He leído dos veces Un enemigo del pueblo de Henrik Ibsen. La trama es como sigue: Tomás Stockmann, médico del balneario de un pueblo en decadencia, denuncia la contaminación de las aguas otrora limpias de la montaña por una fábrica vecina al balneario. Las aguas provenientes de la montaña atraen a turistas y la situación económica del pueblo empieza a mejorar. Cuando Stockmann pretende denunciar, las elites manipulan la situación. Los habitantes del pueblo consideran al médico el enemigo del pueblo. Aunque la obra del dramaturgo noruego apunta, sobre todo, a la pérdida de la fe en la democracia, las lecciones sobre ética recorren la obra. La literatura es fuente inagotable de enseñanzas éticas.

Bioética

Ilustración: Estelí Meza

¿Era Stockmann el enemigo del pueblo o más bien eran los dueños del balneario los enemigos del pueblo? El médico defendía la salud de los turistas y atentaba contra la economía de los lugareños; los dueños del balneario beneficiaban a los habitantes de un pueblo costeño del sur de Noruega y faltaban a la verdad. Dilema ético: ¿es ético beneficiar a la población pobre a costa de producir enfermedades infecciosas en turistas? Cuestión ríspida cuya simiente se concatena con incontables ejemplos: ¿es ético, como sucede en India, “donar” una córnea, perder la vista y recibir dinero para mantener a los seres cercanos?

La ética no es una disciplina dogmática. Los librepensadores, defensores de la ética laica, dialogan, no descalifican; invitan, no excluyen; discuten, no dogmatizan. En ocasiones los eticistas no cuentan con respuestas exactas: no siempre 1+1=2. Cuando se abordan temas complejos, como los presentados en este dosier, estimular el diálogo es la meta. La ética se modifica de acuerdo al conocimiento y al tiempo. Reflexionar sobre los sucesos del mundo contemporáneo es indispensable; sobran ejemplos: aborto, morir con dignidad, cambio climático, distribución del agua, ingeniería genética, fecundación in vitro, deshielo en la Antártida o deforestación.

Hacia una ética mundial. Declaración del Parlamento de las religiones del mundo, editado por Hans Küng y Karl-Josef Kuschel (Editorial Trotta, 1994) ilustra: “El mundo agoniza… nos sentimos movidos a señalar las formas en que se muestra para poner de manifiesto lo hondo de nuestra zozobra. La paz nos da la espalda. El planeta esta siendo destruido… Hombres y mujeres se distancian entre sí. Los niños mueren. Condenamos el mal uso de los ecosistemas de nuestra Tierra. Condenamos la miseria, el desorden social de las naciones y el desprecio de la justicia… Nuestro mundo atraviesa por una crisis de la economía mundial, de la ecología mundial, de la política mundial”.

Las perturbadoras admoniciones de Küng y Kuschel pueden aminorarse diseminando principios éticos y morales, enseñando desde la primaria el imperativo categórico de Kant: “Obra de tal modo que uses a la humanidad, tanto en tu persona como en la persona de cualquier otro, siempre al mismo tiempo como fin y nunca simplemente como medio”, y fortaleciendo la bioética, cuyas ideas son similares a las de Küng y Kuschel.

En Credo bioético para los individuos, página inicial de Bioethics. Bridge to the future, Van Rensselaer Potter (Prentice-Hall, Inc., New Jersey, 1971) se lee: “Acepto la necesidad de acciones inmediatas en un mundo acosado por las crisis; acepto que la supervivencia y desarrollo de la humanidad… se encuentran condicionados por las actividades actuales del ser humano; entiendo la unicidad de cada individuo y la necesidad de su contribución para mejorar la sociedad; entiendo que parte del sufrimiento humano proviene de cambios en la naturaleza pero no acepto el sufrimiento humano provocado por la inhumanidad de los hombres; acepto la inevitabilidad de la muerte como parte necesaria de la vida. Venero la vida, creo en la hermandad de los seres humanos y confirmo que tengo obligaciones hacia las futuras generaciones”.

El Colegio de Bioética A.C. es una asociación formada por académicos expertos en sus respectivos campos del conocimiento —filosofía, derecho, biología, genética, medicina, veterinaria, etcétera—, multidisciplinario, laico, no lucrativo y no gubernamental que tiene por objeto promover, difundir e impulsar diversos tipos de reflexiones, estudios e investigaciones que estimulen el desarrollo de la bioética. En el Colegio de Bioética, desde la laicidad, pugnamos por diseminar la bioética y la ética médica. Buscamos mediar entre las necesidades de las sociedades y los dictados, con frecuencia vetustos de nuestros políticos. Apostamos por la autonomía del ser humano y buscamos compartir ideas médicas, ecológicas y animalistas en busca de un México mejor: más justo, más incluyente, más humano, más universal.

Los dilemas de Stockmann son universales. El médico defendía la verdad. Los dueños del balneario, su economía. Stockmann actuaba éticamente. Los dueños no lo hacían, aunque muchos podrían argüir que gracias a su actitud los pobres mejorarían.

La ética no es una ciencia exacta. Por eso a los miembros del Colegio nos gusta y estimula. Con este dosier esperamos inquietar a los lectores.

 

Arnoldo Kraus
Profesor, Facultad de Medicina, UNAM. Miembro del Colegio de Bioética A. C. Publica cada semana en El Universal y en nexos la columna Bioéticas.


Entre la ética y la moral

Gustavo Ortiz Millán

Una filosofía para el siglo XXI

Jorge E. Linares Salgado

Los bioeticistas piden un Estado laico

Roberto Blancarte

Por un diálogo racional y sin dogmas

Paulina Rivero Weber

La ciencia no es compatible con la religión

Ricardo Tapia

Isaac Asimov piensa en Frankenstein

Samuel Ponce de León R.

Objeción de conciencia y derechos humanos

Pauline Capdevielle

¿Qué es el bioderecho?

Héctor A. Mendoza C.

El ser humano es un cáncer para la Tierra

Luis Muñoz Fernández

Edición genética: Punto de no retorno

Sarah Chan • Amaranta Manrique de Lara • María de Jesús Medina Arellano

Maternidad subrogada

Raymundo Canales de la Fuente

Un cigoto no es una persona

Patricia Grether González

Donación de órganos: El enredo mexicano

Patricio Santillan-Doherty

Beneficios de la muerte asistida

Asunción Álvarez del Río • Beatriz Vanda Cantón • Pedro Isabel Morales Aché

¿Tenemos obligaciones con los animales?

Beatriz Vanda Cantón

 

Un comentario en “Bioética

  1. Con mejor calidad Cientìfica, Intelectual y Mèdica, les recomiendo comunicarse con CENTER FOR BIOETHICS AND CULTURE NETWORK