A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Una de las preguntas más comunes en redes sociales a los que nos dedicamos a energías renovables, principalmente solar, es ¿qué pasa con la energía que generan los paneles solares y se entrega a la red?

Pues bueno: hay tres formas de contratar con la red la conexión de los paneles.

Ilustración: Estelí Meza

En una modalidad (netmetering) se intercambia, se mide la diferencia entre entregada y recibida y paga el consumidor o CFE, dependiendo si se generó o consumió más. En las otros dos modalidades todo lo generado se paga, aunque en uno hay consumo y se intercambian facturas (netbilling) y en otro no (venta total). Pero la diferencia entre entregada y consumida o el pago total, ¿cómo se calcula?

La definición de la forma de pago de la energía generada por paneles solares a pequeña escala ha sido uno de los grandes debates en el sector eléctrico mundial y en algunos casos, como en Alemania, ha generado efectos indeseables en costos en el largo plazo. O en España, fue un rotundo fracaso. Por eso no es trivial.

Para poder establecer el costo hay elementos que considerar, beneficios que la generación de energía eléctrica por paneles solares a pequeña escala le genera a la red eléctrica y que aunque podrían ser cuantificables, poco se miden en la realidad.

¿Qué beneficios brinda la generación distribuida a la red eléctrica? Varios, entre otros:

Al generarse en las redes de distribución, permite que haya energía disponible en el sitio donde se consume, por lo tanto,

1. Disminuye el uso de redes de transmisión durante el tiempo que genera energía.

2. Disminuye la necesidad de generación en centrales remotas, que son comúnmente de combustibles fósiles, por lo que disminuye el uso de hidrocarburos, su alto costo y efectos ambientales nocivos.

3. La disminución del uso de combustibles fósiles también se traduce en menos costo de generación, pues el crecimiento de la demanda energética se puede ir resolviendo con paneles instalados.

4. Al no generarse más energía lejos, se transporta menos. El transporte de la energía se suele hacer a niveles de tensión distintos a los de su uso, pero la generación con paneles se hace, comúnmente, a la misma tensión que se usa. El cambio de tensión genera pérdidas, por lo cual la gran transmisión significa perdidas. Al generarse en sitio, se disminuyen los cambios de tensión y por tanto las pérdidas. Un ejemplo: 100 watts-hora generados a 100 km pueden significar entre 92 y 96 watts-hora en el sitio de uso. 100 watts-hora generados en sitio, significan 100 watts-horas usados en sitio. En otras palabras, la generación distribuida evita pérdidas técnicas de cambio de tensión que la generación centralizada tiene. Hay otras pérdidas de cambio de Corriente Directa a Alterna, pero esas perdidas las tienen todos los sistemas.

5. Incrementa la resiliencia de los sistemas eléctricos. Es quiere decir que si un sistema presenta algún daño en sus redes de transmisión podrá evitar cortes o restablecerse de forma más sencilla mientras más paneles solares haya instalados in situ.

A pesar de todo, estos beneficios no son fácilmente cuantificables y el debate del pago de la energía generada a pequeña escala persiste centrado sólo en el costo de la energía.

Como mencionaba arriba, Alemania optó por un modelo de pago llamado feed in tariff, una tarifa preferencial o un costo de energía más alto por el sólo hecho de provenir de fuentes renovables. Este feed in tariff generó un subsidio a las renovables, que tiene efectos sociales regresivos: quien tuvo los recursos (la gente con mejores ingresos) compró e instaló paneles solares y vendió energía. Sin embargo, la tarifa la pagan todos por igual, incluidos los de menos ingresos, lo que significó que los de bajos ingresos terminaron por subsidiar a los de alto ingreso. Además el costo de los paneles bajó y el costo de la tarifa preferencial se mantenía, de forma innecesaria.

México optó por una solución que podría calificarse como salomónica, pero en realidad apenas y empieza a ser justa: darle a la energía el precio de mercado.

Al ser costos de mercado, son variables de acuerdo a lo que se entrega y por lo tanto evita perdidas por subsidios indebidos.

¿Cómo funciona esto?

Si la energía cuesta N en un sitio, traída desde un punto de generación a una hora y costo determinados, la energía generada por los paneles solares en techos y que no usó quien tiene los paneles instalados, pero que la entrega en el mismo punto se pagará al mismo precio.

Los excedentes se pagan a un precio promedio del mercado. La energía generada en netbilling y venta total, se pagan a precio horario.

El país está dividido en 2437 espacios geográficos denominados nodo de precio o nodoP. En cada nodo, la energía tendrá un mismo costo a la misma hora, aunque distinto a los nodos vecinos.

La determinación de pagar la energía a precio de nodo, es sólo la base y no reconoce los beneficios que la generación distribuida genera a la red, por lo cual en un sistema basado en costos, la contraprestación o pago por esa energía se debería revalorar.

En las próximas entregas hablaré de cómo mejorar su valor, para que sea justo.

 

Víctor Florencio Ramírez Cabrera
Vocero de la Plataforma México Clima y Energía.

 

Un comentario en “Generación distribuida: los costos