Chicles. Cada año se consumen 580,000 toneladas de chicle en el mundo. Los ciudadanos estadunidenses se gastan al año cuatro mil millones de dólares en chicles.

Manchas. Los esfuerzos reclamados por la lucha contra la suciedad en el transcurso de los milenios son heroicos e infinito es el despliegue de energía y material que han costado. Hasta quien no se fíe un pelo de las estadísticas se asustará al oír que en Alemania se consumen año tras año más de 620,000 toneladas de detergente. En el globo entero se habla de más de 22 millones. La cantidad de jabones, polvos, gotas, aerosoles y líquidos destinados al lavado es abundante, siendo sólo superada, posiblemente, por el surtido de quitamanchas. Quien introduce este término en un buscador de internet puede deleitarse con 25,000 ilustraciones de rico colorido.

 

Fuente: Hans Magnus Enzensberger, Panóptico (traducción de Richard Gross), Malpaso Ediciones, Barcelona, 2016.