Uno de los grandes logros del cambio constitucional en materia energética fue la aceleración de la transición energética mexicana. México pasó de ser sólo un país con potencial alto, a ser uno de los sitios con mayor atractivo para inversión en energías renovables, en gran medida gracias a las Subastas de Energía Eléctrica de Largo Plazo.

Pero sobre las subastas hay una serie de mitos y valdría la pena enumerarlos, explicarlos y, en su caso, desmentirlos.

Ilustración: Sergio Bordón

1. Las subastas de energía eléctrica requieren de ampliar la red de transmisión. No necesariamente. Las subastas de energía eléctrica empiezan cuando un suministrador de servicios básicos (como CFE u otro con permiso) que nos vende energía a los domésticos y pequeños negocios le presenta su demanda futura de energía al Centro Nacional de Control de Energía. Puede haber dos mecanismos de entrega de energía: generar energía en el sitio u ofrecerla en un sitio distinto y que se transmita a la región donde lo requiera. En el segundo caso se requiere transmisión disponible. En el primero no, más que la propia demanda local.

2. Las subastas sólo ofrecen energía intermitente. Es falso. De hecho en las primeras subastas se hicieron adjudicaciones a plantas eólicas, solares, pero también hidroeléctricas, geotérmicas y algunas de gas, que garantizan capacidad de respuesta de la red en momento de ausencia de otras renovables. También se hacen subastas de confiabilidad, por ejemplo.

3. Las subastas imponen proyectos a las comunidades y no las toman en cuenta. Es falso. Las subastas generan proyectos de energía, eso es claro. Considerando que la matriz de renovables está apenas creciendo, estamos ante proyectos nuevos casi todos. Sin embargo, los proyectos de las subastas son igual que cualquier otro, que tienen sus opositores al igual que cualquier otro. Ser parte de una subasta no le da derecho preferente a nada que no sea entregar energía a un precio determinado. Es más: los proyectos de las subastas se volvieron más vigilados.

4. Las subastas de energía eléctrica son espacio para monopolizar o crear oligopolios en el mercado. Falso. Nada prohibe a alguien participa en las subastas. De hecho han tenido proyecto desde medio gigawatt de capacidad (Ticul I y Ticul II) a proyectos de menos de 10 MW (Necaxa 6, 7 y 8) y CFE generación tiene también contratos ganados en subastas. Hay empresas mexicanas, italianas, francesas, norteamericanas, etc. Nada prohibe legalmente participar incluso a alguna cooperativa.

5. Las subastas debilitan a CFE. Falso y esto podría ser una verdad a medias y lo explico fácil ¿Qué empresa está mas fortalecida? ¿Una que consigue sus productos a precio más bajo o una que es obligada a ofrecer productos propios aunque sean caros? En ese sentido, las subastas fortalecen a CFE Suministro Básico y al resto de la cadena.

6. Las subastas endeudan a CFE. Si consideramos cualquier compromiso de pago como una deuda, si se generan compromisos de pago. Sin embargo hay aquí dos atenuantes: A. Se está haciendo un pago por energía recibida, a diferencia de las PIDIREGAS que no garantizaban entrega de energía y B. Se está pagando energía muy por debajo de los costos de generación. Es como decir que es malo “endeudamos” para pagar 35 pesos por algo que podríamos no endeudarnos y nos costaría 90 pesos.

7. Las subastas o el mercado eléctrico llevarán a la desaparición de CFE. Falso. De hecho, en la Reforma se estableció que CFE tiene el monopolio de transmisión y distribución de la red eléctrica. La única forma en que en este marco regulatorio desaparecería CFE es que todos los usuarios generen y almacenen su propia energía y no se ve esto viable en el futuro cercano.

8. Las subastas son el mercado eléctrico. Esto es falso y de hecho las subastas se crearon para que el suministrador de servicios básicos tuviera una herramienta que evitara ser víctima o estar sujeto a los vaivenes del mercado. Los proyectos o las partes de un proyecto que participen en las subastas NO participan en el mercado y no están sujetos a oferta y demanda, sino a un contrato específico con montos claros y estables.

¿Qué SÍ son las subastas?

Es muy fácil: es un mecanismo mediante el cual un comercializador de energía compra sus productos a generadores que le garanticen la entrega de una serie de productos o servicios (potencia, CEL, energía) y a un costo determinado. Es un espacio que no prohibe y, al contrario, abre la puerta a una serie de oportunidades que tal vez no se han explorado, que se pueden ir integrando y modificando edición con edición, como regionalización, inclusión social, desarrollo de PyMES, entre otros, de las cuales hablaremos en la siguiente oportunidad.

Lo que sí es que, por ahora, las subastas son la única forma en que el sector eléctrico del país podría cumplir con los acuerdos de París y la lucha contra el cambio climático.

 

Víctor Florencio Ramírez Cabrera
Vocero de la Plataforma México Clima y Energía.