Presentamos un adelanto de #NiUnaMás (Aguilar, 2018), libro de la periodista Frida Guerrera que trata sobre la crisis de feminicidios que vive México hoy en día.


Debemos tratar de ser mucho más profundos.
No nada más quedarnos en las escenas de horror, lo que paraliza, sino
tratar de buscar explicaciones que le ayuden a la gente a no quedarse paralizada.
Marcela Turati

El recuento del dolor: el feminicidio en 2016

En 2016 me di a la tarea de redactar una reflexión que en su momento tuvo poco eco: ¿Por qué la mayoría de nuestra sociedad tolera y calla los asesinatos contra las mujeres? Dolorosamente, no obtuve respuesta, ni siquiera mía. Aún no documentaba los feminicidios acaecidos en ese año.

Cuando tomé la decisión de investigar al respecto, me di cuenta de que adentrarme en el tema implicaba explorar un mundo de indiferencia social e institucional. Tendría que pelearme con mis propios demonios para digerir tanto dolor y tanta saña. Sabía que, al involucrarme, viviría inimaginables sensaciones ocasionadas por las atrocidades y las bajezas con las que las mujeres son asesinadas en nuestro país.

Es importante destacar que los datos que presento provienen de la información de mi blog: fridaguerrera.blogspot.mx. No son cifras oficiales ni pretenden descalificar la documentación de otras organizaciones sociales que por años se han dedicado a esto, pero sí constituyen otra manera de mostrar una realidad que urge conocer y cambiar.

Para indagar más acerca de los feminicidios en México, primero investigué en las notas rojas de toda la República. Después contabilicé, visualicé y busqué. Luego conocí algunas  de las familias afectadas. Me contaron sus vidas y sus historias. De modo que semana a semana en mi espacio titulado “La columna rota”, me empeñé en que los números adquirieran una identidad, un valor.

Las siguientes líneas son el recuento de 2016, un balance de la indiferencia y de la falta de empatía sociales. Muestran un interés por recordar a las mujeres que fueron víctimas de maltrato o muerte. También son un intento por comprender por qué las asesinaron. Deseo que todas estas historias no pasen inadvertidas y que la sociedad y las instituciones dejen de mostrarse indiferentes ante el sufrimiento y la injusticia.

En 2016 hubo en la República 1,559 mujeres destazadas, calcinadas, violadas, asesinadas a balazos, abandonadas en canales, ríos, terrenos, carreteras… desaparecidas, despojadas, denigradas, olvidadas, descalificadas.

Ahora, el recuento de feminicidios por entidad:

Aguascalientes: 5
Baja California: 66
Baja California Sur: 10
Campeche: 2
Ciudad de México: 80
Chiapas: 44
Chihuahua: 89
Coahuila: 30
Colima: 21
Durango: 3
Estado de México: 238
Guanajuato: 80
Guerrero: 103
Hidalgo: 27
Jalisco: 58
Michoacán: 68
Morelos: 55
Nayarit: 6
Nuevo León: 55
Oaxaca: 91
Puebla: 81
Querétaro: 14
Quintana Roo: 33
San Luis Potosí: 15
Sinaloa: 53
Sonora: 35
Tabasco: 31
Tamaulipas: 16
Tlaxcala: 4
Veracruz: 97
Yucatán: 9
Zacatecas: 40

Es verdad que los números resultan punzantes, es casi aberrante convertir vidas en cifras pero, seamos honestos, es una manera para obtener las constantes del crimen. Veamos: de los 1,559 feminicidios, 485 mujeres permanecen en calidad de desconocidas; 95 están reservadas por las autoridades; 979 fueron identificadas y reclamadas por sus familias. Sin embargo, todos estos números tienen una historia, por lo que no deben permanecer invisibles para las autoridades y la sociedad. En algún momento alguien podría encontrarlas.

En cuanto a los responsables, sólo 293 agresores están detenidos y bajo proceso judicial. Tan sólo el 18.79 por ciento de los feminicidios en el país fueron “investigados”; 1,155 de éstos no tienen ni responsables ni detenidos; 76 presuntos culpables se encuentran prófugos y 35 se suicidaron después de asesinar a sus parejas o exparejas sobre las mujeres asesinadas.

La documentación que aquí presento la obtuve de las notas rojas, que no siempre proporcionan datos relevantes como la edad de las víctimas. A continuación, algunas cifras e información alarmantes sobre las mujeres asesinadas:

• 398 mujeres “sin edad”.

• 249 se encuentran en el rango de 40 a 59 años, las cuales fueron dejadas en calles o asesinadas a manos de sus parejas o exparejas.

• 24 permanecen en calidad de desconocidas.

• 85 entre 60 y 90 años fueron asesinadas en supuestos asaltos o en manos de hijos o nietos y 9 de ellas permanecen en calidad de desconocidas.

• 275 entre 30 y 39 años fueron asesinadas por parejas o exparejas, sin embargo, en la mayoría se desconoce al agresor y 73 de ellas permanecen como desconocidas.

• 341 de 20 a 29 años fueron asesinadas por desconocidos (o no hay datos de sospechosos) y 61 siguen desconocidas. 

• 49 entre 18 y 19 años fueron asesinadas, en su mayoría, por parejas o familiares. De muchas se desconoce al agresor y 6 permanecen sin identificar.

• 115 son menores entre 11 y 17 años, y 13 de ellas permanecen sin identificar. La constante en este rango de edad es que son violadas o asesinadas en casa con sus madres y, en la mayoría de los casos, sigue sin conocerse al asesino.

• De 3 a 5 años sumaron 11, con la misma constante: asesinadas por familiares, padrastros o vecinos; 5 fueron violadas, asesinadas, abandonadas en canales o terrenos.

• 11 pequeñitas entre 1 y 2 años fueron asesinadas a golpes o asfixiadas por su padre o su madre. ¿Las causas? Porque no dejaban de llorar, porque les estorbaban. El tema es el poder que los adultos ejercen contra las niñas.

• Bebés de 0 a 11 meses: 12 bebitas asesinadas a golpes por sus padres o madres; reportadas desaparecidas y encontradas muertas. Los responsables son quienes debieron cuidarlas y protegerlas. Sólo uno de estos espeluznantes casos presentó violación: el 26 de mayo de 2016 una pequeña de 9 meses fue violada y asesinada por su padre y su tío en contubernio con la madre; esto sucedió en Baja California.

• 47 de 0 a 10 años: los nombres de 14 de ellas fueron reservados; 4 desconocidas y 3 recién nacidas; 26 de ellas fueron reclamadas por familiares.

• 9 a 10 años: 6 fueron asesinadas, en su mayoría, con sus madres; asesinadas por sus padrastros, violadas por conocidos o sus abuelos. Esto no sólo sucede en México, ya que América Latina se cimbró con el caso de Yuliana Andrea Samboní, de 7 años, violada y asesinada a golpes en Colombia, en diciembre de 2016. En México la indignación se sumó al resto del continente.1

¿Por qué nos solidarizamos con casos tan terribles en otros países cuando en México tenemos de sobra? María Julieta Borroel Montolla, de 8 años, salió de su casa a la tienda. Jesús Cruz la llevó a su casa, la violó y la asesinó a golpes. Esto sucedió el 4 de mayo de 2016, en el estado de Jalisco.

Podría pensarse que plasmar fríamente los números de los feminicidios es amarillista, pero tiene la intención de que tomemos conciencia de que todos los días nuestras mujeres son asesinadas y desaparecidas. Los datos son alarmantes y las preguntas siguen siendo las mismas: ¿Por qué nuestra sociedad tolera y calla los feminicidios?, ¿por qué nos mantenemos alejados del tema?, ¿por qué es tan difícil ponerse en el lugar de los familiares de estas mujeres?

Es indignante saber que en México el feminicidio no se investiga y que muy pocas personas lo toman en serio. No obstante, algunas voces tratan de hacer visibles a las mujeres: quiénes son, el vacío que dejaron, los sentimientos que muchas familias enfrentan. Otro factor es confrontar a las autoridades que poco hacen por dar respuesta a las familias, ya que se muestran indolentes y no tienen ningún interés por solucionar los crímenes.

Ejemplo de ello es que a la fecha ya han sido asesinadas 1,658 mujeres: 1,322 feminicidios (crimen de odio contra la mujer por conductas y creencias machistas. Violencia de género, con base en la discriminación. Matar a una mujer por el hecho de ser mujer. Fenómeno sociocultural surgido de la misoginia; afirma Marcela Lagarde: “El feminicidio es el genocidio contra mujeres y sucede cuando las condiciones históricas generan prácticas sociales que permiten atentados violentos contra la integridad, la salud, las libertades y la vida de niñas y mujeres. Hay condiciones para el feminicidio cuando el Estado —o algunas de sus instituciones— no da las suficientes garantías a las niñas y mujeres, no crea condiciones de seguridad que garanticen sus vidas en la comunidad, en la casa, ni en los espacios de trabajo, de tránsito o de esparcimiento. Más aún, cuando las autoridades no realizan con eficiencia sus funciones. Cuando el Estado es parte estructural del problema por su signo patriarcal y por su preservación de dicho orden, el feminicidio es un crimen de Estado.” 336 homicidios de mujeres (asesinato de una persona sin importar su género. Atentar contra la vida de una persona de forma indistinta). ¿Cuántas más necesitamos para tomar en serio el feminicidio en México? Todos los días nos están asesinando, entendámoslo: el #Feminicidio es #EmergenciaNacional.

Alerta de violencia de género

Para entender el fenómeno del feminicidio, debemos establecer la diferencia entre homicidio y feminicidio. De acuerdo con Marcela Lagarde y de los Ríos, antropóloga feminista quien acuñó el término en México en 1994, “el femicidio es una voz homóloga a homicidio y sólo significa asesinato de mujeres”. Por eso, para diferenciarlo, preferió el término feminicidio y denominar, así, al conjunto de violaciones a los derechos humanos de las mujeres que contienen los crímenes y las desapariciones de éstas, y que fueran identificados como crímenes de lesa humanidad. El feminicidio es el genocidio contra mujeres y sucede cuando las condiciones históricas generan prácticas sociales que permiten atentados violentos contra la integridad, la salud, las libertades y la vida de niñas y mujeres.

En México, este tema adquirió relevancia a partir de 1993, año en que se registró una cantidad importante de mujeres desaparecidas o asesinadas en Ciudad Juárez, Chihuahua. Sin embargo, fue hasta 2013 que se acuñó el vocablo de feminicidio y ganó más espacio, debido a los hechos aludidos de Ciudad Juárez.

En nuestro país son asesinadas apróximadamente entre 7 a 8 mujeres todos los días y la saña con la que las exterminan es cada vez mayor: mujeres dejadas en desagües, canales de aguas negras, en lotes baldíos, en matorrales, encobijadas, enmaletadas, en bolsas de plástico, quemadas, descuartizadas, violadas, y también asesinadas en el único lugar seguro que tienen: sus hogares, asesinadas por parejas, exparejas, amigos, padres, hermanos o desconocidos.

Citando nuevamente a Marcela Lagarde, “el feminicidio es un crimen de Estado” y al Estado mexicano lo único que le interesa es negar las cifras, negar las historias, justificar a través de medios de comunicación afines al gobierno de Enrique Peña Nieto, los feminicidios, con frases tan triviales como: “Ella se lo buscó”, “estaba metida con la delincuencia organizada”, o “son asuntos privados”.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) muestra que la violencia contra la mujer se caracteriza por tres rasgos:

• Invisibilidad: producto de pautas culturales que priman en nuestra sociedad. Entre estos casos está la violencia intrafamiliar o de pareja y abusos sexuales de conocidos, familiares o desconocidos. Además de la marginación de la persona por parte de la sociedad misma, incluso por parte de las autoridades.

• Normalidad: cuando la violencia es continua, se llega a un punto en donde la agresión es justificada o normalizada viéndose como una autorización para realizar las violaciones a los derechos y la integridad de la mujer. 

• Impunidad: la impunidad de la violencia que se da entre las parejas es justificada como “natural” o como “asunto privado”, no es juzgada como violación a ningún derecho y, por lo tanto, no es sancionable.

En el Artículo 325, el Código Penal Federal señala:

Comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer por razones de género. Se considera que existen razones de género cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:

I. La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo;
II. A la víctima se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia;
III. Existan antecedentes o datos de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar, del sujeto activo en contra de la víctima;
IV. Haya existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza;
V. Existan datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima;
VI. La víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida;
VII. El cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en un lugar público.
A quien cometa el delito de feminicidio se le impondrán de cuarenta a sesenta años de prisión y de quinientos a mil días de multa.

En cada uno de los códigos penales estales se lee exactamente el mismo artículo, sin embargo, los protocolos locales los califican bajo preceptos diferentes, por lo que la mayoría de los feminicidios son catalogados como “homicidios dolosos”.

El 28 de abril de 2016, Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, declaró e hizo el siguiente llamado desde Coahuila:

Es urgente homologar el feminicidio de acuerdo al Código Penal Federal y prohibir la conciliación en casos de violencia familiar, pues con frecuencia las mujeres víctimas otorgan el perdón por amenazas de sus agresores y con ello se pierde la oportunidad de hacer justicia y evitar que estas circunstancias se repitan. Después de una conciliación hay un acto de violencia más delicado que a veces termina con la vida de las mujeres. Es necesario garantizar que los códigos civiles brinden trato igualitario en derechos y obligaciones entre cónyuges, pues cada día que pasa se pone en riesgo a muchas mujeres.2

Lamentablemente queda en eso: en discursos, campañas inservibles como “Nosotros por Ellas”, acciones que mantienen vulnerables las vidas de cada una de nosotras.

La negación gubernamental sobre el tema se ve reflejada en el discurso y en la realidad de los hechos, el feminicidio. De esta forma, no sólo es perpetrado por un agresor cercano a la víctima; curiosamente como bien se cita en el último apartado del Código Penal Federal, se considera feminicidio el acto de exponer y exhibir el cuerpo de la víctima en un lugar público; aspecto en el que también se comete una falta, ya que la mayoría de las mujeres son abandonadas en las calles de México (registrado en la base de datos que existe en el blog FridaGuerrera).

Es importante señalar la relevancia en los medios de comunicación, ya que se mediatizan sólo algunos de los cientos de casos que hay en el país, como sucedió recientemente con el caso de Mara Fernanda Castilla Miranda. Desaparecida el 7 de septiembre de 2017 en Puebla, cuando abordó un taxi de la empresa Cabify y fue encontrada violada y asesinada el 15 del mismo mes. El caso generó marchas e indignación en redes sociales y, paradójicamente, dejó invisible el resto de los feminicidios. El trato que algunas notas periodísticas les dan a los feminicidios denigra en sí, el hecho, con el señalamiento constante de: “Se dedicaba a la prostitución”, o “tenía relación con algún líder de la delincuencia organizada”, para “justificar” el feminicidio ante la sociedad, concluyendo “si te matan es porque te lo buscaste”. No hay nada más falso en México que el supuesto de que las mujeres asesinadas sean únicamente de un sector o grupo; pertenecen a todos los niveles sociales, por lo que ninguna mujer está exenta.

Ahora bien, la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM) es el conjunto de acciones de emergencia implementadas por un gobierno para enfrentar y acabar con la violencia feminicida. Examina desde protocolos de investigación sobre feminicidios, hasta programas de prevención y reformas para eliminar la desigualdad en la legislación y política pública que atentan contra los derechos humanos de mujeres y niñas. Por desgracia, en la práctica, tales alertas no funcionan. Parece que únicamente sirven para que los gobernantes digan en sus discursos que están tomando medidas para evitar la violencia intrafamiliar o social en la que estamos las mujeres, o bien, lo hacen para que algunos funcionarios se llenen los bolsillos con los millones de pesos que el gobierno otorga a los estados que obtuvieron dicha alerta. Y lo digo con pruebas: los números de vidas arrancadas son alarmantes. De acuerdo con las estadísticas, las alertas de violencia de género no han dado los resultados esperados pues, más bien, actúan como mecanismos de simulación ante la ineficacia de los funcionarios y gobernantes.

Hasta la fecha van 1,322 mujeres asesinadas (hasta agosto/septiembre de 2017). Estas cifras son muy alarmantes. No podemos mantenernos indiferentes ante este contexto tan desolador. Discursos van y vienen, campañas nulas, alertas de género (AVG) en los diferentes municipios de estados como: Veracruz (11), Chiapas (26), Estado de México (11), Michoacán (14), Colima (5), San Luis Potosí (6), Sinaloa (5), Guerrero (8), Morelos (8), Nayarit (5 municipios), Nuevo León (5) y, a pesar de todo ello, no se ha podido contener esa barbarie.

¿Seremos capaces de detener los feminicidios en México?, ¿dejaremos de contabilizar muertes de mujeres todos los días?, ¿dejaremos de ser testigos silenciosos de este fenómeno?, ¿algún día podremos dormir tranquilos, confiando en que nuestras hijas, hermanas, madres, amigas están a salvo?, ¿cuándo entenderemos que no es un tema sólo de pobres, que centenares de mujeres son asesinadas en todos los ámbitos sociales?, ¿qué necesitamos ver para no ignorar que tanto bebés como mujeres de la tercera edad son asesinadas todos los días, y que pocas son las voces que exigen o hacen algo por detener este horror?

Por todas estas interrogantes es que considero una necesidad urgente visualizar, denunciar, investigar y, sobre todo, prevenir el feminicidio. Para iniciar este camino debemos estar conscientes de que no es que las alertas de violencia de género fallen más bien son las autoridades las que no sirven.

La violencia, usos y costumbres

Durante décadas, en la mayoría de los estados de México la violencia hacia las mujeres siempre se ha visto como algo normal. Por tal motivo, cuando hablé con una mujer indígena acerca del feminicidio, para ella el tema no representa absolutamente nada, no tiene cabida en su contexto de vida. “Así es el pueblo”, me contestó una mujer. A esto me refiero cuando digo que esas acciones son parte de los usos y costumbres.

En una ocasión tuve la oportunidad de conversar sobre el tema con Inés, la mujer que por años se ha encargado de la limpieza de mi casa. Cuando yo le hacía preguntas sobre su entorno y los posibles eventos de agresión física y psicológica, ella no podía entender que todo lo que le pasó dentro de su comunidad, en general, y en su matrimonio, en particular, no era normal, que eran manifestaciones de violencia de género.

Mientras Inés y yo hablábamos de esta terrible historia, ella se sinceró:

—Allá, en mi pueblo, asesinaron a una muchacha que se quedó viuda. El hermano del difunto la cortejó y ella al principio le dijo que sí, después le dijo que no, y entonces él la mató frente a sus hijas.

—¿Y qué le hicieron al asesino?

—Nada, la autoridad nomás le entregó el cuerpo a su familia para que lo enterraran. Él sigue ahí en el pueblo, las hijas de ella están en Oaxaca, una ya se casó.

—Ninguna mujer debe permitir que la lastimen. El crimen no es normal, el asesinato de una mujer se conoce como feminicidio.

 

Frida Guerrera
Periodista.


1 http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-38215299.

2 Leopoldo Ramos, “Urgente homologar leyes contra el feminicidio: Osorio Chong”, La Jornada, 28 de abril de 2016.

 

Un comentario en “El feminicidio en México duele

  1. Frida Guerrera ha hecho un trabajo increíble respecto a un fenómeno que tanto ha lastimado al país como lo son los femenicidios. Su historia lo demuestra. Sin embargo, al menos una mujer ha usado perversamente este trabajo de Frida Guerrera con el fin de llevar a cabo un proceso de alienación parental, y la compañera Frida cayó ingenuamente en esta perversión. Es precisamente estas conductas de buena voluntad de algunas compañeras feministas las que llevan a crear visiones negativas sobre la importancia del feminismo como propuesta humanista y democrática.