El nuevo gobierno asegura que la única salida para que el país vuelva a la calma es la creación de una Guardia Nacional. Para lograrlo apuesta todo al prestigio de las fuerzas armadas y a la incursión en un laberinto legal y constitucional. En el proyecto se establece que este nuevo modelo policial va a realizar tareas de prevención y combate al delito: militares haciendo tareas de seguridad pública. Ante los distintos argumentos a favor y en contra que se han expresado sobre la Guardia Nacional, nexos ha convocado a un grupo de autores para que analicen a detalle si es conveniente crearla, de qué manera podría encontrarse el equilibrio entre los límites democráticos y la autonomía de las fuerzas militares, cuál ha sido el papel del ejército en la búsqueda de la paz en el país y qué sombras cubren a los militares en materia de violación de derechos humanos.


El nuevo militarismo

Julio Ríos Figueroa

Guardia Nacional: ¿Una reforma constitucional inconstitucional?

Pedro Salazar Ugarte y Carlos Ernesto Alonso Beltrán

Premisa correcta, proyecto inexistente, debate estéril

Eduardo Guerrero Gutiérrez

¿Para qué quieren la Guardia Nacional?

Alejandro Hope

Autorretrato

Fernando Escalante Gonzalbo

Manual de tortura y tratos cruentos

Javier Treviño Rangel y Sara Velázquez

Las Fuerzas Armadas y la seguridad pública

José A. Guevara B.

Ilustración: Kathia Recio