El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se comprometió en campaña a tener un gabinete y un gobierno con perspectiva de género. Respecto al gabinete, aunque cuenta con un número importante de mujeres, no es paritario. Más aún, el análisis que SPIN TPC realiza de las conferencias matutinas de AMLO —principal instrumento de comunicación del presidente— permite concluir que en esos ejercicios se privilegian las asistencias y participaciones de los hombres sobre las de las mujeres, además de que el presidente suele manejar un discurso sin perspectiva de género.1

Al 5 de septiembre de 20192 han transcurrido 279 días de gobierno y AMLO ha ofrecido 193 conferencias matutinas en días hábiles, generalmente en Palacio Nacional.3 El tiempo promedio de duración por conferencia es de 91 minutos, de los que el presidente dedica en promedio 20 minutos (22 por ciento) a que él y sus invitados den un mensaje inicial para luego dedicar los 71 minutos restantes (78 por ciento) a responder preguntas de la prensa.

Dado que el presidente se comprometió a encabezar un gobierno paritario, se esperaría que aproximadamente el mismo número de mujeres y hombres asistieran y participaran en sus conferencias con una frecuencia similar. Sin embargo, los datos muestran que AMLO ha invitado a tres veces más hombres que mujeres y que es dos veces más frecuente que le ceda el uso de la palabra a hombres que a mujeres.

Ilustración: Víctor Solís

En 51 de las 192 conferencias (27 por ciento), el presidente se ha presentado sin acompañantes. En las 142 conferencias en las que el presidente sí ha tenido acompañantes, han asistido 193 personas distintas, sumando en total 567 asistencias. De esos 193 asistentes, sólo 55 (28 por ciento) han sido mujeres. En términos prácticos, de cada cuatro asistentes a las conferencias matutinas de AMLO, tres son hombres y sólo una es mujer.

La desproporción de las asistencias entre mujeres y hombres es grave si se considera que las conferencias matutinas son una oportunidad única para que funcionarias y funcionarios sean vistos e identificados por la sociedad y la opinión pública. Por cada vez que una mujer asiste a una conferencia matutina de AMLO, un hombre asiste tres veces o asisten tres hombres distintos, lo cual implica que la oportunidad de exposición de las funcionarias es significativamente menor que la de sus pares masculinos.

En 60 de las 193 conferencias (31 por ciento), únicamente el presidente ha hecho uso del micrófono —es decir, hubo nueve conferencias en la que sí había invitados pero AMLO no cedió la palabra—. En las 133 conferencias en las que los acompañantes del presidente sí han hecho uso de la palabra, han participado 131 personas distintas, sumando 350 participaciones en total. De esos 131 participantes, sólo 39 (30 por ciento) han sido mujeres. En términos prácticos, de cada tres personas que tienen oportunidad de hablar en las conferencias matutinas del presidente, dos son hombres y sólo una es mujer.

Aunque la desproporción en participación es menor que en asistencia, la tendencia sigue favoreciendo de manera importante a los hombres. Esta desproporción es incluso más grave que la de las asistencias, pues participar en las conferencias implica para funcionarias y funcionarios tener la oportunidad de presentar a la sociedad y la opinión pública los resultados de su trabajo y sus contribuciones a la vida pública nacional. Las cifras muestran que por cada funcionaria que habla en las conferencias, hablan dos funcionarios, lo que le da a ellos una posibilidad significativamente mayor de presentar sus resultados y tener exposición mediática.

Las desproporciones descritas en asistencias y participaciones podrían ser un reflejo de que el sistema político mexicano privilegia el desenvolvimiento masculino sobre el femenino (fenómeno observable y demostrable). Sin embargo, el presidente podría tomar acciones en su círculo más próximo de gobierno, el gabinete, para impulsar la paridad de género. Los datos muestran que entre integrantes del gabinete el patrón de asistencias y participaciones marcadamente masculinas se mantiene o, incluso, se acentúa.

El presidente formó originalmente un gabinete cercano a paritario, con ocho de 19 Secretarías encabezadas por mujeres. Ahora quedan siete secretarias porque los dos cambios que se han hecho en el gabinete fueron a favor de un hombre: Víctor Manuel Toledo sustituyó a Josefa González Blanco en la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y Arturo Herrera sustituyó a Carlos Urzúa en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Así, hasta el momento ha habido 21 integrantes del gabinete, ocho mujeres y 13 hombres.

Las 21 personas que ha habido en el gabinete suman un total de 237 asistencias y 137 participaciones en las conferencias matutinas del presidente. De las 237 asistencias, el 31 por ciento corresponden a las secretarias y el 69 por ciento restante corresponden a los secretarios. De las 137 participaciones, el 28 por ciento corresponden a las secretarias y el 72 por ciento corresponden a los secretarios. Es decir, de cada tres integrantes del gabinete que asisten o participan en las conferencias, dos son secretarios y sólo una es secretaria.

Una de las funcionarias más reconocidas que AMLO integró a su gabinete es la exministra Olga Sánchez Cordero. Con ella en la titularidad de la Secretaría de Gobernación (Segob), se entendía que el gobierno promovería una agenda progresista. La secretaria Sánchez Cordero es la mujer que más frecuentemente asiste a las conferencias matutinas del presidente: si no contamos sus asistencias y participaciones, las del resto de las secretarias representan únicamente el 20 por ciento de las asistencias y participaciones totales del gabinete. Es decir, de las asistencias y participaciones de las secretarias, un tercio pertenecen a la titular de Segob y los dos tercios restantes se dividen entre las otras seis funcionarias.

Otra manera de medir si en las conferencias matutinas se favorecen la apariciones de funcionarios sobre las de funcionarias es observar quiénes son las personas que más veces han asistido y participado. En dicho ejercicio, se vuelve a observar un sesgo de género a favor de los hombres.  

Los cinco integrantes del gabinete que más asisten y participan son los titulares de las Secretarías de Defensa Nacional (Sedena), Relaciones Exteriores (SRE), Segob, Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) y Marina (Semar): sólo una secretaria. La segunda secretaria que más ha asistido y participado es Rocío Nahle, de Energía (Sener), y se encuentra en el octavo lugar si se ordena al gabinete por participación.

Si se abre el ranking a todas las personas participantes (sean del gabinete o no), la secretaria Sánchez Cordero pasa al quinto lugar y la secretaria Nahle, la segunda mujer que más ha participado en las conferencias, pasa al lugar 13. Es decir, existen funcionarios que no dirigen una Secretaría de Estado pero aún así tienen mayor oportunidad de presentar su trabajo en las conferencias matutinas del presidente.

Tabla 1. Top ocho participantes del gabinete*

Lugar

Nombre

Asistencias

Participaciones

1

Luis Cresencio Sandoval (Sedena)

34

23

2

Marcelo Ebrard (SER)

21

20

3

Olga Sánchez Cordero (Segob)

28

12

4

Alfonso Durazo (SSPC)

31

11

5

José Rafael Ojeda (Semar)

29

10

6

Esteban Moctezuma (SEP)

12

8

7

Jorge Alcocer (SSA)

8

8

8

Rocío Nahle (Sener)

15

7

* Total de mujeres en la lista: dos

Tabla 2. Top 13 participantes (general)**

Lugar

Nombre

Asistencias

Participaciones

1

Luis Cresencio Sandoval (Sedena)

34

23

2

Marcelo Ebrard (SER)

21

20

3

Ricardo Sheffield (Profeco)

20

20

4

Octavio Romero (Pemex)

17

14

5

Olga Sánchez Cordero (Segob)

28

12

6

Alfonso Durazo (SSPC)

31

11

7

Alejandro Encinas (Subsecretario Segob)

11

11

8

José Rafael Ojeda (Semar)

29

10

9

Jesús Ramírez (Com Soc)

11

10

10

Ricardo Rodríguez (SAE)

9

9

11

Esteban Moctezuma (SEP)

12

8

12

Jorge Alcocer (SSA)

8

8

13

Rocío Nahle (Sener)

15

7

** Total de mujeres en la lista: dos

El discurso del Presidente López Obrador tampoco muestra mayores signos de perspectiva de género. Recientemente, AMLO ha sido cuestionado por periodistas de diversos medios acerca de la estrategia de su gobierno para combatir la crisis de violencia contra las mujeres que se vive en todo el país y que tiene su máxima expresión en la crisis de feminicidios. El presidente no ha respondido, en concreto, las acciones que su gobierno está llevando a cabo para disminuir la violencia hacia las mujeres; en cambio, ha buscado tratar esta problemática de manera más general, asegurando que el Gobierno federal busca la seguridad de todos los mexicanos.

En la conferencia del 19 de agosto se llevó a cabo el siguiente intercambio entre el presidente y una periodista:4

“PERIODISTA: Presidente, ¿y qué llamado les haría a las mujeres?, porque si bien los hechos que ocurrieron el viernes son lamentables, la realidad es que el número de feminicidios sí ha incrementado, cada vez las mujeres pues tienen miedo a salir.

Y en su momento, aquí la titular de Inmujeres presentó una serie de acciones, pero si a raíz de esto se podría, digamos, dar otro giro a la estrategia para que haya, digamos, acciones más palpables para que todas las mujeres puedan vivir sin violencia.

AMLO: Estamos trabajando todos los días con ese propósito, desde las seis de la mañana, a veces desde antes. Ese es nuestro tema principal, garantizar la seguridad de hombres y de mujeres, estamos ocupados permanentemente en eso, no estamos desatendiendo el problema, no lo estamos delegando a otros, casi todo el gobierno está orientado a garantizar la paz en el país”.

Cuando se le ha cuestionado sobre temas de género, otra respuesta frecuente del presidente ha sido delegar la responsabilidad de atender dichos temas a funcionarias que forman parte de su gobierno o de su equipo, principalmente a la secretaria Olga Sánchez y a Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México.

En la conferencia matutina del 20 de agosto, el presidente fue cuestionado por distintos periodistas acerca de qué estrategia seguiría luego de la protesta contra la violencia de género y los feminicidios que tuvo lugar el 16 de agosto en la Ciudad de México. El presidente respondió, en dos momentos distintos de la conferencia:

“La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, está atendiendo este asunto, esta demanda justa de las mujeres y ha tenido ya reuniones con colectivos, organizaciones de mujeres; y se está dialogando y se están haciendo compromisos, tenemos todos que participar y ayudar para que haya paz y haya tranquilidad en el país”.

“Lo que se requiera, nosotros le encargamos a Claudia Sheinbaum que ella atienda como se merece, como lo exigen las circunstancias, este asunto, y ya tiene comunicación y tiene un plan, y se está aplicando”.

La falta de perspectiva de género en el discurso de AMLO también se observa cuando aborda los temas prioritarios de su gobierno. La Guardia Nacional es la corporación a la que más le ha apostado el Gobierno federal para disminuir la incidencia delictiva en todo el país. Sin embargo, el presidente no parece tener muy claro si en la formación de dicha corporación se tomarán en consideración temas de género. Tampoco ha detallado una estrategia específica para que la Guardia Nacional ayude a reducir los índices de violencia contra las mujeres.

En la conferencia matutina del 20 de agosto, una periodista le preguntó al presidente cómo se capacitará a los elementos de la Guardia Nacional, el Ejército y la Marina para que las mujeres no sean agredidas por dichos elementos. El presidente respondió:

“Y en el caso de las mujeres, ahí está, además de los secretarios de Defensa, del secretario de Marina, el secretario de Seguridad Pública, ahí está todas las mañanas la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, que es defensora de las mujeres”.

El análisis de las conferencias matutinas del Presidente López Obrador muestra que los hombres del gobierno están siendo fuertemente favorecidos con la oportunidad de salir ante las cámaras y micrófonos para explicar a la opinión pública su trabajo y sus programas.

Dada la extrema centralización de la comunicación del Gobierno federal en torno a las conferencias matutinas, favorecer abiertamente a los hombres en ese espacio implica quitarle a las mujeres del gobierno la oportunidad de exponer a la sociedad su trabajo y sus aportaciones a la vida pública nacional. Lejos de adoptar una perspectiva de género, las conferencias matutinas están replicando la disparidad del sistema político mexicano.

El presente análisis también deja al descubierto que AMLO y su gobierno no cuentan con una estrategia clara para solucionar la crisis de violencia contra las mujeres. Las conferencias matutinas muestran las fortalezas del actual gobierno, pero también permiten identificar sus puntos más débiles: la evidencia parece mostrar que la Cuarta Transformación retoma la perspectiva de género más en el discurso que en los hechos.

 

Samara Fernández
Ciencia Política, ITAM. Consultora en SPIN TCP.

Juan Ramón Moreno
Ciencia Política y Economía, ITAM. Consultor en SPIN TCP.


1 El análisis completo de SPIN TCP sobre las conferencias matutinas del Presidente López Obrador se pueden consultar en SPIN TCP.

2 Todos los datos del presente artículo fueron obtenidos hasta el 5 de septiembre de 2019.

3 11 de las 192 conferencias matutinas se han realizado fuera de Palacio Nacional, en distintas entidades federativas.

4 Todas las estenográficas de las conferencias matutinas del Presidente López Obrador se pueden encontrar el sitio de la Presidencia de la República.