El informe en el sector eléctrico tiene dos asuntos de importancia: se está jugando el futuro económico del país en el largo plazo y el compromiso adquirido en el tratado de Paris, en la lucha contra el cambio climático.

El informe de gobierno suele tener dos espacios, uno hablado donde el presidente habla de lo que está en su ánimo y otro escrito, donde debe cumplir con lo que la Constitución y las leyes le obligan.

Bajo esa idea, hay que considerar que lo que el Presidente no menciona en su informe simplemente no está entre sus prioridades y no es tema central al que vaya a dedicar mucho empeño.

De ahí partimos a decir que el tema de renovables no está en el ánimo del jefe del ejecutivo. El tema eléctrico fue tocado de forma secundaria mediante el asunto de los gasoductos, pero más como un simbolismo político que como un tema de fondo. Esa fue la única mención.

El tema de los hidrocarburos se mantiene como el principal y difícilmente cambiará, dado que forma parte de la estructura mental del Presidente.

Entonces habrá que ver la presencia de las energías renovables y en general de electricidad en el informe escrito.

La primera ocasión que habla de electricidad el informe dice de las tarifas:

“Se implementó un nuevo mecanismo de actualización de las tarifas eléctricas residenciales, para que sólo se ajusten con base en la inflación del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) y lo hagan gradualmente durante el año”.

La realidad es que se mantuvo el mismo esquema tarifario previo, no hubo cambios.

La segunda afirmación dice que: “Por su parte, la empresa encargada de generar electricidad, la Comisión Federal de Electricidad (CFE), trabaja en la modernización de las instalaciones generadoras de electricidad, tanto de ciclo combinado, geotérmicas, termoeléctricas, nucleoeléctricas y particularmente en las hidroeléctricas, para restablecer su capacidad de generación”.

Ilustración: Adrián Pérez

Esto no es necesariamente buena noticia. La mayoría de la generación que se “recupera” funciona a través de combustibles de alto costo, como diésel y combustoleo.

Eso significa incremento de precios de energía, además de freno a inversiones de plantas más modernas, menos contaminantes y con costos de energía mucho más bajos. En pocas palabras, nos están avisando que estamos regresando al pasado en lugar de innovar, perdiendo así las consecuencias benéficas resultado de la innovación.

La tercera mención dice que“En materia de generación de electricidad a través de energías, limpias se ha desarrollado un programa específico para que los contratos adjudicados a través de las subastas realizadas instalen la infraestructura necesaria y poder cumplir con lo establecido sobre el 35% de generación eléctrica a través de energías limpias para el año 2024”.

En resumen, lo que se informa es que se está administrando la serie de proyectos heredados de la administración pasada, de las subastas de energía eléctrica de largo plazo. No hay celebración de contratos nuevos, ni proyectos reales o en desarrollo para incrementar la generación ni determinación de la demanda, se menciona un incremento del triple en la generación solar, esto debido mayormente gracias a las subastas que estas suspendidas.

Se habla de un mejoramiento al haber disminución de las interrupciones (conocidas en el léxico común como apagones), aunque se han estado repitiendo en zonas como la península de Yucatán, de Baja California y en zonas como Chihuahua.

Se menciona que la Comisión Reguladora de Energía ha dado 59 permisos de generación de energía eléctrica, aunque se omite decir qué hay más de 200 permisos en espera. Después de presentar el informe, la secretaria de Energía mencionó que la falta de transmisión no permite incrementar la oferta de generación, cuando muchos de esos permisos son unidades de generación privada que alimentan a alguna empresa, en el sitio donde se genera y que en muchos casos no aportarán energía a la red, por lo que la transmisión no es necesaria.

La realidad es que no hay proyectos nuevos para suministro eléctrico a largo plazo, la inversión en lineas de transmisión es absurdamente pequeña, No hay avance ni proyectos de redes de transmisión nuevas que permitan el mejor aprovechamiento de las energías renovables.

El único incremento, además de lo heredado, parece el de la generación que ha quedado en desuso, como traer de vuelta algunos generadores de diesel. Eso tenderá a incrementar los precios de la energía, además de la contaminación obvia.

El informe en el discurso puso a las renovables en un sitio de no prioridad. Los recursos escasos, pero además, la falta de uso de las herramientas administrativas con que cuenta el Estado para adquirir energía limpia y asequible, limitarán el crecimiento del sector renovable.

Es necesario hacer ver la necesidad de retomar lo bueno que trajo la reforma para que los informes sobre crecimiento de renovables no sean asunto solo del primer informe, sino de todo el sexenio, y gestados por este propio gobierno.

 

Víctor Florencio Ramírez Cabrera
Vocero de la Plataforma México Clima y Energía.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.