¿La verdad? Le soy honesto y eso mi abuelo me lo dijo: “¿Quieres mejorar la raza? Cásate con una blanca”. […] No voy a decir que yo la buscara, sino simplemente se dieron las cosas […] y, quiera o no, casarse con una persona de tonalidad blanca sí abre muchas puertas, sí llama más la atención. “Por lo menos ya no van a salir tan feítos”. Así dices, ¿no? “Por lo menos van a salir bonitos”.
—Testimonio en grupo de enfoque, Ciudad de México.

En México,1 a diario son discriminados familiares, amigos, colegas de trabajo, estudiantes y empleados por una mezcla de características étnicas y rasgos físicos racializados. Esta discriminación étnico-racial refuerza las desigualdades estructurales: quienes pertenecen a pueblos indígenas, hablan una lengua indígena o tienen tonos de piel oscuros, poseen menores probabilidades de ingresar a la educación superior, alcanzar altos niveles de riqueza o experimentar movilidad ocupacional ascendente.2

¿Cómo se expresa concretamente la discriminación étnico-racial en la vida de las personas? ¿Qué prácticas la sostienen? ¿Cuáles sus detonantes? Para explorar esta cuestión llevamos a cabo grupos de enfoque y entrevistas a profundidad en diferentes regiones del país durante el primer semestre del 2019. Preguntamos a personas de diversos estratos socioeconómicos sobre sus experiencias con prácticas discriminatorias en lugares tan diversos como la Ciudad de México, Mérida, Monterrey, y Oaxaca, así como en localidades de menor tamaño del estado de Yucatán (Oxkutzcab, Teabo y Valladolid).

Uno de los resultados principales de nuestra investigación es que las prácticas de discriminación étnico-racial en México son omnipresentes y tienen muchas caras: en todas las regiones que visitamos y en todos los estratos socioeconómicos, las personas participantes nos relataron diversas experiencias de discriminación que atribuían a una serie de características étnicas, pero también físicas racializadas y socioeconómicas. Contabilizamos un total de 565 experiencias o relatos que reflejan prácticas concretas de discriminación étnico-racial.

¿Qué nos dice este amplio repertorio de experiencias sobre los ámbitos sociales en los que ocurre la discriminación, sus consecuencias, los agentes que la ejercen, y los detonantes que la motivan?

Destaca en primer lugar que las prácticas discriminatorias en México son frecuentes tanto en espacios clave de desigualdad socioeconómica (trabajo y escuela), como en ámbitos de reproducción de la vida cotidiana (relaciones sociales, espacios de consumo, espacios públicos). Aunque nuestra información proviene de una aproximación cualitativa y por tanto carece de representatividad estadística, la frecuencia con la que son mencionados ciertos ámbitos es ilustrativa de esta diversidad: trabajo en 24% de los casos, familia en 19%, escuela en 18%, y espacios de consumo en 18%. 

Otro aspecto importante es que los rasgos que según los participantes de nuestro estudio son detonantes de las prácticas de discriminación no son sólo étnicos (como hablar una lengua indígena, tener cierta vestimenta o costumbres, entre otros), sino también características físicas racializadas, entre las que destaca el tono de la piel. De hecho, en 63% de los testimonios los rasgos físicos racializados, y en especial el tener la piel oscura, son mencionados como detonantes de la discriminación, mientras que las características étnicas se mencionan en 36% de los testimonios. Esto revela la importancia que tiene el racismo como detonante de este tipo de discriminación.

Ilustración: Víctor Solís

Un ejemplo de la forma en que la racialización ecualiza los rasgos físicos con los rasgos étnicos o culturales es el uso que se hace en Monterrey del término “chirigüillo”, el cual se puede aplicar de forma despectiva a quienes hablan “dialecto” (lengua indígena), son migrantes de determinadas regiones (“venir de otra parte, no sé si de San Luis o viene igual de Hidalgo”), o tienen cierto aspecto físico (“parecer chilango”, “ser morenillo”). La atribución de características físicas racializadas al término queda clara en las palabras de un informante, quien recuenta que su amigo había criticado a uno de sus intereses amorosos porque parecía chirigüilla:

No’mbre, si parece chirigüilla. Ésa apenas para un chirigüillo de la Alameda […]3 Estoy de acuerdo que tiene un cuerpazo, o sea talla cero. Pero la cara no le ayuda.

Otro informante de Monterrey recontó haber maltratado directamente a tres mujeres en el metro, en este caso molesto principalmente por su uso de una lengua indígena:

Es que una vez iba en el metro, hace como dos meses, y haz de cuenta que volteo y me le quedo viendo. Eran tres chirigüillas, pero me les quedo viendo el comportamiento. No con morbo, no con nada, sino lo que son las muchachas […] Y volteaban y creían que me le quedaba viendo a una, pero empezaban a hablar dialecto. Porque en el metro sí les vale, sí te hablan dialecto […] Y ellas creen que es como si hablaran inglés, ¿verdad? […] Y yo sí les he dicho algo así de que: ‘Oye, ¡qué fashion!’ Pero así de que: cállate, habla español. Es lo que te molesta. Yo sí les he dicho, de que volteo y así de que ‘Habla español, habla lo normal’.

Se ha señalado muchas veces que México no es un país racista, sino clasista. No obstante, en nuestro país el racismo y el clasismo están vinculados históricamente. Esto se refleja también en las prácticas de discriminación: los maltratos asociados a las características étnico-raciales y socioeconómicas no son mutuamente excluyentes, sino que suelen ir de la mano. A los ojos de las personas que compartieron con nosotros sus experiencias, no siempre resulta claro si son discriminadas por sus características étnico-raciales o porque se les percibe con un bajo nivel socioeconómico. La experiencia de una mujer en una tienda departamental de la Ciudad de México ilustra bien este punto. Intentando explicar por qué un guardia de seguridad la había perseguido por la tienda, la informante dijo:

Piensan que, porque te ves así chaparrito y morenito y andes sencillamente vestida, piensan que no lo tienes, que no lo puedes comprar, que no lo mereces y que eres menos que ellos.

Otra participante en la Ciudad de México ilustró el mismo punto cuando, al describir a alguien que era discriminado en la escuela de sus hijos, cayó ella misma en clasificaciones discriminatorias:

Te digo que no sé si es el chofer o es el papá […] porque podía llegar de traje o podía llegar vestido de pantalón y camisa, pero se veía un señor muy moreno, a lo mejor sobrevestido.

Como se mencionó arriba, el trabajo, la familia, la escuela y los espacios de consumo estuvieron entre los ámbitos más mencionados por los participantes. Sin embargo, nos gustaría destacar las experiencias recontadas en los servicios de salud, un ámbito menos mencionado en las experiencias recopiladas, pero con consecuencias muy significativas en la vida de las personas. Una informante en Mérida recontó el funcionamiento de un hospital privado en esa ciudad, donde se niega o retrasa el acceso a “personas del interior del estado” (un eufemismo para personas indígenas que también hace referencia al papel que juega el origen rural) cuando el hospital está saturado:

Ahí atendíamos a todo el que tiene el poder adquisitivo de rentar un cuarto de hospital, pero teníamos tres niveles. Ya sabían que en el último piso se iban los que venían del interior del estado […] son gente que tiene el poder adquisitivo para tener servicios de salud privados […] Entonces hasta ahí mismo que tú estás pagando, estás clasificado […] Y, cuando estaba saturado el hospital, que sólo quedaban cinco habitaciones, le decían “Es que ya no tenemos ocupación, pero te puedo referir a otro hospital”.

Las prácticas que niegan o retardan el acceso son especialmente perniciosas en este ámbito, pues devienen en mayores afectaciones a la salud o incluso muertes injustificadas, según los recuentos de varios informantes de Mérida, Oxkutzcab y Valladolid.
           
Los testimonios incluidos en esta nota son sólo un breve recuento del amplio archivo de experiencias que recopilamos en campo. En el caso del ámbito laboral, se mencionaron varias experiencias que hacían referencia a la facilidad de entrar a trabajar a ciertas empresas de personas con tez morena, así como la facilidad de ciertas personas para ascender o recibir pagos más altos una vez dentro de la empresa. En las relaciones familiares, varios participantes recontaron experiencias en las que se criticaba explícitamente a sus parejas por su apariencia física o se hablaba abiertamente de que los hijos futuros debían verse de cierta forma, como se describe en el epígrafe de este artículo. En la escuela, se recontaron experiencias de acoso o bullying hacia alumnos y alumnas tanto por tener un tono de piel oscuro como por hablar una lengua indígena. Igualmente, en espacios de consumo se habló de la dificultad de entrar a ciertos lugares sin despertar sospechas o maltratos por parte de cadeneros, empleados, etcétera, principalmente por tener un tono de piel oscuro. También se refieren prácticas de maltrato policial, en donde se relatan experiencias de perfilamiento étnico o racial (“racial profiling”) en la vía pública.

¿Cuáles son los principales aprendizajes que se obtienen de esta revisión de las experiencias de discriminación étnico-racial en México? Destacamos cinco puntos.

1. Como mencionamos antes, las características étnicas y las características físicas racializadas de las personas frecuentemente se entrecruzan. La discriminación étnico-racial trasciende la frontera indígena-no indígena; afecta a personas cuyos rasgos físicos son interpretados como indígenas, ya sea que esa persona hable o no una lengua indígena, o se considere o no a sí misma indígena. Es, por tanto, un problema asociado al racismo que modula las relaciones sociales en amplio sectores de la sociedad mexicana.

2. Aunque México es una sociedad con una débil construcción de identidades a partir de categorías raciales, las personas utilizan principios raciales de clasificación social para identificar y discriminar de forma sistemática y generalizada. Esto se relaciona con el punto anterior, pues apunta a la importancia de prestar atención a características físicas que son interpretadas como raciales por amplios sectores de la sociedad, más allá del enfoque en la discriminación étnica. Por supuesto, esto no implica que debamos dejar de prestar especial atención al maltrato que sufren las personas pertenecientes a pueblos indígenas, quienes se encuentran en una condición de mayor vulnerabilidad a la discriminación étnico-racial que el resto de la población. 

3. La percepción de la posición socioeconómica juega también un papel importante en la discriminación étnico-racial, en tanto que las características asociadas a la pertenencia indígena son socialmente vinculadas a la pobreza. Esto es esperable, dado que la pertenencia a pueblos indígenas ha estado históricamente ligada a la exclusión social y las desventajas socioeconómicas, lo cual propicia que clasismo, racismo y discriminación étnico-racial vayan de la mano.

4. Aunque nuestro trabajo avanza en el reconocimiento y caracterización de las prácticas de discriminación étnico-racial en México, este esfuerzo es apenas un intento parcial de sistematización. La construcción de un repertorio más completo de prácticas de discriminación étnico-racial puede ser una herramienta importante para el diseño de políticas antidiscriminatorias, particularmente en ámbitos como el trabajo, la escuela, los servicios de salud, la seguridad pública y el acceso a la justicia.

5. No obstante, un gran reto para las políticas contra la discriminación étnico-racial es que de manera muy frecuente estas prácticas se presentan y reproducen en espacios “informales” de interacción, como la familia, las relaciones de amistad y de amigos. Diseñar intervenciones para prevenir y combatir la discriminación étnico-racial en estos espacios es un gran reto, ya que en ellos es difícil establecer los límites del ámbito legítimo de intervención del Estado en la vida de las personas.

 

Patricio Solís, Alice Krozer, Carlos Arroyo Batista y Braulio Güémez Graniel


1 Esta nota está basada en el documento “Discriminación étnico-racial en México. Una taxonomía de las prácticas”, que próximamente será publicada como capítulo en: Jesús Rodríguez Zepeda y Teresa González Luna (Eds.) La métrica de lo intangible: del concepto a la medición de la discriminación, México, Conapred, 2019. Una versión de documento de trabajo puede consultarse aquí.

2 Solís, P., B. Güémez y V. Lorenzo Holm. (2019). Por mi raza hablará la desigualdad. Efectos de las características étnico-raciales en la desigualdad de oportunidades en México, México: Oxfam México.

3 La referencia a la Alameda, espacio frecuente de reunión de migrantes indígenas en Monterrey, refuerza aún más el vínculo entre el aspecto físico racializado y la pertenencia étnica. Ver: Durin, S., R. Moreno y C. Sheridan. (2007). Rostros desconocidos. Perfil sociodemográfico de las indígenas en Monterrey, Trayectorias, 9(23), 29-42.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.