A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE
Todo lo que tenemos que hacer y cuándo.
Recomendaciones para individuos, sociedad, empresas e instituciones en México y el gobierno mexicano.

La transmisión de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) entre individuos es un riesgo latente en México. Entre marzo y abril inician las vacaciones de Semana Santa en diversas partes del mundo. Miles de mexicanos y turistas alrededor del mundo contemplan viajar a México para visitar a sus familias o ir de vacaciones. Este suceso pudiera acelerar de manera descontrolada la transmisión del virus, poniendo una carga tremenda al sector de salud, afectando la economía del país y elevando la tasa de mortalidad en México.

Estas afectaciones son prevenibles. En este artículo explicaré por qué México debe actuar rápidamente, qué medidas adicionales debe poner en marcha el gobierno y qué responsabilidad tenemos como mexicanos para evitar una afectación masiva, que el sistema de salud colapse y el país caiga en una crisis severa como la de Italia.

Ilustración: Patricio Betteo

¿Qué es el coronavirus y cómo sucedió la primera infección?

Coronavirus es una familia de virus que causan enfermedades en animales. El síndrome respiratorio del medio oriente (MERS), síndrome respiratorio agudo grave (SARS) y recientemente COVID-19 conforman siete de los coronavirus que han mutado y ahora pueden afectar a humanos. Generalmente estos virus provocan síntomas similares a la influenza. Aunque la influenza es más contagiosa, COVID-19 es 10 veces más letal que la gripe. La tasa de mortalidad actual según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 3-4 % aunque publicaciones científicas recientes indican que la tasa de mortalidad fuera de China actualmente es de 15 % cuando se consideran los casos de COVID-19 en los últimos 14 días.

¿Cómo se transmite?

El vehículo principal de COVID-19 es mediante las secreciones corporales tales como saliva, moco, lágrimas y otras secreciones en los ojos las cuales pueden ser fácilmente emitidas a otro ser humano al hablar, reír, besar o cuando esas secreciones hacen contacto con superficies y otras personas las tocan y las llevan a su cara.

Origen del virus

El brote de coronavirus tuvo su epicentro en un mercado de mariscos y animales salvajes en la ciudad de Wuhan, China. Los primeros infectados por el virus estuvieron asociados a este mercado, vivían en Wuhan o habían viajado recientemente allí. Es posible que, al estar manejando carne de animales salvajes en condiciones insalubres, el virus se haya dispersado por medio de contacto y así infectara por primera vez a humanos.

Más de 100 000 casos y 5 000 muertes se han identificado en el mundo a causa de este virus desde su propagación el pasado mes de diciembre. Dada la alta conectividad de nuestro mundo actual, el virus sigue dispersándose rápidamente.

En México, hasta el 14 de marzo, se han identificado 41 casos de COVID-19. De acuerdo con modelos matemáticos, de la Universidad Autónoma de México (UNAM), se espera que la incidencia de casos vaya aumentando exponencialmente en México.

Factores a favor en México

La transparencia de información y la gran labor que el sector de salud pública y epidemiologia están realizando en México es digna de reconocerse. Diariamente se proporciona información concreta del avance de la transmisión del COVID-19 en México. Una clara comunicación con la prensa y con la población son clave para el manejo efectivo de esta pandemia. El humor y solidaridad característicos de la población mexicana son dos factores que nos fortalecen como sociedad para conllevar las dificultades que se están presentando y están por incrementar.

Factores en contra en México

Las enfermedades crónico-degenerativas aumentan la severidad con la cual COVID-19 puede afectar a las personas. En México, el 70 % de la población padece sobrepeso y obesidad lo cual es un riesgo para las enfermedades crónico-degenerativas. El 10.3 % de la población padece diabetes mientras que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el país.

Aunado a esto, la cultura mexicana es sumamente táctil. Las costumbres de saludo y contacto habitual entre personas, ya sea de mano, abrazo o beso son mecanismos por los cuales el virus se puede transferir entre individuos.

La epidemia de la desinformación (#infopandemia) en México es otro factor que puede afectar negativamente a México. Las redes sociales se han convertido en vehículos de supersticiones, mitos y teorías sin fundamento ni evidencia científica que contribuyen al pánico, a no tomar los hechos con seriedad, y a no acatar las medidas de prevención que pueden marcar la diferencia en la transmisión del virus y otras enfermedades respiratorias.

¿Qué nos dicen la evidencia científica en los países que han sido afectados por COVID-19?

Cómo nos afectará

De acuerdo con datos disponibles actualmente, una vez que el virus entra a una zona geográfica, se estima que el 81 % de personas sean infectadas por el virus, presentando síntomas leves o pasando desapercibidss (fiebre, tos seca, y en algunos casos neumonía). Estas personas son portadoras del virus y pueden contagiar a muchas personas. Los niños menores de 10 años no tienden a presentar síntomas, pero tienden a ser portadores y grandes esparcidores del virus. El 14 % presentarán síntomas severos (dificultad para respirar y falta de aire). El 6 % de la población sufrirá una enfermedad grave (falla pulmonar, choque séptico, fallo orgánico y riesgo de muerte). La edad aumenta nuestro riesgo de padecer una enfermedad grave. Aquellos mayores de 60 años o con comorbilidades, como por ejemplo enfermedades pulmonares o cardiovasculares o diabetes, se encuentran en riesgo elevado.

Cómo disminuir el disparo de casos

La evidencia nos dice que para disminuir la probabilidad de un escenario similar al de China, Irán o Italia hasta el momento, debemos retrasar lo más que podamos la cantidad de personas que se infectan con COVID-19. Como lo explica la gráfica de abajo, esto se debe a que si un gran número de personas se infectan al mismo tiempo la carga al sistema de salud será muy elevada y el contagio exponencial a otros individuos sanos será mayor. La lógica indica que un mayor número de personas infectadas genera un mayor número de personas que pudieran presentar casos graves de la enfermedad saturando así las clínicas y hospitales en México. Esta situación afectaría a toda la población mexicana, tanto infectados como no infectados. No habría espacio, energía, ni personal para atender otros padecimientos y la economía de las personas y el país se vería sumamente afectada por la parálisis que desencadenaría esta situación.

Figura 1. Importancia de aplanar la curva de mortalidad a causa de COVID-19

Fuente: Anderson et al., 2020

Hasta el momento, entre las estrategias más efectivas para disminuir el avance de COVID-19, aparte de las prácticas de higiene respiratoria y de manos, son 1) el distanciamiento social y 2) el cierre de zonas geográficas y restricciones de viaje.

1. La efectividad del distanciamiento social

El 26 % de los casos de COVID-19 suceden antes de que ocurran síntomas. La gráfica de abajo muestra cómo el distanciamiento social es una de las estrategias más efectivas para disminuir la incidencia de COVID-19. Esta estrategia se utilizó en la influenza de 1918. Cuando las autoridades y la población se movilizaron rápidamente para implementar el distanciamiento social, los casos disminuyeron.

Para lograr una protección efectiva a la población mexicana debemos intensificar esta acción de manera inmediata. Ejemplos de países que retrasaron esta acción, como Italia, Francia, España y los Estados Unidos, hoy están en una situación preocupante.

Figura 2. Efectividad del distanciamiento social en la disminución de casos por COVID-19

Fuente: Pueyo, 2020.

2. La efectividad del cierre de zonas geográficas y restricciones de viaje

Otra acción vital para frenar el avance de COVID-19 es restringir el tráfico de personas y sobre todo la migración de casos, particularmente de zonas donde ya existen casos de COVID-19. Estas acciones pueden implicar cierre de caminos, carreteras, fronteras al norte y sur del país y entre estados, así como la cancelación de aterrizaje de vuelos nacionales e internacionales.

No existe evidencia alguna que indique que el retrasar el distanciamiento social y el aislamiento de un país favorezca su economía. Pero si existe evidencia de que eliminar el flujo de importación de casos a tiempo disminuye la propagación del virus y por ende disminuye la presión económica, financiera, al sistema de salud en México, y el abastecimiento de equipo, disponibilidad de camas y carga extenuante a médicos y al personal de salud.

Sin embargo, estas acciones se deben hacer a tiempo para garantizar su efectividad y deben ser muy bien coordinadas para disminuir afectaciones a la ciudadanía. Asímismo, se debe permitir la entrada de alimentos y otros insumos importantes para la vida del país.

Una vez que existen cientos o miles de casos en el país, esta medida parará de ser efectiva. Por eso es muy importante actuar estratégica y rápidamente.

Un estudio de modelaje matemático publicado en la Revista Science indica que restricciones de viaje de hasta un 90 % tienen un efecto modesto a menos que se combine con intervenciones de salud pública y cambios de comportamiento en la población para lograr una reducción considerable en la transmisión de la enfermedad.

En conclusión, es probable que exista una menor afectación por COVID-19 cuando se combinan las medidas tempranas de restricción de viajes con aislamiento social y promoción intensiva de prácticas de higiene y motivación y facilidades para que la población acate estas medidas a tiempo.

Una lección que hay que aprender es la de Taiwán

Un ejemplo del cual debemos aprender es el de Taiwán. Este Estado, que colinda con China, ha logrado contener la afectación de COVID-19. Mientras China iniciaba la batalla con el coronavirus en febrero también estaba en vísperas del celebrar el Año Nuevo Chino, temporada en la que se esperaba que más de 2.7 millones de personas visitaran Taiwán. Taiwán inmediatamente detectó el peligro de transmisión de COVID-19 y las autoridades ejecutaron 124 acciones inmediatas basadas en evidencia y experiencia adquirida por epidemias previas. Entre las acciones destacan restricciones de viaje e implementación de cuarentenas, integración de la base de datos del sistema de salud con la base de datos de migración y aduana. También se utilizó tecnología como escaneo de códigos de respuesta rápida (QR code) y registros en línea, para categorizar viajeros de acuerdo con su riesgo de infección, así como monitoreo de casos en cuarentena por medio de rastreo de celulares.
De manera similar a Taiwán, en México se acerca el periodo vacacional de semana santa. Los vuelos internacionales y fronteras abiertas son un riesgo inminente de elevar la incidencia de casos en México y la transmisión comunitaria y empezar con las primeras muertes a causa del virus. Si México restringe los viajes y promueve el distanciamiento social, puede retrasar el pico de la incidencia de Covid-19 y evitar el colapso del sistema de salud.

Aprendiendo de lo sucedido en China

Las barras color naranja en la figura de abajo muestran los casos oficiales diarios en la provincia de Hubei. Las barras grises muestran los casos verdaderos de COVID-19. Los casos verdaderos se obtuvieron después, cuando las autoridades preguntaron a los pacientes desde cuándo habían iniciado los primeros síntomas.

Figura 3. Línea del tiempo que muestra los caso en la provincia de Hubei, China

Fuente: Pueyo, 2020, Wu et al. 2020

Como se observa en la gráfica superior, el 23 de enero se detectaron 400 casos oficiales, pero en realidad se encontraban circulando 2 500 casos nuevos.

¿Qué significa esto en el panorama mexicano? Que para cuando se detecta un caso es muy posible que varios otros casos estén pasando desapercibidos. Cada muerte puede significar cientos de casos no identificados.

Por qué es importante retrasar la transmisión del virus

1. Para incrementar la preparación de la ciudadanía, infraestructura y protocolos.

2. Para establecer la modificación de conducta de contacto, tal como el distanciamiento sano y el saludo no táctil.

3. Para dar tiempo de crear vacunas.

4. Para disminuir la propagación del virus y por ende bajar la presión económica, financiera, al sistema de salud en México, y dar tiempo para el abastecimiento de equipo, disponibilidad de camas y carga extenuante a médicos y al personal de salud.

5. Para dar mayor tiempo de investigación. Se requieren más estudios que nos indiquen que acciones son más efectivas para controlar esta pandemia. Para recabar mayor evidencia sobre qué acciones son efectivas para detener el avance del virus, creación de vacunas y estudios de consecuencias por afectación del virus.

6. Para bajar los costos causados por los estragos del COVID-19

7. Para disminuir la presión al sistema de salud y que todos tengan acceso a tiempo a los servicios médicos necesarios para cualquier padecimiento.

8. Actuar hoy y temprano contribuirá a evitar la importación masiva de casos en esta época vacacional y dará tiempo para prepararse, generar mayor información y tiempo para la nueva vacuna.

¿Entonces qué podemos hacer?

Tanto el gobierno como cada individuo en México, de todos los estratos sociales, tienen una responsabilidad ante la situación actual. Tomar este asunto con descuido y no darle importancia a las medidas de prevención emitidas por organizaciones como la Organización Mundial de la Salud o la Secretaría de Salud Pública en México, puede costar más que grandes pérdidas monetarias, puede estar en juego la vida misma.

Por otro lado, generar pánico y contribuir con la distribución de información sin sustento científico pueden entorpecer las acciones efectivas para evitar que esta situación escale.

Recomendaciones para la población

• Como población debemos seguir lavándonos las manos frecuentemente.

• Pero aún más debemos evitar lugares conglomerados y mantener una distancia de por lo menos dos metros entre personas.

• Evitar saludos que involucren el contacto, evitar el uso de máscaras, al menos que se esté enfermo, ya que éstas pueden hacer que se toque la cara con más frecuencia y es el personal de salud quien más las necesita.

• En este periodo, quedarnos en casa disminuirá la propagación del virus y salvará vidas. Cada persona conlleva esta responsabilidad.

• Con mayor razón, ante cualquier síntoma, quedarse en casa es lo mejor que podemos hacer.

A las personas sospechosas o casos que se les ha indicado que se asilen en casa, tienen una responsabilidad crucial en detener el avance de la dispersión de la enfermedad. Como sociedad debemos incentivar y apoyar este comportamiento.

• Esta Semana Santa evitemos exponernos y exponer a los demás, aprovecha este momento para disfrutar de otras actividades en casa.

Para empresas e instituciones

• Establecer servicios para ordenar las compras de supermercado en línea o por las redes sociales e Internet.

• Las empresas e instituciones deben prepararse con plataformas virtuales para que más gente pueda trabajar y estudiar desde casa y tener reuniones en línea.

• Si tienen que verse en persona crear distancia entre personas y modificar las conductas de saludo.

Recomendaciones para el gobierno

1. Cierre de fronteras y llegada de vuelos

Una de las medidas más importante en este momento es evitar la migración de casos a México. Hago un llamado urgente al gobierno mexicano para que cierre sus fronteras y vuelos internacionales a tiempo. Dicha medida se debe hacer con amplia información y transparencia para que los ciudadanos se preparen y tomen las medidas previsorias como es el caso de ciudadanos en estados fronterizos del norte de México que viajan diario a los Estados Unidos para trabajar.

2. Atención a los trabajadores informales

En México 60 % de los trabajadores obtienen su ingreso de trabajo informal. Hago un llamado urgente al gobierno para que apoye a este sector de la población con apoyos económicos y plataformas electrónicas para que su economía no se vea tan afectada. De no ser así, este sector de la población procurará seguir trabajando, poniéndose a sí mismos en riesgo y/o poniendo en riesgo a los más vulnerables. Una fuerte campaña de concientización y apoyo es necesaria para este sector.

3. Apoyo a las micro y medianas empresas

Apoyar a microempresas con apoyos para ofrecer sus productos en línea que puedan ser enviados por paquetería y servicios de envío.

4. Lucha contra la epidemia de la desinformación

Fortalecer campañas de prevención gubernamentales para su diseminación en las redes sociales capaces de competir y reemplazar a la información equivocada y dañina que circula actualmente.

Monitoreo y regulación de información circulante. Por ejemplo, el 11 de febrero en Taiwán, se detectó que tres mujeres que trabajaban en mercadotecnia generaron el falso rumor de que los ingredientes con los que se producían las mascarillas eran los mismo con los que se fabricaba el papel sanitario y por ende el papel sanitario estaba en peligro de escasear. Su intención era impulsar las ventas; sin embargo, generaron pánico por el papel sanitario a nivel mundial. Las mujeres fueron aprehendidas por las autoridades en Taiwán por la generación de mensajes falsos y que lamentablemente siguen en circulación.

5. Mensajes claros y sencillos que alcancen a toda la población.

Reforzando mensajes de prevención que sean atractivos y que puedan distribuirse fácilmente en redes sociales como el distanciamiento social, el lavado de manos frecuente, el no tocarse la cara y el quedarse en casa. Estos mensajes deben ser efectivos contra la pandemia de la desinformación que se sufre en México.

6. Líneas telefónicas de atención independientes y servicios de atención en internet

Establecer servicios de atención telefónicos y en internet a nivel municipal y/o estatal, para que la población pueda reportar si tiene síntomas, recibir la atención necesaria y para guiar a posibles casos y efectuar tomas de muestra de manera segura. En Londres, por ejemplo, se han diseñado puntos tipo ‘drive-through’ o de servicio al carro, donde las personas pueden pasar rápidamente en su vehículo (igual pudiera ser en bicicleta o a pie) a que personal de salud protegido tome muestras y datos para monitorear a los posibles casos después de haber consultado a los servicios de salud por vía telefónica o en red.

7. Mayor identificación y asilamiento de casos sospechosos

Monitorear por medio de la tecnología u otras estrategias que se crean pertinentes para que estos casos permanezcan en casa. Proteger a nuestro sector de salud y personal de salud o seguridad, tal como aquellos que miden la temperatura en lugares públicos, haciendo mandatario que utilicen barreras protectoras adecuadas.

Conclusión

Tanto como el gobierno y la sociedad mexicana debemos actuar desde hoy mismo para frenar a tiempo el avance de COVID-19. Combinando estrategias de higiene, aislamiento social por parte de la población y eliminando el flujo de casos importados, identificación y monitoreo intensivo de casos por parte del gobierno es que lograremos disminuir la intensidad de afectación de COVID-19 a la ciudadanía mexicana y a nuestro país. Cada uno de nosotros juega un papel vital en esta lucha. Con el apoyo de todos, lo lograremos.

COVID-19 es una amenaza exponencial. Cada día cuenta. Cuando el gobierno mexicano se retrasa en tomar un día entero en tomar decisiones, los casos se elevan. Cada día que tú, como individuo, evitas el distanciamiento social los casos crecen exponencialmente a tu alrededor.

México, actúa ya.

 

Elisa Pineda
Doctora en epidemiología y salud pública por la University College London. Es experta en epidemiología espacial y prevención de enfermedades. Actualmente labora en la Escuela de Salud Pública y en The Centre for Health Economics & Policy Innovation en Imperial College London.

 

14 comentarios en “Coronavirus: por qué todo México debe actuar ya

  1. Si la persona a la que más escuchan los mexicanos no dijera que se siguieran abrazando y besando y haciéndolo todo el tiempo, osea Andrés Manuel López Obrador, eso sí que tendría impacto. Y se avanzaría mucho si pidiera que se siguieran las medidas y diera el ejemplo. Que presidente tan pernicioso tenemos.

  2. Excelente artículo, sencillo y de lectura rápida. Lo voy a compartir con su crédito respectivo. Gracias.

  3. Sugiero que los medios de comunicacion sean aun mas persistentes en sus mensajes. Seguir ofreciendo la difusion de las mejores practicas en otros paises.

  4. Uno de los paises con mas población diabética en la tercera edad y su presidente, de la tercera edad con un problema cardiaco, pide y da ejemplo de abrazar y besar a los demás sin recato ni pudor. Vaya berrinches que hace este señor!!!

  5. Tenemos que actuar todos ya, para aminorar los riesgos y perdidas de todo tipo, sobre todo humanas. Gracias por el artículo y ojala lo lean los que toman descisiones de alto nivel sea de organismos públicos como del sector privado, pero sobre todo el ejecutivo como el sr Presidente.

  6. Muy claro y puntual el mensaje de la Doctora Pineda para sensibilizarnos. No debemos esperar mas debemos de actuar en lo que a cada individuo le corresponda y en corresponsablidad con las instituciones y gobierno.

  7. Probablemente el mejor artículo que he leído al respecto. Concreto pero muy completo. Gracias Dra Pineda!

  8. Felicito a la Dra. Pineda. Un texto muy bien elaborado, que integra evidencia científica y además pulsó, y tuvo el tino de monitorear las acciones preventivas, y en los hechos, en los países que ya enfrentaban esta emergencia.

    A socializarlo.

  9. Artículo claro y conciso, una de las formas más efectivas de educar es con el ejemplo, siendo un país ignorante los mexicanos que todavía siguen al presidente (que son muchos ) harán caso omiso de las recomendaciones de la OMS y esto ocasionará la expansión más acelerada del virus, impactando quizá de una manera más drástica a un país subdesarrollado, con pocos recursos y con un sistema de salud muy deteriorado, está pandemia no hace diferencia entre razas, ingresos, clases sociales, etc, el Target para el Covid-19 es el ser humano.

  10. Muy puntual y directo este articulo, excelente redacción con lo que debe expresarse en estos casos tan dramáticos, donde estan incluidas todas las actividades humanas, y la *responsabilidad de uno es primordial para todos* así de esta manera, que informara el Sr Lopez, otro rostro tendría nuestro país, y sobre todo la población, oiría las recomendaciones con mas respeto, ojala intelectuales y profesionales le hagan llegar sus recomendaciones e insistirle que cambie sus posturas, ya que el pueblo mexicano es muy sensible y miles de personas, tienen y actúan con un alto sentido de responsabilidad, y decirle que molesta mucho su actitud y falta de respeto a la sociedad. que se comporte como un líder de una nación que solicita ajustes si, pero también alta responsabilidad y respeto.

  11. Ojalá los comunicadores en los medios privados, sean tan congruentes como la Dra. Pineda que si está calificada y preparada. Los más escuchados son los de Televisa y son los más irresponsables porque a gritos pregonan información falsa y eso hace más daño a la población que confía en ellos. Es más peligroso un comunicador ignorante y sensacionalista, que las propias enfermedades pandemiicas.

  12. Dra. Pineda,
    Gracias por tomarse el tiempo de comunicarnos cifras tan claras e impactantes, acciones y tareas que cada sector debe llevarse, como menciona, aún estamos a tiempo de poner un alto no sólo a los infectados y muertes en el país, también a los embates que traerá a la economía mexicana. Para un problema fuerte como es esta enfermedad se requiere de acciones y decisiones fuertes, que no sólo debería tomar el gobierno, la sociedad somos los principales actores de la solución, debemos no sólo apoyar con el lavado de manos, distanciamiento social etc, también para exigir al estado el apoyo para los grupos más vulnerables económicamente.