de los 20 dólares por barril. Además el combustóleo mexicano se devaluó a inicios del año por la entrada en vigor de normas internacionales que lo penalizan por su alto contenido de azufre. Si reunimos estos dos factores, tenemos en el combustóleo sucio a precio casi regalado. Esto es peligroso cuando la dirección general de CFE advirtió que de tener barato el combustible lo usaría para generar electricidad.

Entonces, CFE usaría su capacidad de generación con combustóleo, la más ineficiente y contaminante de generar energía, por un asunto del precio, inhibiendo el uso de tecnologías limpias. Un peligro ambiental.

Las muertes derivadas de contaminación ambiental en el mundo pueden ser tantas o más que las causadas por epidemias. Ojalá el gobierno entienda esto y desista de usar el combustóleo, para evitar muertes igual que lo que debería hacer con la pandemia de Covid-19.

 

Víctor Florencio Ramírez Cabrera
Vocero de la Plataforma México Clima y Energía.


1 Dato obtenido del Balance Nacional de Energía 2017, disponible aquí.

2 Datos obtenidos del texto “COVID-19: The Curious Case of a Green Virus”.

 

Un comentario en “La electricidad en tiempos del Covid-19 (y el riesgo del combustóleo, otra vez)

  1. Entendiendo este magnífico estudio, el principal factor de riesgo para México, no es sino, Manuel Barlett y su evidente incomprensión de su materia.