En 1975 un grupo de académicos expertos en la Europa del Este comunista y en la Rusia soviética se reunieron en Bellagio para discutir sobre el estalinismo. ¿Qué fue y de dónde vino? ¿Fue el resultado lógico del bolchevismo, o de su perversión? ¿Una renovación del impulso revolucionario o su Termidor? ¿Debían buscarse sus raíces en el marxismo o en el nacionalismo ruso? Según un registro de las actas, los participantes no sólo no llegaron a un consenso respecto a cómo definir el estalinismo; ni siquiera se pusieron de acuerdo sobre si debían hacer el intento de definirlo. Sobre lo único en que estaban de acuerdo era en que, como bromeó un ocurrente, el estalinismo “no vino del budismo”.

 

Fuente: TLS, enero 18, 2018.