A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

“El mes de abril es el más cruel, hace brotar
Lilas en tierra muerta, mezcla
Lentas raíces con lluvia primaveral”.
La tierra baldía, T. S. Eliot

Introducción

Aunque la prioridad inmediata es la salud y salvar vidas frente al coronavirus, la economía nacional parece encaminarse al precipicio. Hay que empezar a pensar en las consecuencias económicas que seguirán de la crisis de la catástrofe de salud humana. La economía ya estaba en graves problemas desde mucho antes, pero ahora se avecina la crisis económica internacional más importante desde la Gran Recesión de 2009, si no es que más grave. La pandemia del coronavirus y el desplome del precio de petróleo se están combinando para crear una tormenta perfecta. Ante esta situación es urgente tomar medidas drásticas que puedan quizás prevenir una catástrofe mayor.

Una contracción económica en el corto plazo es prácticamente inevitable, por esto los esfuerzos hoy deben enfocarse en cómo revertirla una vez superada la crisis sanitaria. La economía sólo se podrá reactivar si el Estado mexicano adopta una política contracíclica integral y deja atrás los dogmas de la disciplina fiscal que este gobierno heredó de los anteriores.1 No podemos permitirnos la misma pasividad de respuesta que con la crisis de salud pública. La ventana de oportunidad para tomar medidas se está cerrando rápidamente y no podemos seguir desperdiciando el tiempo. Si no se toman acciones urgentes, podemos estar ante el inicio de una crisis que incluso puede tornarse en depresión.2

Este ensayo no busca ser catastrofista. Busca simplemente analizar las posibles consecuencias para la economía mexicana si no se toman acciones inmediatas y plantea una serie de propuestas a seguir.

La gran mayoría de los gobiernos del mundo han presentado medidas de emergencia no sólo ante la crisis de salud que atravesamos, sino ante las consecuencias económicas que le seguirán. México debe seguir este camino. Este ejercicio parte de un análisis de la situación económica que ya atravesábamos, resaltando que esta crisis no nos podría tomar en peor momento.

A continuación, se describen brevemente las consecuencias que la epidemia del Covid-19 ya está teniendo sobre la economía mundial y la mexicana. Posteriormente se analiza como esto podría impactar a la economía nacional desde una perspectiva de oferta y demanda agregada. Después presenta una serie de propuestas a implementarse en tres horizontes de tiempo: de forma inmediata, en el corto plazo, y a mediano plazo; incluyendo un análisis de las posibles vías de financiamiento.  Estas propuestas están inspiradas en algunas de las medidas que han anunciado otros países y en la realidad mexicana. Finalmente se concluye con una reflexión sobre como gobiernos anteriores han fallado al reaccionar a este tipo de crisis y como no nos podemos permitir cometer estos mismos errores ante esta coyuntura.

Ilustración: Fabricio Vanden Broeck

1. La crisis nos llega en el peor momento

Enfrentamos esta crisis en un muy mal momento. La economía mexicana ya estaba contrayéndose  por una serie de decisiones equivocadas de política pública del último año y medio. El actual estancamiento económico es el resultado de una disminución de la demanda agregada. La inversión privada se desplomó por la pérdida de confianza del empresariado provocada por las acciones erráticas del gobierno, desde la cancelación del aeropuerto hasta la incertidumbre en el sector energético. Esto se tradujo en una contracción del 4.9 % de la inversión fija bruta en 2019 frente a 2018. Al mismo tiempo, el gasto gubernamental se redujo en 0.1 % en términos reales durante el 2019 en comparación con el 2018, resultado del subejercicio presupuestal y de un adelgazamiento sistemático del Estado en aras de la austeridad.

Esta contracción se vio mitigada de forma marginal por un aumento del consumo privado nacional de 0.7 % en 2018, en comparación con 2019, así como por la ampliación de la masa salarial. Adicionalmente, las exportaciones no petroleras pasaron de 420 mil millones de dólares a 435 mil millones de dólares. Sin embargo, este aumento de 3.5 % se vio mitigado por una caída de las exportaciones petroleras de 15 %, de 30 000 a 26 mil millones de dólares. Esta coyuntura y una política monetaria extremadamente conservadora por parte del Banco de México provocaron un estancamiento económico que se reflejó en una contracción del PIB del 0.1 % y en una creación de empleo formal raquítica.

2. La crisis que viene

La economía internacional ya padece los primeros estragos. El consenso de los analistas financieros es ya una crisis igual o de magnitud similar a la del 2009. De acuerdo con la consultora Mckinsey, el escenario base es una reducción del PIB mundial entre 0.3 y 0.7 %.3 Se estima que las principales economías del mundo decrezcan este año, lo que ya se ha reflejado en los mercados bursátiles. La semana que concluyó el viernes 20 de marzo borró todas las ganancias en la bolsa de Estados Unidos de los últimos cuatro años. Tan solo el lunes 16 ocurrió la mayor caída de la bolsa desde la crisis de 1929 y se perdieron las ganancias de los últimos tres años.

La incertidumbre y las perspectivas negativas los inversionistas globales han buscado refugio en activos de poco riesgo, particularmente en bonos del Tesoro de Estados Unidos. Esto ha elevado los costos de los bonos y llevado los rendimientos a prácticamente cero. El rendimiento de un bono a 10 años del Tesoro de EE. UU. cayó de 1.92 % a principios de enero a 0.885 % el cierre del 20 de marzo.

Al mismo tiempo, como resultado de la guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia, el precio del barril de petróleo se ha desplomado en el último mes. El petróleo ha perdido más de la mitad de su valor en 30 días. El precio spot del barril de petróleo Brent pasó de 69.7 dólares a inicios de año a 27.46 dólares el 20 de marzo, una caída del 60 %. A la mezcla mexicana de petróleo le fue aún peor, cayó de 56.67 dólares el 2 de enero a 15.78 dólares el 20 de marzo, una caída de 72 %.

Ante la caída del petróleo y la fuga de capitales en busca de refugio, las monedas de países emergentes y productores de petróleo se han desplomado. Es cierto que el peso mexicano no es la única moneda que ha sufrido, pero sí ha sido la más afectada. Entre el 20 de enero y el 17 de marzo perdió el 14.9 % de su valor frente al dólar. Otras monedas de países emergentes también han sufrido, el Real brasileño perdió 13.4 %, el Rand sudafricano perdió 10.9 %, la Lira turca 6.6 % y el Peso argentino y el Baht tailandés 4.6 %.

3. ¿Cómo va a afectar esto a México?

Hacia delante, la economía mexicana enfrentará dos grandes choques: la crisis económica global producto de la pandemia del Covid-19 y la caída del precio del petróleo. Esto producirá impactos por dos vías en la economía nacional, del lado de la oferta y del de la demanda agregada. Por una parte, la capacidad productiva de la economía se verá afectada por la disrupción de las cadenas de suministro y la caída en el factor trabajo. Y por otra, la demanda total de bienes y servicios disminuirá como resultado de esta crisis. Esto no puede más que llevar a una caída del producto total, es decir el PIB, por lo menos durante 2020. El impacto a la demanda agregada se anticipa mayor al de la oferta, lo que podría tener ciertos efectos deflacionarios.

La oferta agregada se contraerá por una reducción del empleo, al menos a corto plazo. El aislamiento, voluntario o forzado, de gran parte de la población por un periodo aún indeterminado disminuirá de forma significativa la capacidad productiva de la economía internacional y la mexicana. Aunque las modalidades de trabajo remoto son cada vez más comunes, representan una pequeña fracción de la fuerza laboral de nuestro país. Este choquellevará a una disminución de la oferta agregada a corto plazo, con efectos inciertos en el largo plazo. Adicionalmente, las afectaciones al sector manufacturero de exportación podrían magnificar esto. El sector se podría ver gravemente perjudicado por las interrupciones en las cadenas de suministro globales, que tomaran tiempo en restablecerse, y por la caída del sector industrial en EE. UU. Gran parte de las armadoras de automóviles en México ha anunciado el cierre temporal de sus fabricas incluyendo a Nissan, Volkswagen, Honda, Chrysler, GM, Ford y Audi.

Por el lado de la demanda agregada, si no se toman medidas, las consecuencias serán aún más graves. En primer lugar, el consumo se verá inequívocamente afectado por los efectos de la crisis sanitaria. El cierre temporal de comercios (como restaurantes, cines, eventos deportivos, tiendas, bares u hoteles) revertirá la tendencia de crecimiento marginal del consumo privado observada en 2019. Las cifras iniciales, medidas a través de la aplicación móvil OpenTable, muestran una caída de más de 60 % en el número de reservaciones al 17 de marzo comparado al 2019. El turismo, uno de los sectores más dinámicos de la economía durante los últimos años, donde laboran más de cuatro millones de mexicanos, será de los más afectados. Este año ya se perdieron los ingresos de Semana Santa y spring break, dos eventos fundamentales para el sector. En Estados Unidos, para propósitos comparativos, se estima una caída de 31 % de los ingresos y la pérdida de 3.6 millones de empleos directos. El sector manufacturero de exportación también ser verá gravemente afectado por el lado de la demanda. El banco de inversión Royal Bank of Canada estima que las ventas de vehículos nuevos en Estados Unidos, destino de 77 % de nuestras exportaciones, serán de 13.5 millones de unidades para el 2020, el menor nivel de desde 2010 y una caída de 20 % frente al 2019. Estados Unidos siendo el pricnicipal destino de todas nuestras exportaciones, incluyendo las automotrices. Finalmente, el previsible desplome en las remesas provenientes de Estados Unidos afectará el consumo de las familias de menores ingresos.

Por otro lado, una caída en las expectativas y confianza de los consumidores los hará retrasar gastos en bienes duraderos y reducirá la propensión marginal al consumo, es decir la proporción de los ingresos que los mexicanos dedican a consumir y no a ahorrar. La incertidumbre provocada por esta crisis no hará más que agravar la dinámica negativa de la inversión. Esto será peor incluso en el sector energético. Si las inversiones privadas en este ya estaban retrasadas por los reveses del actual gobierno a la apertura energética, los nuevos precios del petróleo hacen inviable en términos financieros el desarrollo de cualquiera de los proyectos más importantes de extracción de hidrocarburos en manos del sector privado.

En cuanto al gasto de gobierno, la contracción económica se traducirá en menores ingresos tributarios. Si a esto le agregamos la caída de los ingresos petroleros por el desplome de sus precios (más allá de las coberturas de precio del barril de petróleo), los ingresos del Estado mexicano durante el 2020 serán insuficientes para cumplir el ya de por si austero presupuesto. Esto, en conjunto con las restricciones de balance presupuestario (la promesa presidencial de no contratar deuda ni aumentar impuestos), no puede más que traducirse en una contracción del gasto público en 2020.

La combinación de estos factores permite anticipar una contracción de la demanda agregada. Esta caída, en conjunto con una afectación en el corto plazo de la oferta agregada, llevará a una caída del PIB, como lo pronostican prácticamente todos los analistas. Si las proyecciones para el crecimiento de este año hace algunas semanas oscilaban entre 0 % y 1 %, a partir de la crisis global por la pandemia del Covid-19 y el desplome del precio del petróleo este escenario se desvaneció. “Los economistas encuestados por Citibanamex generalizaron el escenario de recesión en sus estimados a una contracción del PIB del 3 % desde el 0.7 % de la encuesta previa”, dice el reporte más reciente de Citi. La más baja de las estimaciones es de Scotiabank, en -5.8 %, y la más optimista es Monex con 0.8 %. Aún no sabemos las verdaderas consecuencias económicas de los eventos de las últimas semanas, pero el futuro parece desolador.

Esta crisis económica resultará en una perdida de empleo principalmente como resultado de la contracción de la demanda. Como de costumbre, afectará a las partes más vulnerables de la población. Los despidos se concentrarán en los grupos con menos derechos laborales, los trabajadores informales. Quienes cuentan con capital y ahorros podrán aprovechar la coyuntura para hacerse aún de más activos; quienes no cuentan más que con su fuerza de trabajo verán mermados sus ingresos y cualquier tipo de red de protección.

Esta crisis económica puede llevar no sólo a una contracción económica en el corto plazo, sino a un impacto en el sector financiero. Aunque antes de la crisis los bancos se encontraban con índices de capitalización sanos, el sector privado tanto bancario como no bancario ha incrementado sus obligaciones con el exterior en moneda extranjera de forma significativa los últimos años, particularmente a corto plazo. De acuerdo con las pruebas de estrés llevadas a cabo por el Fondo Monetario Internacional en 2018, como parte de la revisión de la línea de crédito flexible, estiman que “una depreciación del 30 % del peso incrementaría la deuda externa a 55 % del PIB”. Esto puede representar un riesgo sistémico al sector financiero, particularmente en combinación con un deterioro en la cartera de crédito como resultado de la crisis económica.

Ante la pérdida de empleos y la caída en la demanda, un gran número de empresas e individuos, que antes estaban en una situación sólida, podrían volverse incapaces de pagar sus deudas. Este fenómeno podría conducir a un aumento sustantivo de la cartera vencida en créditos hipotecarios y empresariales, provocando un deterioro acelerado del balance del sector bancario. Una crisis en el sector financiero nos hundiría aún más en una crisis económica, y podría transformarse en una depresión económica. Hay que hacer énfasis en algo que ya se dijo: si esta crisis contagia al sector bancario mexicano podríamos estar frente a otra década perdida.

4. ¿Qué nos está pasando ya?

La economía nacional ya está sintiendo los estragos del inicio de esta crisis más allá del tipo de cambio. El riesgo país, medido a través del costo de los Credit Default Swaps —mecanismos de cobertura, una especie de seguro contra el incumplimiento en el pago de un bono— de la deuda soberana mexicana aumentó de un mínimo de 84.85 puntos en noviembre del año pasado a más de 270 puntos base el viernes 20 de marzo al cierre de los mercados.

La caída de los precios del petróleo pone aún más presión sobre la ya de por si debilitada Pemex. Con estos precios, más de la mitad del portafolio de inversiones productivas de Pemex no es rentable. Recuperemos lo publicado la semana pasada en El Heraldo de México: “Welligence Energy Analytics, una consultora energética, publicó esta semana un reporte donde hace un análisis detallado de los costos de producción de Pemex. El reporte analiza la viabilidad económica de los 200 campos productivos de Pemex sometiéndolos a un análisis costo beneficio con los nuevos precios del petróleo —el reporte considera el precio del barril Brent del Reino Unido, que suele cotizar por encima de la mezcla mexicana, a 35 dólares”.

Los resultados de este análisis arrojan que solo 16 % de los campos, que representan 60 % de la producción de Pemex todavía son rentables a estos precios y soportarían nuevas inversiones. El 8 % de los campos que representan el 15 % de la producción son rentables, pero no soportarían nuevas inversiones, lo que los llevaría a decaer rápidamente. Y el 76 % de los campos que representan el 25 % de la producción pierden dinero a estos precios, es decir extraer un barril de petróleo cuesta más que su valor de mercado.

Ante esto, los bonos de Pemex, aunque todavía mantienen su calificación crediticia, están cotizando como bonos “basura”. Al cierre del jueves 19 el bono de Pemex a 2045 con un cupón de 6.38 % cotizaba a 65.133 centavos por cada dólar de deuda después de haber caído por debajo de 60 ese mismo día. Este precio, tiene una taza implícita de retorno (current yield) de 10.27 %. Hacia delante, cualquier esfuerzo de refinanciamiento de Pemex estará anclado en este retorno implícito.

5. ¿Qué podemos hacer?

El economista francés Olivier Blanchard, quién fuera economista en jefe del Fondo Monetario Internacional,  lo declaró hace algunos días: “el mundo, afortunadamente, está en guerra contra virus y no entre nosotros. Por eso tenemos que considerar las medidas de economía de guerra, el gobierno de Estados Unidos incurrió un déficit de más de 20 % del PIB en 1943, 1944 y 1945”.

En Estados Unidos, políticos de ambos partidos están proponiendo medidas similares al Ingreso Básico Universal. Andrew Yang, quien fuera precandidato demócrata a la presidencia, retomó su principal propuesta de campaña de dar 1,000 dólares al mes a todos los adultos estadunidenses. Un Ingreso Básico Universal, aunque fuera temporal, ayudaría a las personas más vulnerables a sobrellevar esta crisis, pero también para reactivar el consumo cuando pase la crisis sanitaria. Mientras tanto en Francia, el gobierno de Emmanuel Macron anunció que se “dedicarán 300.000 millones de euros a salvar las empresas. (…). El Estado asumirá el pago de los créditos bancarios contraídos. También se suspenderá el pago de impuestos y cotizaciones sociales, de las facturas de agua, luz y gas”.

Los economistas Saez y Zucman proponen que, para salir de la crisis, el Estado tiene que actuar como “comprador de último recurso”. Si el Estado remplaza la demanda “perdida” por el aislamiento y el cierre de negocios, las empresas no tendrán que despedir trabajadores y podrán seguir pagándoles sin afectar su capital. Es decir, el gobierno compraría los productos y servicios que las empresas no pueden vender. Por ejemplo, en el caso de las aerolíneas el Estado compensaría a las empresas por la caída de más de 80 % que se espera en los próximos meses. Esto evita que las empresas caigan en bancarrota4 y despidan a miles de trabajadores, además permite mantener la solidez del sector financiero. Los mismos economistas estiman para el caso de Estados Unidos que compensar una caída de la demanda de bienes y servicios de 40 % por tres meses implicaría una transferencia de 10 % del PIB del Estado al sector privado financiado por deuda a tasas prácticamente negativas.

Frente el riesgo al sector financiero descrito anteriormente, el Banco de México tiene que ver más allá de las herramientas tradicionales de política monetaria. No será suficiente reducir las tasas de interés. Tendrá que tomar medidas no convencionales, en concreto: garantizar que tomará —en muchos casos la garantía es más eficiente que la medida en sí— el rol de lender of last resort, o prestador de último recurso, para garantizar liquidez en el sector financiero. También tendrá que considerar medidas heterodoxas, como relajar los requisitos de capitalización de los bancos y forzarlos a bajar los requerimientos para obtener créditos productivos. El Banco de México puede llevar a cabo todo lo anterior con las facultades que ya tiene en el artículo séptimo de su ley orgánica.

Sin embargo, cualquier acción de política monetaria será insuficiente para hacer frente a esta crisis. El impacto de bajar la tasa de interés será muy limitado por el estado en que ya se encontraba la economía; al respecto, la inversión no estaba detenida por las tasas, sino por la incertidumbre. Ante este escenario lo único que queda es una política contracíclica, de carácter fiscal. Es indispensable un cambio en la política fiscal que ha seguido este gobierno. Evitar una catástrofe económica que haga recordar las crisis del pasado requiere que el Estado mexicano se ponga a gastar y a gastar bien y lo haga rápidamente.

La ventana para la reforma fiscal que nuestro país tanto necesita se cerró en el mediano plazo; no se aprovechó el capital político del presidente a principios del sexenio para llevarla a cabo. Ante la inminente recesión, un aumento a los impuestos sería un grave error. Deprimiría más la demanda agregada a través de un impacto negativo al consumo y a la inversión. Un aumento en la carga tributaria sería más más doloroso que positivo, afectaría de manera desproporcionada a la economía de los hogares mexicanos. Incrementar la capacidad recaudatoria del Estado mexicano es fundamental para sentar las bases de un crecimiento sostenido en el largo plazo, pero en el corto plazo, esta medicina puede ser agravar la enfermedad. Hoy la posibilidad de una reforma fiscal de fondo que eleve la recaudación por encima del 20 % del PIB se perdió, no se hizo cuando se tenía el capital político y ahora es demasiado tarde.

Las acciones fiscales contracíclicas a implementar se tienen que planear y comunicar de forma clara el horizonte temporal y volumen de cada intervención. Para esto se proponen tres horizontes de acción: acciones inmediatas, acciones a corto plazo y acciones a mediano plazo.

En el horizonte inmediato es imperativo atender la crisis sanitaria transfiriendo todos recursos que se necesario al sector salud para incrementar el número de pruebas y equipar hospitales. A pesar de todo lo mencionado, lo más importante tiene que ser salvar vidas.

Ante la caída de los ingresos de un gran número de empresas es fundamental tomar acciones inmediatas que eviten la bancarrota y los despidos masivos. Algunas intervenciones de muy corto plazo que podrían ayudar en este sentido son posponer las declaraciones anuales de personas físicas y morales por lo menos a junio, como ya lo hicieron Estados Unidos y Alemania. Adicionalmente, se deben postergar los pagos de seguridad social (IMSS, Infonavit etc), acelerar los procesos de devolución de impuestos, en particular del Impuesto al Valor Agregado (IVA) e implementar medidas en conjunto con la banca comercial para suspender pagos de créditos hasta el final de la crisis y ampliar la disponibilidad de créditos de capital de trabajo.

Sin embargo, para resucitar a la economía, en el corto plazo va a ser fundamental reactivar el consumo. Para esto será primordial que las empresas no quiebren y que no haya despidos masivos.

Las micro, pequeñas y medianas empresas están en una situación particularmente vulnerables, y en particular las más de 2.4 millones de unidades económicas dedicadas al comercio al por menor y servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas.5 Éstas serán las que más verán afectado su flujo de efectivo por la caída en la demanda y las que cuentan con menos capital para hacer frente a esta crisis. De acuerdo con las últimas cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, las micro, pequeñas y medianas empresas dedicadas al comercio al por menor emplean a 9.1 millones de mexicanos, y las dedicadas a servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas a casi 4.3 millones.6 Los empleos de 13.4 millones de mexicanos están en riesgo.

El Estado mexicano podría implementar para los sectores de comercio al por menor y servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas una medida como la propuesta por Saez & Zucman, ser el comprador de último recurso o compensar por las perdidas incurridas durante la emergencia sanitaria. Esto se podría hacer a través de la condonación de impuestos, o un impuesto negativo para las empresas que estén en el sector formal. Incluso para hoteles podría ser como una contraprestación por ser centros de aislamiento social para población en trabajos cruciales (por ejemplo, médicos y enfermeros que teman contagiar a sus familias). Esto podría servir al mismo tiempo para regularizar a millones de empresas que no están en el sector formal, el acceso a estos recursos serviría como un incentivo muy poderoso para regularizar su situación fiscal.

Una intervención de estas características, de acuerdo con los datos del último censo económico, y retomando los supuestos de Saez & Zucman (tres meses y 40 % de caída en la demanda) equivaldría a una transferencia de 2.6 % del PIB7 del sector público al sector privado. Una medida inmediata como esta socializaría las perdidas del distanciamiento social y ayudaría a mantener a salvo más de 13 millones de empleos.

En el corto plazo, el gobierno debe, como ya lo anunció, acelerar la dispersión de los programas sociales. Hay que ejercer las transferencias monetarias de forma mucho más agresiva y así evitar subejercicios. En cuanto a la pensión para adultos mayores, habría que considerar aumentar la pensión para adultos mayores en 25 %, de 1 275 a 1 599 pesos al mes, equivalente a 50 % de un salario mínimo, e indexarla a la inflación; lo que tendría un costo de 0.11 % del PIB.8 Adicionalmente, hay que poner fin a la reducción de salarios de los más de 4.2 millones de servidores públicos y detener los despidos en todas las instituciones de gobierno. Finalmente, se debe considerar crear un seguro de desempleo, administrado por el IMSS, que mancomune riesgos entre todos los trabajadores formales, financiado con contribuciones patronales, y que le dé al trabajador el 50 % de su salario hasta por seis meses. Un programa de esta naturaleza, de acuerdo con los cálculos de De Buen, Bosch y Kaplan (2012),9 costaría 0.35 %. Si asumimos que, bajo las circunstancias actuales, esta política costaría el doble, equivaldría a 0.7 % del PIB.

En el mediano plazo es imperativo aumentar de forma significativa la inversión pública para reactivarla economía. Si el presupuesto de este año contemplaba la inversión pública más baja en la historia de nuestro país, la inminente crisis económica obliga a revertir esta tendencia y lanzar el programa de inversión pública más importante de la historia moderna de México. El gobierno debe lanzar un gran plan de inversión público en infraestructura que eleve la inversión pública de 2.6 % a 5 %, un aumento de 2.4 % del PIB. Un plan que no recicle proyectos del sector privado que ya existían, sino que busque, por una parte, reactivar la economía mexicana, y por otra, dotar al país de la infraestructura social que tanto carece. Se necesita crear un portafolio de proyectos de infraestructura carretera, portuaria, hospitalaria, educativa y urbana que se puedan lanzar de forma ágil. En este caso, lo más importante es que el gasto en estos proyectos pueda ejercerse de forma expedita y que este plan ayude a reactivar el ya deprimido sector de la construcción.

Los proyectos insignia de esta administración son, en su mayoría, inviables financieramente. No solo no costarán lo que está proyectado sino más, y por muchos años. Sin embargo, detenerlos todos y frenar la ya de por si deprimida inversión pública en este momento sería un error. En este momento hay que priorizar estos proyectos y ponerlos en la balanza frente a las necesidades descritas.

La refinería de Dos Bocas sigue y seguirá siendo un barril sin fondo y con estos precios del petróleo tiene aún menos sentido continuar con ella. En las últimas semanas, los márgenes de refinación de EEUU, donde las refinerías apenas son rentables, han entrado en terreno negativo, por la caída del precio del petróleo. Esta obra se debe suspender y usar estos recursos para reactivar la economía.

Pemex debe revalorar su cartera de proyectos de exploración y producción. La administración de Pemex tiene que replantear la prioridad de su cartera de proyectos de desarrollo. Incluso debe considerar suspender la producción en campos con costos de producción más altos que los precios actuales como Burgos o Cantarell. Aunque los precios del petróleo son extremadamente bajos, todavía existen proyectos rentables en México a través farmouts. Estos deben abrirse a la inversión privada, lo que permitirá redirigir parte del gasto público y relanzar la inversión privada.

En cuanto a los proyectos ferroviarios, los trenes Maya y Transístmico, la coyuntura económica obliga a acelerar el gasto en estos proyectos enfocándose en las partes rentables de ambos. En el caso del Tren Maya acelerar la renovación de las vías existentes y priorizar el desarrollo del trayecto Mérida Cancún que es el único que podría llegar a ser rentable. En cuanto al proyecto Transístmico, lo fundamental es acelerar el ejercicio del gasto en los componentes más importantes: empezar las obras de calado y ampliación en los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos y los gasoductos.

Reactivar la inversión privada en energía, el gobierno debe abandonar su postura dogmática en el sector energético. La gran oportunidad y necesidad, más allá del sector hidrocarburos, está en el sector eléctrico. Retomar las subastas a largo plazo para generación de electricidad, tanto renovables como de ciclo combinado, puede atraer una gran cantidad de capital, tanto nacional como extranjero, que regresaría la inversión privada a sus niveles anteriores.

La construcción es un sector crucial que ya se encontraba deprimido. Principalmente por los límites a permisos de construcción en zonas urbanas, sobre todo en la Ciudad de México, y por la caída de la inversión pública. Una política de liberación de proyectos existentes, en conjunto con la reactivación de la inversión pública mencionada, le daría un respiro al sector. Gran parte de los proyectos detenidos por falta de permisos son para construcción de vivienda. Para que exista demanda por esta vivienda, esta política fiscal debe ir acompañada de una política monetaria mucho menos restrictiva y de las medidas no convencionales mencionadas anteriormente, que ayuden a revivir el mercado hipotecario.

Más allá de las restricciones de ley de responsabilidad hacendaria, México sí cuenta tiene márgenes de maniobra financieros para aumentar su gasto público. Urge dejar atrás el dogma del superávit primario, es decir mantener el gasto por debajo de los ingresos (sin contar intereses sobre la deuda).

México, hoy, con una deuda del sector público equivalente al 44.7 % del PIB, tiene la capacidad de abandonar la promesa de un superávit primario de 0.7 % para 2020 y un déficit real de 2.6 % del PIB. Aunque la depreciación del peso de las últimas semanas aumentará la deuda como porcentaje del PIB —cuando el tipo de cambio está a 24 pesos por dólar, 55 % de deuda pública neta está en dólares— sigue existiendo espacio fiscal.10

No se trata de volver a épocas pasadas y endeudar al país de forma irracional. Pero sí de adoptar una política fiscal de expansión del gasto. Aunque la reducción global de tasas de interés abre la oportunidad al gobierno de financiar este programa a un bajo costo; en estos momentos, el mercado de bonos probablemente no sea la mejor opción. Los inversionistas institucionales han perdido la confianza en este gobierno por sus políticas erráticas, y a la mitad de un fenómeno de flight to safety, donde los inversionistas buscan más seguridad que rendimientos, no será fácil emitir deuda a tasas atractivas. Pero el gobierno debe asistir a organizaciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional, donde ya contamos con una línea de crédito flexible de 61 mil millones de dólares, equivalentes a aproximadamente 5 % del PIB, y contamos con el Fondo de Estabilización Fiscal que tiene más de 1 % del PIB.11 El costo de las cuatro principales propuestas es del equivalente a 5.8 % del PIB. No es una cifra menor, pero sin duda está dentro de las capacidades del Estado mexicano financiarlo ante una crisis de la magnitud que se prevé y tiene los recursos a la mano.12 No se trata de volver a épocas pasadas y endeudar al país de forma irracional. Pero sí de adoptar una política fiscal de expansión del gasto para reactivar la economía.

6. Conclusión

Aún no sabemos los alcances en términos humanos de la crisis provocada por la pandemia del Covid-19 pero se se pueden vislumbrar las posibles consecuencias económicas. Hoy el panorama es desalentador para el mundo y para México. Las medidas monetarias no serán suficientes para hacer frente a la crisis que se avecina: es fundamental tener una política fiscal y de inversión pública mucho más agresiva. Los errores del primer año de este gobierno se deben dejar atrás, no podemos seguir lamentando las malas decisiones.

Es momento de prepáranos y tratar de evitar la repetición de las crisis que llevaron a tantos años perdidos para la economía mexicana. La primera prioridad debe ser salvar vidas, pero tenemos que empezar a ver que sigue. La economía mundial sufrirá mucho, y México está en una posición particularmente débil. Para hacer frente a una crisis inminente es fundamental que el gobierno mexicano tome las riendas de la economía y evite que una recesión afecte a los que menos tienen. Este tipo de crisis, en conjunto con la crisis de salud que vive el mundo, perjudica de forma desproporcionada a las poblaciones más desprotegidas. Los más afectados ante una caída en la economía y una contracción del crédito en México serían los trabajadores que perderían su empleo.

Los gobiernos de Fox y Calderón, en 2001 y en 2009, no estuvieron dispuestos a implementar políticas contracíclicas reales por la obsesión heredada de mantener “las finanzas públicas sanas” para resarcir los pecados de los años 80.13 Los gobiernos anteriores le tuvieron miedo a Keynes a pesar de que sus contrapartes en Estados Unidos impulsaron en ambas crisis proyectos de expansión del gasto público. Este gobierno no se puede permitir repetir los errores del pasado.

 

Jorge Andrés Castañeda Morales
Analista económico, académico y presidente de la Comisión de respuesta a la crisis económica del Consejo Consultivo Ciudadano: Pensando en México.


1 Ros J. (2015) Mexico—Looking Ahead: Macroeconomic Policy and Development Strategy. In: Development Macroeconomics in Latin America and Mexico. Palgrave Macmillan, New York.

2 Una crisis económica catastrófica por su duración, profundidad y consecuencias (Ben Bernanke, Studies on the Great Depression, Princeton University Press, 2009).

3 Mckinsey, COVID-19: Implications for business.

4 Este es el ejemplo usado por los autores de la propuesta, no la del autor.

5 Ver: INEGI Censo Económico 2018.

6 Ver: INEGI Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, ENOE, 4T, 2019.

7 Elaboración propia a partir de PIB corriente 2018, Censo Económico 2018 Características principales de las unidades económicas del sector privado y paraestatal que tuvieron actividades en 2018, sector, subsector y rama de actividad económica.

8 Levy 2019 Una Prosperidad Compartida: Propuestas para Crecer y Transformar la Seguridad Social en México.

9 De Buen Unna, CM. Bosch y D. Kaplan. 2012. Propuesta de Reforma a la Ley Federal del Trabajo para el Sistema de Protección al Desempleado en México”.

10 Estadísticas Oportunas de Finanzas Públicas SHCP a enero 2020.

11 March 11, UBS Latin American Economic Perspectives Mexico: Coronavirus and Oil – Revising our Forecasts.

12 Las pruebas de estrés realizadas por el Fondo Monetario Internacional, aunque se hicieron en otro contexto, proyectan que México podría sostener un déficit de cuenta corriente de hasta 2.4 % del PIB. Esto implicaría que el Estado mexicano podría incurrir en un déficit primario de alrededor de 2 % del PIB. Ver:  2019 IMF 2019 ARTICLE IV CONSULTATION—PRESS RELEASE AND STAFF REPORT.

13 Ros J. (2015) Mexico—Looking Ahead: Macroeconomic Policy and Development Strategy. In: Development Macroeconomics in Latin America and Mexico. Palgrave Macmillan, New York.

 

10 comentarios en “Frente a la crisis: un golpe de timón

  1. Estimado Jorge A. Castañeda Morales mucho gusto! felicidades por ese magnifico analisis, al alcance de personas de todos los niveles socioeconomicos, perfectamente explicativo, hasta para mi que soy Arquitecto, gracias por permitirnos tomar nuestras propias decisiones respecto al panorama tan dificil que enfrenta el Gobierno de Morena y sus posibles repercusiones!
    Espero que no sean tan adversas, reciba un cordial y atento saludo de su servidor Jaime Casillas!

    • Excelente análisis de lo que se nos vien, desafortunadamente AMLO no tiene la capacidad para llevar a cabo este plan de endeudamiento público y destinarlo donde puede salvar empresas y empleos.

  2. Estimado Jorge A. Castañeda. Completamente de acuerdo con su análisis, propuestas y conclusiones, sin embargo este gobierno no va a cambiar pase lo que pase, preferirá regalar dinero por otros fines. Solo instrucciones de Estados Unidos lo haría cambiar. Es una pena lo que vivimos en nuestro país.

  3. Estimado Jorge A. Castañeda. Estoy totalmente de acuerdo con su análisis, conclusiones y propuestas. Efectivamente creo que la ortodoxia del conservador y nepopulista gobierno actual, no va a cambiar su rumbo, pero las cosas se irán agravando tanto, que tarde o temprano algo lo obligará a dar un golpe de timón y para entonces, hay que tener un planteamiento. De lo contrario nos esperan años aciagos

  4. Estimado Jorge A. Castañeda, muchas gracias por tu ensayo, claro y digerible para diferentes tipos de lectores, soy Mercadologo, dueño de negocio y entiendo perfectamente el panorama que se avecina si de verdad el gobierno como bien mencionas, no toma las decisiones correctas que no ha hecho en más de un año. Estoy buscando hasta el último escenario para no dejar sin empleo a mi gente, muchas gracias por compartir tu conocimiento y mostrarnos posibles alternativas de solución. Abrazo

  5. Felicitaciones por el análicis, sin duda una gran verdad, ojalá nuestro gobierno tome aunque sea tarde (más tarde que nunca) las medidas correctas, sobre todo en el sistema alimentario.
    Saludos cordiales.

  6. Estimado Jorge A. Castañeda. En estos momento los que no somos economistas necesitamos información certera y clara, accesible. Celebro este gran análisis. Una tarjeta informativa eficiente. Ojala la lean la mayoría de los mexicanos y, con información, podamos llegar a un acuerdo nacional. Ojala nuestros gobernantes, así como escuchan hoy a los médicos experto para el COVID19, también escuchen a los científicos de la economía como Usted. Enhorabuena.

  7. Excelente ensayo, sin embargo la pregunta es, ¿qué podemos hacer los empresarios micro y pequeños, para presionar al gobierno para que adopte las medidas propuestas aquí? Ñ, representamos al número más alto de empleadores, pero somos vistos más, como explotadores. Saludos y felicidades por el excelente trabajo.

  8. Distinguido Jorge A. Castañeda un agradecimiento por tu excelente planteamiento y diagnóstico financiero con un fundamento realista que nos permite dislumbrar nuestra situación real. En mucho te agradecería contar con tu versión en Presentación más didáctica para reproducirla con conocidos no versados en aspectos económicos. Gracias y en verdad mis respetos .