“Al diablo con sus instituciones”, dijo en 2005 Andrés Manuel López Obrador, en su discurso ante el Congreso, contra la maniobra legal que pretendía desaforarlo.

Como jefe de gobierno de la Ciudad de México había violado un amparo y se buscaba sujetarlo a proceso penal por ese delito para impedir su candidatura a la presidencia en las elecciones del año 2006.

La frase tenía entonces la fuerza de la denuncia y la protesta. Tiene hoy la forma de un proyecto de gobierno: sustituir el orden institucional vigente por otro de su propia inspiración.

Este es uno de los propósitos rectores, si no el eje rector, del huracán de cambios legales, institucionales y presupuestales que ha echado sobre la República el gobierno que se proclama autor de lo que será la “Cuarta Transformación”, luego de sus tres primeras: Independencia, Reforma y Revolución.

La consistencia del propósito es innegable, sus resultados inciertos.

Ofrecemos en este número de nexos un primer balance del estado que guarda la transformación buscada por el presidente López Obrador.

Once autores revisan aquí, en ensayos sucesivos, el proceso de disminución y cancelación de instituciones emprendido por el nuevo gobierno, las consecuencias de su política presupuestal, el alcance de sus nuevos programas sociales, y los cambios anunciados en los ámbitos de la economía, electricidad, petróleo, seguridad, educación y salud.

El balance exhibe rasgos indiscutibles de un cambio radical, pero no prometedor. Lo destruido hasta hoy es más que lo construido, los daños son más claros que los beneficios.

Para seguir con la metáfora: muchas instituciones se están yendo al diablo, en efecto, sin que aparezca todavía la transformación prometida.

 

Héctor Aguilar Camín


Estado y gobierno: La disminución

Ma. Amparo Casar

Presupuesto: ¿Primero los pobres?

Carlos Brown Solà

Políticas públicas: Transferencias con pies de barro

Luis Ángel Monroy-Gómez-Franco

Programas sociales: Baraja nueva

Gonzalo Hernández Licona

Energía: Cegueras nacionalistas

Jorge Andrés Castañeda

Pemex: Plan de negocios sin negocio

Armando David Rodríguez Maldonado

Seguridad: Centralizar sin pacificar

Eduardo Guerrero Gutiérrez

Educación: Quema de naves

Alma Maldonado-Maldonado

Salud: Gasto anémico

Enrique Provencio • Salomón Chertorivski

Economía: Nueve meses, muchos datos

Valeria Moy

Servidores de la Nación: La maquinaria electoral

Rafael Hernández Estrada

Ilustración: Víctor Solís

 

2 comentarios en “Al diablo con sus instituciones

  1. Sigue siendo una de mis revistas preferidas, desde los años 80. El análisis de María Amparo Casar sobre “el desmoronamiento” de algunas instituciones por parte del exacerbado presidencialismo, deja sembrada la oportunidad de volver a hablar de “la reforma del poder” que pasa, necesariamente, por la transformación de las instituciones. No hay que dejar suelto el tema.

  2. Héctor: No os preocupéis en vano, llegará el momento en que los mexicanos digamos: Al diablo Andrés Manuel López Obrador y sus caprichos transformaores. Calma y nos amanecemos, aunque… entre más pronto mejor. Vale.