El 2 de diciembre, el segundo día del nuevo gobierno, se instaló el nuevo consejo de administración de Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM). Este consejo es presidido por el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, y nombró como Director General a Gerardo Ferrando. El mismo día se anunció, para sorpresa de muchos, que las obras del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México seguirán hasta nuevo aviso a pesar de que como presidente electo Andrés Manuel López Obrador había anunciado su cancelación como resultado de la primera consulta popular de su gobierno.

El día siguiente, el mismo consejo anunció que a partir de ese mismo día y hasta el 2 de enero se emitirá una oferta de compra por hasta 1.8 mil millones de dólares de las notas preferentes. Estos anuncios han creado confusión, e incluso despertado la esperanza en algunos de que López Obrador dará marcha atrás en la decisión de cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, el NAIM.

Ilustración: Patricio Betteo

Pero para entender todo este proceso y medir las consecuencias de las acciones del nuevo gobierno es fundamental entender la historia y estructura de este proyecto.

El GACM es una empresa de participación estatal mayoritaria. Esta empresa, constituida en 1998, es propietaria del Aeropuerto Benito Juárez, el AICM, del titulo de concesión del nuevo aeropuerto de Texcoco, el NAIM, y de Servicios Aeroportuarios de la Ciudad de México, la empresa operadora de ambos aeropuertos. Esta empresa del Estado fue constituida con el propósito de construir, administrar, operar y explotar el NAIM. Para construir el nuevo aeropuerto, el GACM levantó capital de diversas fuentes: un préstamo de Banobras por tres mil millones de dólares, 1.6 mil millones de dólares de la llamada Fibra E, principalmente de inversionistas mexicanos, y las notas preferentes.

En 2016 y 2017 GACM, el fideicomiso MEXCAT (Mexico City Airport Trust), cuyo único fideicomitente es GACM, emitió cuatro paquetes de bonos por un total de seis mil millones de dólares o alrededor de 120 mil millones de pesos al tipo de cambio actual. Fueron cuatro paquetes de bonos: dos con vencimiento a 10 años por mil millones de dólares cada uno; y dos con vencimiento a 30 años, uno por mil millones de dólares y uno por tres mil millones de dólares.

Estos bonos fueron emitidos con el único propósito de financiar la construcción del NAICM en Texcoco. El pago de los intereses y el principal de estos bonos estaba respaldado por el cobro de la TUA, una tarifa que se cobra en el precio del boleto a cada pasajero, del AICM actual y del proyecto del NAICM que serían transferidos al fideicomiso.

Estos bonos fueron colocados en los mercados internacionales y adquiridos en su mayoría por inversionistas extranjeros. Para este tipo de inversionista, un producto como las notas preferentes resultaba muy atractivo por su plazo y porque los ingresos estaban respaldados por un flujo de efectivo, la TUA, relativamente predecible de un proyecto altamente rentable.

De acuerdo con los prospectos de estos bonos, es decir el contrato entre GACM y los inversionistas, cualquier cambio al titulo de concesión o la cancelación de la obra en Texcoco constituye un “Evento de Incumplimiento”. Estos eventos, comúnmente conocidos como default, son las previsiones que se estipulan en este tipo de contratos para proteger a los inversionistas y que permiten a la empresa que los emite obtener una menor tasa de interés. En el caso de las notas preferentes de MEXCAT, los prospectos son muy claros: la cancelación de la obra en Texcoco constituye un evento de incumplimiento.

Ante un evento de incumplimiento, los prospectos especifican que, “si así lo instruyen por escrito los tenedores de por lo menos el 25% del monto de principal total de una serie de Notas vigentes en ese momento, mediante notificación por escrito al Emisor, declarará el saldo total de principal de todas las Notas de la serie inmediatamente vencida y pagadera”. Es decir, ante el anuncio oficial de la cancelación de la obra de Texcoco, el GACM está obligado a pagar a los tenedores de bonos el valor nominal de la deuda de forma inmediata, seis mil millones de dólares o 122,500 millones de pesos a la tasa de cambio del jueves 6 de diciembre.

Ésta es la razón por la que el domingo 2 de diciembre el Consejo de GACM no canceló de forma oficial la obra del nuevo aeropuerto. El anuncio de Andrés Manuel López Obrador en calidad de presidente electo sobre la cancelación, como resultado de la primera consulta ciudadana, no era oficial en términos legales. En ese momento, la autoridad competente era el gobierno del aún presidente Enrique Peña Nieto, que decidió seguir con la obra hasta el último día. Sin embargo, al tomar posesión el nuevo gobierno, un anuncio de cancelación de la obra por parte del Consejo de GACM sí constituiría un evento de incumplimiento y desencadenaría los eventos mencionados.

El 30 de octubre, el entonces director general de GACM, Federico Patiño, declaró que el fideicomiso MEXCAT contaba con 115 mil millones de pesos en caja y adeudos de 35 mil millones de pesos a Fibra E, 45 mil millones de pesos a contratistas además de las obligaciones de estos bonos. Hoy en día, la información sobre la liquidez del fideicomiso no es pública, pero con estos datos es obvio que MEXCAT no cuenta con los recursos para reembolsar a los tenedores de las notas preferentes más de 120 mil millones de pesos. No lo tiene porque estos bonos se iban a pagar con el cobro de la TUA de AICM –cinco años– y NAICM –25 años– durante los próximos 30 años. Ante este escenario, el nuevo gobierno se vería obligado a inyectar capital al fideicomiso con recursos del presupuesto de egresos del 2019. Técnicamente podría declarar insolvente al fideicomiso y no pagarlos, ya que en el contrato especifica que estos no están respaldados por el Estado mexicano.

Esto tendría consecuencias desastrosas para la economía mexicana al disparar las tasas de interés de la deuda soberana y otras empresas del Estado como Pemex o CFE. A pesar de no estar respaldados por el Estado mexicano estos bonos son considerados como semi-soberanos, omitir la obligación de pagarlos sentaría un mal precedente y reduciría la confianza de los inversionistas extranjeros en el nuevo gobierno. Esto tendría consecuencias casi inmediatas en muchos ámbitos. Por ejemplo, Pemex tiene vencimientos de deuda por casi 10 mil millones de pesos a finales de febrero, para los cuales tenía contemplado colocar deuda en enero. La tasa de fondeo de Pemex ha estado subiendo en los últimos meses, en febrero colocó deuda al 5.45% y en octubre al 6.5%. Una declaración de insolvencia de los bonos de MXCAT incrementaría el costo de fondeo de forma mucho más dramática. No pagar estas obligaciones eventualmente tendría un “efecto de contaminación” en toda la economía mexicana ya que tanto el Estado como las paraestatales y el sector privado se fondean en mercados internacionales. La minuta de la primera sesión del consejo de GACM deja claro que los acuerdos establecidos son para evitar esto.

Para evitar esta situación, al día siguiente de la instalación del nuevo consejo, el lunes 3 de diciembre, la SHCP anunció que “MEXCAT realizará una oferta pública de recompra en efectivo por una porción de los bonos y solicitará el consentimiento de los tenedores de los valores para hacer ciertas modificaciones a los convenios de emisión y otros documentos relacionados”. Esta oferta es por 1,800 millones de dólares y se realiza a través de una subasta holandesa empezando por una oferta de 90 centavos por dólar, adicionalmente se pagaría una prima por vender de cinco centavos por dólar y una prima de 0.75 centavos por aceptar las modificaciones a los convenios de emisión.

Esto funcionaría de la siguiente manera: el primer día MEXCAT haría una oferta de 90 centavos por cada dólar de deuda más cinco centavos de prima para un total de 95 centavos. Si no logra comprar los 1,800 millones de dólares que planteo como objetivo el primer día, al día siguiente haría una oferta mayor, probablemente de 91 centavos más cinco centavos, y así sucesivamente cada día hasta gastar los 1,800 millones de dólares. Por otra parte, ofrece 0.75 centavos por dólar de deuda para modificar los convenios de los bonos. Aunque la oferta de cambios es confidencial, se especula que estos cambios son para evitar el evento de incumplimiento ante la cancelación de la obra en Texcoco.

El miércoles 5 de diciembre, un grupo de tenedores de bonos, que asegura tener mil millones de dólares en bonos de MXCAT y más del 50% de una de las series de bonos, anunció que no aceptaría la oferta de recompra y modificaciones que anunció SHCP. Esto limita las opciones del nuevo gobierno. El GACM logrará eventualmente comprar los 1,800 millones de dólares de deuda, pero a que precio dependerá de la aversión al riesgo de los inversionistas.

A pesar de esto, al final de este proceso habrá más de cuatro mil millones de dólares de deuda por pagar. El objetivo de esta operación, de acuerdo con Arturo Herrera, Subsecretario del ramo de SHCP, era retirar parte de la deuda y cambiar las cláusulas que declaran el evento de incumplimiento y así para poder pagar el remanente de la deuda en su plazo original con la TUA del aeropuerto actual, el Benito Juárez.

Sin embargo, este anuncio imposibilita esta solución. Si los estatutos de cualquiera de los cuatro paquetes de bonos no se cambian y éste entra en incumplimiento por la cancelación de la obra, los otros tres paquetes entran en incumplimiento de forma automática. Los cuatro paquetes de bonos contienen “disposiciones de incumplimiento cruzado y aceleración cruzada”. Esto quiere decir que los cuatro paquetes están “amarrados” legalmente, si uno de ellos entra en incumplimiento los otros tres también. Este evento de incumplimiento, de nuevo implica el pago inmediato del total de los bonos.

Esto pone al nuevo gobierno en una encrucijada, pues tiene que seguir con la obra o liquidar el total de los bonos. La cancelación impactaría de forma directa el presupuesto de egresos de la federación. Aunque seis mil millones dólares distan mucho de quebrar al país, el presupuesto del año entrante se estima sea de 22% del PIB es decir más de 250 mil millones de dólares. Este gasto imprevisto si puede limitar la capacidad del nuevo gobierno para lanzar los programas sociales que ha prometido y empezar las grandes obras de infraestructura planeadas.

Con la información actual, es posible inferir que el nuevo gobierno se vea obligado a utilizar recursos del presupuesto del próximo año para cancelar esta deuda. A pesar de ser un monto significativo, no se anticipan efectos catastróficos sobre las finanzas públicas, pero sí limitará su margen de maniobra, que ya era bastante estrecho.

Sin embargo, la decisión de cancelación sí hizo daño. Para fines prácticos una reestructura de la deuda como la planteada va a interpretarse por la mayoría de los participantes en el mercado como un default. Todo el episodio del aeropuerto ha mermado la confianza de los analistas e inversionistas en el nuevo gobierno. El diferencial de tasas de interés entre el bono de 10 años americano y el mexicano, que para fines prácticos mide la prima de riesgo país, pasó de 4.85 puntos porcentuales el primero de octubre a 6.21 el miércoles 5 de diciembre, un incremento del 28%.

En términos prácticos, esto implica que los dos proyectos insignia del nuevo gobierno, el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas, que requerirán financiamiento similar al NAICM, tendrán que financiarse a una mayor tasa de interés. La rentabilidad de ambos proyectos es incierta, siendo generosos y laxos en el análisis; con mayores costos de capital serían inviables financieramente.

 

Ana Thaís Martínez
Investigadora de IMCO.

Jorge Andrés Castañeda
Coordinador de Proyectos de IMCO.

 


Fe de erratas: El texto originalmente establecía que GACM es una empresa productiva del Estado; GACM es una empresa de participación estatal mayoritaria. Asimismo, el texto mencionaba que GACM tiene la concesión de la empresa paraestatal Aeropuertos y Servicios Auxiliares; GACM tiene la concesión de la empresa paraestatal de Servicios Aeroportuarios de la Ciudad de México.

 

39 comentarios en “La importancia de los bonos del nuevo aeropuerto

  1. Los remedios pueden ser a mucho costo, pero nuestro país se encuentra desmantelado, se robaron y privatizaron la riqueza nacional, la reconstrucción no será fácil y hay que pagar el costo de la cirugía mayor. Me gustó su análisis. Saludos.

  2. Muchas gracias por el artículo, habemos quienes queremos entender a fondo el tema para poder dimensionar el enorme error que se esta cometiendo. Este país no se merece ser gobernado por la visera, sabiendo el gran costo que este tendrá, máxime cuando se justifican estas decisiones en justo lo que generarán, mayor pobreza.

    • Mucha de AMLO nos la partió con las afores gracias a la cancelación la pérdida de nuestros ahorros esta garantizada a la pérdida le llaman MINUSVALÍA.

    • Perdón, pero si se continúa no se “pierde” nada… si existe corrupción en los contratos otorgados a las personas y empresas que participan en la construcción del NAICM, pues que se investigue y que se sancione, ¿qué no es más fácil sanear una obra cuyo proyecto y modelo de negocio es eminentemente viable en lo técnico y financiero, en lugar de ponerse en un falso dilema de cancelarla?

      • Se perdería miles de millones por cerrar un aeropuerto internacional en operación, en vez de mantener el Actual y el Nuevo como todas las ciudades del mundo lo han hecho. Así de simple!

        Despilfarrar el dinero de México fue culpa del PRI que extremadamente tarados diseñaron el nuevo aeropuerto obligando a cerrar el actual como ninguna ciudad lo ha hecho eh mundo !

        Ahora, si bien pensado diseñamos el nuevo más o menos hacia Pachuca para que ambos aeropuertos queden funcionando, además se unen con un tren rápido, encima podemos aprovechar lo que ya se hizo como Estación Central de Trenes Rápidos CDMX, pensando en un proyecto a futuro que primero vaya hacia Pachuca y luego Monterey, posteriormente otra línea hacia Querétaro y Guadalajara !

        Listo, mantendríamos (como todas las ciudades del mundo) ambos aeropuertos, y modernizaríamos los trenes (por fin ya que el PRI también los perdió a lo bestia).

        Así usamos lo ya invertido para lo que realmente es; modernizar la Infraestructura (Infrassstrukchur) de México!
        Todo esto protegiendo a las Aves que no son tan grave problema con los trenes como con los aviones, además podríamos en gran parte reforestar y recuperar algo de los acuíferos.

  3. Es una enorme estupidez,cerrazón y soberbia el cancelar u obliterar Texcoco,es una lástima usar recursos del pueblo sobre todo de muchos contribuyentes que ven como los mercados reaccionan a gobiernos que no hacen uso racional de los recursos escasos,lamentable.

  4. En un grupo de funcionarios , existen consejeros en la materia, para evitar un mayor problema a la administracion publica , el Pais es de todos , no se vale actuar con resentimientos , es buscar lo mas cordial para las finanzas publicas.

  5. Para acabar pronto una vez más estos corruptos an hipotecado al país por un aeropuerto creo que por muy importante que sea esa obra no hay razón para que esos inversionista nos tengan de rehén .

    • En realidad todos los gobiernos del mundo se financian asi (de hecho el mejor ejemplo es EU), y es que en general cualquier obra grande requiere de estos esquemas de financiación ya que muy pocos países en el mundo se pueden permitir el fondear solos esto (y de hecho algunos como China que si pueden prefieren usar este modelo por que permite repartir riesgos, además de ganar influencia), en realidad no somos rehenes de estos inversionistas, somos rehenes de nuestras propias decisiones, si queremos cancelar pues solo hay que pagar el dinero que invirtieron más las clausulas de finalización del contrato (como en todo contrato de esta naturaleza), es lo natural nosotros necesitamos dinero y lo conseguimos pero quién te presta exige garantías (como es obvio cualquier prestamista las exige), entre esas garantías pues están los porcentajes de ganancia (ganancias más altas implican mayores riegos), garantías jurídicas y las garantías de cumplimiento del contrato (estás últimas generalmente son las clausulas que hoy nos causan problema ya que están diseñadas para que las partes vean poco atractivo incumplir el contrato, es decir si fuera al revés al gobierno le entrarían estos recursos) y ahí nuestro problema como nosotros básicamente queremos entrar en default pero no tenemos los recursos para hacerlo, entonces solo nos queda seguir cumpliendo el contrato hasta que consigamos los recursos para salirnos (y aquí el tiempo juega en contra nuestra por que entre más avancemos más costoso sera cancelar la obra)

  6. Existe alguna alternativa para continuar con el aeropuerto sin la intervención del gobierno, mediante una consecion como las autopistas

  7. Este análisis financiero con toda la seriedad implica también el resquisio aunque pequeño según su análisis una fuente inagotable de recursos que son los provenientes de toda la corrupción que se evitará, a ese punto abundo cosa que no se tocó en esta detallada descripción

    • El problema es que gran parte de esos recursos, según lo dicho por AMLO, ya están comprometidos para sus nuevos programas sociales; y el problema es que es muy iluso pensar que en una año se recuperarán todos los recursos perdidos por la corrupción, además muchos de los estudios sobre el dinero que pierde el país por corrupción, son para la economía eso quiere decir que aún quitando la corrupción de tajo y rápidamente, el gobierno obtendría solo un porcentaje de esa cantidad; y el problema sumado es que en escencia la ausencia de corrupción lo que evita son perdidas no ingresos (y estos son los que necesita el gobierno para seguir adelante con la cancelación del NAIM, y sobre todo necesita nuevos si quiere cancelar lo más rápido posible), es como la calidad, es gratis por que evita pérdidas pero no ingresos

    • Es muy simple mi estimado Armando. Cuando se habla de “corrupción” estamos contando los millones de pesos que se entregan al policía para que no te levante la infracción, la mordida que dan para que se les agilice un trámite o el dinerillo que sueltas para que te liberen tus papeles…
      Nunca he podido comprender como les metieron en la cabeza que quitando la corrupción (ojalá se pudiera hacer) se ahorrarían 300 mil millones de pesos. No es una partida gubernamental, no es un dinero que el gobierno tenga y gaste. Simplemente, ES UN DINERO QUE NO EXISTE Y LES VENDIERON QUE SI.

  8. ¿Quién será mas terco: Trump o López? ¿No puede el presidente de México tener un pocio de humildad y dejar de seguir desbarrando? Su propuesta aeroportuaría es muy costosa, muy impráctica y totalmente inviable. Al mismo tiempo que se atiende la cuestión económica, DEBE SER ACLARADA LA CUESTIÓN AERONÁUTICA.RIOBÓO NO SABE NADA DE ESO Y LAS JUSTIFICACIONES DE JIMÉNEZ ESPRIÚ SON MENTIROSAS.
    Sinceramente no se entiende y anticipo que NO VAN A LLEGAR A UN ACUERDO CON LOS TENEDORES DE BONOS Y LOS INVERSIONISTAS DEL NAIM. No son tan tontos como quienes votaron y apoyan a AMLO y no van a poder jugar con ellos.

  9. Para los interesados en conocer como se debe evaluar la rentabilidad de Sta. Lucía-AICM vs seguir adelante con el NAICM, en este caso se deben de considerar los costos “marginales”.
    Para el NAICM el costo marginal es lo que falta para terminar. El costo “marginal” para Sta. Lucía-AICM, es la suma de: el costo de construir Sta. Lucía +”remodelar” el AICM,+construir aceptables vialidades de interconexión + el costo que represente la cancelación del NAICM, es decir, la inversión ya realizada mas el repago de pasivos y penalidades. Es obvio que el costo marginal de Sta. Lucia-AICM es muy superior a continuar con la terminación del NAICM.
    Por el lado, el de los ingresos, el proyecto del NAICM está disañado para tener una vida de cuando menos 70 años y poder crecer a 6 pistas ofreciendo la conveniencia de un HUB con todas las conveniencias modernas para el viajero nacional e internacional. El flujo de caja a futuro, sería incuestionablemente mayor para el NAICM.
    Los técnicos de MITRE advierten que el conjunto Sta.Lucia-AICM no permitiría incrementar la capacidad actual del AICM, no porque no tengan mas pistas en conjunto (4 en vez de 2) sino que el espacio aéreo no permite la operación simultanea de esos aeropuertos de manera eficiente.
    Entonces, el NAICM tendría un costo marginal menor y un flujo de caja superior a futuro.
    Sta.Lucía-AICM tiene un costo “marginal” mucho mayor y menores ingresos a futuro.
    Finalmente, ya no la inversión marginal, sino el costo de operación de Sta. Lucia-AICM, año tras año, tendra que ser superior para el organismo paraestatal, para las aerolineas y para el público que requiere utilizar servicios aéreos.
    Este último es el que tendra que pagar pasajes y TUA mas elevados.

    Dejo a los amables lectores a formar su propio juicio sobre las ventajas de cancelar el NAICM.

    • Bueno tú análisis RCY , ojalá te lo pudieras complementar con las cifras necesarias independientemente de los conceptos y aportarías una clara visión del” costo-beneficio

    • No consideraste las graves pérdidas para el país de cancelar la operación actual del AICM . Todos esos miles de millones de dólares invertidos y produciendo a la basura ??

  10. la consulta de obrador para cancelar la obra del aeropuerto estoy seguro que los que votaron poe ella no tenian idea de lo complejo que es una obra de esta magnitud, me parece que obrador como trump no tienen idea como gobernar un pueblo como mexicano seguiremos esperando un milagro.

  11. Se estima que se ha ejercido entre el 20% y el 30% de los fondos, por tanto, queda en el fideicomiso el restante 70-80% del recurso. Por eso el gobierno plantea la recompra de sólo el 30% de los bonos (lo que ya se gastó y que entra como pérdida). El restante, en caso de incumplimiento, lo puede devolver de inmediato (los 4 mil millones de dólares) sin impacto alguno en el presupuesto. Es como cuando uno pide 1000 pesos prestados, se gasta 300 y todavía tiene los otros 700 pesos que puede devolver de inmediato.

    • De acuerdo Arturo en que el dinero no gastado no es costo marginal de Sta. LUCIA-AICM. Sin embargo lo ya erogado en el NAICM, ese 37 %, si es un costo marginal para ese proyecto ya que, para ponerlo en terminos coloquiales, si deseo hacer un proyecto ” mas barato”, eliminando el NAIM, el dinero de los Mexicanos invertido en el NAICM, “se va a la basura”, mientras que si se continu
      a el NAICM no es costo “marginal” o costo adicional, toda ves que la inversion ya realizada se aprovecha.
      En resumen, el verdadero costo de la opcion de Sta.Lucia-AICM debe de sumar la inversion ya realizada que se va a tirar a la basura, mas el posible costo de restaurar los terrenos a su condicion natural, mas el costo legal que,se incurra con los bonistas mas el costo financiero de la caida de categoria crediticia derivada de la desconfianza, este ultimo costo, afectando a la deuda nacionak de Mexuco, la bolsa de valores, etc.
      Saca las cuentas.

      • Totalmente de acuerdo contigo RCY. DEBE SEGUIR EL NAIM. Pero yo agregaría una cosa muy importante que no se ha mencionado. Si AMLO se sale con la suya (por su soberbia de no aceptar una obra que él no empezó), y al final quedan Santa Lucía + AICM (Benito Juárez), es altamente probable que la FAA (Federal Aviation Administration), asesorada por MITRE, impida a las aerolíneas estadounidenses volar a la Ciudad de México. Al poco tiempo las aerolíneas europeas lo seguirían. Nos quedaríamos entonces como el perro de las dos tortas. SIN NADA. Se tendrían entonces que cancelar los vuelos a Santa Lucía y quedarnos con el AICM remodelado. Como antes, Ah! pero remodelado. Brutos AMLO, Riobóo y Jiménez espriu.

  12. un cuatrote este NAICM… en 2016 esto no existia…del presupuesto de proyectos federales ese año fue de 230 millones de pesos PARA UN nUEVO AEROPUERTO sct Edo de MEXICO… en 2017 se armo en FRAUDE…SLIM, HANK OLEGARIO VAZQUEZ Y SALINAS DE GORTARI armaron el financiamiento a sabiendas del arribo de AMLO…Hablan de 6mil MMDls…DONDE QUEDO ESE DINERO? En placas de concreto?….la desIcion de cancelar fue porque al final del sexenio de AMLO tenido que pagar un costo de 25 mil MMDls a precios actualizados y operando mas otros 25 mil MMDls para manto y operación…eso significa desfondar su sexenio..el pago solo de intereses de la deuda int y ext casi 70% de los ingresos del gobierno….DEJARON MUY POCAS CANICAS🐭🐭🐭

  13. El enorme brete y embrollo en que se ha metido el gobierno de López y las finanzas públicas nacionales con los bonos por US$6,000 millones de dólares emitidos en la Bolsa de Nueva York para el financiar el NAICM. Muy bien comentado detenida y documentadamente sobre las condiciones en que se pactaron, las garantías, supuestos de incumplimiento de contrato, consecuencias legales y financieras adversas para México. Muy buen artículo-reportaje. Ya hay costos en alzas de interés para la deuda pública.

  14. La realizacion del nuevo aeropuerto en texcoco, seria de gran beneficio para el pais, mas y mejores empleos, turismo, serian mas los beneficios que los daños y pues seria el mejor legado del anterior gobierno nos guste o no, pero los beneficios serian en bien de nuestro pais, estoy cierta que pudo haber malos manejos con los contratos otorgados a algunos contratistas pero eso se soluciona con una auditoria y corregir lo que corresponda. Pero creo que el nuevo presidente no puede soportar eso, es algo personal que el carga creo derivado de sus demonios internos, en un ejercicio de honestidad de la que tanto presume deberia aceptar y corregir.

  15. CADA GOBIERNO QUIERE TRAER AGUA A SU MOLINO. ES DE TODOS SABIDO QUE POR CADA OBRA SE LLEVAN UN PORCENTAJE!!! POR ESO AL LOCO DE AMLO NO LE CONVIENE SEGUIR CON EL NAICM POR QUE NO PODRÁ ROBAR DE AHÍ POR ESO QUIERE HACER OTRO AEROPUERTO,REFINERÍA Y SU TRENECITO RIDÍCULO. RECUERDEN QUE ESTE SEÑOR LÓPEZ ES DE LA VIEJA ESCUELA PRIISTA SUS MAÑAS Y SU MONARQUÍA

  16. Vi por ahí los comentarios del lector “RCY” quienquiera que sea, es el que ha hecho el análisis más visto de las estrategias que se pueden y deben seguir. Esto debería clarificar el pensamiento de JIMENEZ ESPRIÚ Y de LOPEZ OBRADOR y llegar rápidamente a la decisión basada en EL MENOR DAÑO POSIBLE .
    Ya el daño está hecho en la credibilidad del país y ahora que se cuantifiquen los costos , se vería realmente la problemática y costo de estas decisiones

  17. Excelente investigación y explicación de un proyecto viable y productivo, en contra de lo inviable y aparentemente improductivo del Tren Maya

  18. Excelente análisis el de este artículo. Claro, conciso y fundado en sólidos argumentos el comentario de RCY y muy enriquecedores los de Arturo y Sinhue. Me parece que el Presidente López tiene 2 alternativas al respecto: O continuar en curso con su costosa, temeraria e infundada terquedad o asumir con humildad su error y rectificarlo…para bien de su presidencia y para la de TODOS los gobernados.

  19. Ahora comprendo más la afectación financiera.
    Qué pasa con la gente que trabaja ahí, los contratistas y como se les puede ofrecer participación en el otro aeropuerto si debe ser por licitación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.