Este texto está escrito por Frank Aguirre, aspirante independiente a la diputación local del Distrito 2 en Baja California Sur. Nexos, ante el interés de la mayor pluralidad posible, abre sus puertas a aspirantes independientes que gusten escribir sobre sus experiencias en la recolección de firmas.

El lunes 11 de diciembre del 2017 comenzamos ciudadanas y ciudadanos entusiastas de La Paz una travesía en Baja California Sur sin precedentes: recolectar las firmas necesarias para lograr el registro de la única aspiración independiente a una diputación local por el Distrito II de Baja California Sur. Nadie antes había podido juntar las firmas en este distrito.

Hubo meses de preparación para lograr nuestras cuatro metas internas:

• Rebasar por más del 110% de las firmas necesarias para el registro.

• Recorrer en su totalidad las 45 secciones que integran el Distrito II.

• Duplicar el porcentaje mínimo de firmas por secciones que solicitaba el IEE (1% de cada sección).

• Conseguir el porcentaje de firmas provenientes de todas las secciones electorales (el INE solicitaba como mínimo conseguir las firmas de al menos 23 de las 45 secciones).

 

A pesar de la apatía de la que se habla a diario, nosotros fuimos bien recibidos en la mayoría de las colonias que visitamos. Dimos más de 400,000 pasos en total, a través de todas las colonias del distrito, en donde nunca faltó el vaso de agua, la comida con vecinos o la charla tendida en patios ajenos.

Mientras leíamos y escuchábamos las noticias del resto del país sobre la recolección de firmas en las aspiraciones presidenciales y la problemática con la aplicación, de nuestra parte contadas fueron las ocasiones en las que tuvimos problemas para capturar las firmas. Eso sí, la aplicación es excluyente con las personas de la tercera edad con problemas de motricidad fina, incapacidad visual o incluso con quienes no saben escribir o leer. Nuestro sistema electoral no es para todas y todos los mexicanos de este país.

Tan no es para cualquiera el poder se independiente, que solo para poder registrarse como aspirante se coarta el derecho a ser votado. Ejemplo: para registrarse como aspirante el INE exige que se entregue en tiempo limitado la consolidación de un Asociación Civil (con motivos fiscales, para poder auditar tus ingresos y egresos durante la junta de firmas y la futura campaña), para eso necesitas dinero pues hay que costear:

• La apertura de tres cuentas bancarias.

• Pago de escrituras  ante notario para elaborar acta constitutiva

• Saldo de notificación ante el registro público de la propiedad.

En total un aproximado de más de 60 mil pesos. Imposible que un ciudadano promedio pueda aspirar cuando así lo desee a una candidatura independiente. Nuestra democracia electoral es para unos cuantos.

Durante la junta de firmas hubo dudas de las vecinas y vecinos sobre si estábamos asociados al Bronco o a la Ola Independiente de Ríos Piter, ya que en la ciudad hubo un conglomerado de independientes que así decidieron unirse. Nosotros discrepamos por las formas en las que este proceso se daba, sin reglas claras ni un plan de trabajo concreto, o un piso mínimo de ideas, valores y principios éticos, además de nuestro nulo interés por replicar vicios partidistas.

El tiempo nos terminó dando la razón de irnos por nuestra cuenta, aunque fue complicado aclararle al firmante la diferencia entre nuestro pequeño pero trascendental movimiento local y las demás candidaturas independientes de figuras con renombre. Pero al explicarle que nadie de quienes hacíamos esta labor recibíamos un peso por ello, comentarles de el hecho de no haber militado nunca en ningún partido político, y que además este grupo estaba integrado por investigadoras, docentes, médicos, ingenieros, artistas, activistas, profesionistas diversos, padres de familia y vecinos comunes que queremos otra ciudad y otro estado, poco a poco comenzaban a ver que teníamos una preocupación y un lenguaje común: urge personas preparadas pero ajenas al sistema político que ocupen espacios de representación popular, y ciudadanicen las instituciones.

A unos días de registrar esta candidatura independiente podemos decir abiertamente que rebasamos nuestras metas internas:

Juntamos el 150% de las firmas requeridas por el Instituto Estatal Electoral, demostramos que se puede hacer política austera con recursos propios (solo gastamos 2,600 pesos en efectivo para banderas hechas a mano, calcas, playeras, postales, pues la mayor labor se hizo casa por casa, a pie), recorrimos las 45 secciones electorales del distrito, en donde recolectamos de entre el 2% y el 5% de firmas por sección, y juntamos el porcentaje mínimo de la totalidad de las secciones (no solo de las 23 mínimas que se tenía como requisito) y ahora estamos a unos días de lograr el histórico registro.

Esto no se hubiera logrado sin la dirección y tenacidad de una ingeniera en fuentes de energía renovables, sin la coordinación territorial de un futuro politólogo de tan solo 20 años, o la experiencia y templanza de una mercadóloga experta en comunicación. Y claro sin la participación de voluntarios y la asesoría de miembros de este proyecto, ni las más de 1,600 personas que nos dieron su permiso para ser el aspirante independiente más joven del estado.

 

Frank Aguirre
Aspirante independiente a la diputación local del Distrito 2 en Baja California Sur.