Es este artículo discuto dos temas centrales, primero algunas cuestiones en torno a la naturaleza de la consulta sobre “consulta nacional sobre el nuevo aeropuerto” —que se llevará a cabo del 25 al 28 de octubre— y en segundo lugar, enumero algunas cuestiones técnicas sobre las opciones que serán votadas.

Naturaleza de la consulta

Todo mecanismo de consulta sobre obras con recursos públicos es bueno. Lo importante es que se haga oportunamente y debe ser entonces un factor clave para la toma de decisiones. Lo que en este país no nos sirve es continuar consultando eternamente decisiones ya tomadas.

La decisión de construir el aeropuerto en Texcoco —nos guste o no— fue tomada hace muchos años con base en los mecanismos legales (incluidas consultas). Después de haberla tomado, se emprendieron obras que comprometen recursos futuros de las operaciones aeroportuarias. Estos compromisos habrá que pagarlos sí o sí. Cancelar Texcoco significaría que con los ingresos del nuevo aeropuerto en Santa Lucía se tendría que financiar no solamente su construcción sino el enorme pasivo que dejaría la cancelación del aeropuerto en Texcoco. Cargarnos a los ciudadanos, a través de una consulta, una decisión que debe ser gubernamental no es una salida aceptable. Los nuevos gobiernos en sociedades democráticas con alternancia en el poder siempre tendrán que enfrentar el reto de qué hacer con decisiones que trascienden en el tiempo. No los elegimos para evadir esta responsabilidad.

Ilustración: Víctor Solís

Cuestiones técnicas

1. La evidencia que existe hasta ahora y que no ha sido contradicha con elementos técnicos indica que:

a) La operación conjunta del aeropuerto actual y del aeropuerto de Santa Lucía es posible, sin embargo, en términos de la intensidad de operaciones, el número máximo de estas está muy por debajo del que se alcanzaría con el proyecto de Texcoco.

b) Aún suponiendo, sin conceder, que se lograse la viabilidad en términos del número de operaciones que menciono en el párrafo anterior, la vida útil del proyecto de Santa Lucía-Aeropuerto actual no excedería los 20 años. El horizonte de vida del proyecto de Texcoco es de 80 años.

2. El problema del acuífero del Valle de México seguirá existiendo con proyecto de aeropuerto en Texcoco o sin él. En realidad, tener un aeropuerto y no una expansión de la mancha urbana en la zona del lago de Texcoco es mucho mejor en términos del manejo de los recursos hídricos.

3. No es posible restituir el Lago de Texcoco. Se pueden hacer, como hasta ahora pequeños cuerpos cuya función es de regulación hidráulica. El hundimiento del Valle de México hace imposible pensar en recuperar un lago que perdimos por decisiones que iniciaron en el siglo XVII.

4. La postura que pretende analizar el impacto ambiental de la obra en Texcoco sin mirar el impacto ambiental que tienen otras obras que realizamos en cualquier otro lugar es, por lo menos, amañada. Bajo este argumento, no podríamos, en el límite, hacer ninguna obra, pues todas ellas tienen implicaciones ambientales. Habría entonces que desaparecer carreteras, ciudades, y lo que se les ocurra, pues su presencia ha sido, y es, profundamente depredadora de los ecosistemas no humanos. Queda claro que la salida es mitigar los efectos y no paralizar la actividad humana.

5. Tampoco he encontrado respuestas a lo que pasaría con la zona de Texcoco si no se construye el aeropuerto. Esta zona ha sido la última en ocuparse en el Valle de México pues es un mal sitio para asentamientos humanos. No construir el aeropuerto y obras aledañas implicaría tener asentamientos irregulares en ella muy poco tiempo. Basta con analizar el crecimiento de las zonas circunvecinas.

6. El argumento que menciona la influencia proyecto del aeropuerto en Texcoco sobre el crecimiento de la población de la zona es falaz por dos razones. Primero, la presencia del proyecto aeroportuario reduce la superficie disponible de manera muy significativa. Segundo, el crecimiento poblacional del área metropolitana en el Valle de México se va a dar, con aeropuerto o no. Quizá es mejor que por una vez, lo preparemos en las mejores condiciones. Es mucho mejor desarrollar una zona de servicios aeroportuarios con todas las previsiones, que esperar que esta surja de manera desordenada.

7. Uno puede mirar a otro lado y no ver que la demanda de transportación aérea está creciendo y lo seguirá haciendo en los próximos años. Suponer que un sistema aeroportuario, con tiempos de traslado promedio entre terminales de entre cuatro y cinco horas, es una buena solución a esta demanda, es no mirar las mejores prácticas internacionales de manejo aeroportuario (sin hablar de la multiplicación de los efectos de sitio).

8. La construcción del nuevo aeropuerto se ha retrasado más de 20 años. En términos de mercado, ya lo hemos perdido frente a los aeropuertos del sur de los Estados Unidos y Panamá. La industria del transporte aéreo tiene décadas diciéndonos esto. Parece que no es “sexy” escucharla.

9. El argumento del costo también es falaz. No suma el costo de cancelar el proyecto actual al de hacer uno nuevo. Por otro lado, subestima los costos de construcción de Santa Lucía, proyecto para el cual no existe, no se diga un proyecto ejecutivo que permita costearlo confiablemente, no se tiene ni siquiera un anteproyecto serio.

10. En términos de derechos humanos, este tema y otros muchos ponen siempre en conflicto derechos humanos distintos: desde el derecho a la movilidad de los 50 millones de pasajeros al año que usarían el aeropuerto hasta el de los pueblos originarios del Valle de México. Es muy difícil balancear estos derechos y el resultado siempre imperfecto.

Por último, es imposible que decisiones como esta puedan tener consenso. Siempre tendremos inconformes. Vivir en el disenso es parte de la condición de las sociedades democráticas.

 

Luis Álvarez Icaza
Director del Instituto de Ingeniería de la UNAM.

 

15 comentarios en “Texcoco versus Santa Lucía: ¿para qué consultar ahora?

  1. Esto sera el negocio del sexenio.
    Cancelan la obra: pagan penalizacion y aparte los trabajos realizados.
    Inician en otra ubicacion la obra con los mismos constructores y les vuelven a pagar todo. (Mencionen algunas empresas que tengan el capital social para semejante obra)
    En 5 años acabaran la obra en santa lucia (si tienen suerte por que la corrupción no parara) y se daran cuenta que no es suficiente y entonces regresaran a texcoco. (Pero toda la informacion sera clasificada y AMLO se respaldará con su consulta)
    AMLO esta como siempre enfocado en su negocio ypor todos lados ganara a costa de la poblacion mas ignorante que resulta ser la unica que lo apoya.
    Ahora bien, y cuando el pueblo se vea traicionado?
    Cual sera la reaccion?
    El problema sera cuando el amor se acabe y empiece la violencia en esta relacion basada en engaños.

  2. Coincido con lo planteado. En México hay obras de gran ingenieria nacional, lo que nunca me a gustado es la corrupción, o la hacen con materiales deficientes (línea 12 del metro) o le super aumentan los costos “al fin que el pueblo paga” la politica es mal negociante.

  3. Ésta es una postura completamente cerrada e inclinada hacia favorecer las posturas sociales (en nombre del “crecimiento humano” que sólo equivale a destrucción ambiental, como toda obra y demostrando ese complejo de superioridad que tienen los seres humanos de crees que porque tienen casa y pagan su agua ya tienen resuelta la vida, y que creen que van a tenerla siempre); y las posturas económicas (¡México se está quedando sin turismo!, o, no está a la par de la demanda [¿cuál?] cuando lo que frena el turismo es en realidad la inseguridad, la contaminación y la falta de infraestructura en seguridad y capacidad de proveer un ambiente seguro y sano).
    Cuando tengamos que salir con nuestro tanquesito de oxígeno a los que nos alcance y podamos pagar el costo del agua, entonces a ver si se preocupan.

  4. que se construya donde sea mas conveniente pero con dinero del los empresarios no del pueblo,ya que sera concesionado y el veneficio sera para los que tienen no para el pueblo.

  5. Todo se escucha aceptable. Pero qué tal que preguntamos cuánto va a costar trasladarse al aeropuerto de texcoco. Alguien tiene esa información acaso? Yo vivo en texcoco y diariamente por un tramo de 17 km pago 47 pesos ida y de vuelta, no están contemplando trenes o camiones gratuitos o metros como ahora conecta con el actual aeropuerto. Yo solo lo dejo a consideración. Quitaran el peaje debido al peso de la gente al aeropuerto. De quien es la autopista?

  6. Amañada o no, es mejor participar siquiera para que quienes tengan una buena información y certeza contribuyan. Aunque parezca que de nada sirve, involucrarse siempre será mejor que esperar y criticar sin mover un dedo.

  7. Y por qué no comentó sobre la opción de Toluca? Pienso que esa es mejor opción. Siendo así, lo leí un tanto tendencioso.

  8. En todo caso, y aunque la naturaleza del texto no es de carácter académico, el mínimo rigor intelectual debería obligarle a presentar las fuentes a cada uno de sus dichos. Desde la relativización del impacto ambiental, pasando por el estimado de pasajeros, hasta la imposibilidad de rescatar el lago. De otro modo, lo suyo es una reiteración de lugares comunes basado únicamente en la autoridad de su grado académico, lo que es en este caso, por lo menos, insuficiente.

  9. Santa Lucia mejor opcion, desgraciadamente los medios que estan vendidos con los grandes empresarios tienen que dar su version para seguir viviendo de la mentira, tambirn el porque se tomo dinero de las jubilaciones?? Y no se toma de otros rubros?? Pero gracias a que ya somos mas personas pensantes y los expertos dan explicaciones al respecto, y viajo en avion 2 veces al año por eso participo eh dicho…