~La cantidad de palabras en las novelas de Ernest Hemingway suma más de 865,000; de ellas, 50,200 son adverbios. En promedio, por cada 17 palabras que Hemingway escribió una de ellas era adverbio.

02-palabras-1

~En la novela The Hobbit, su autor J. R. R. Tolkien usó la palabra él alrededor de 1,900 veces. ¿Cuántas veces ella? Una. Al principio, al referirse a la señora Bilbo.

~En sus catorce novelas, Joseph Conrad usó la palabra él tres veces más que ella.

~Por cada 100,000 palabras Vladimir Nabokov usa cerca de 460 palabras que se refieren a un color. Es un promedio altísimo. Los mismos colores aparecen sólo 115 veces por cada 100,000 palabras en el Corpus of Historical American English.

02-palabras-2

~Palabras que más indican género en las novelas clásicas. MASCULINO: Jefe, trasero, civil, más grande que, absolutamente, enemigo, colegas, rey, público, contacto. FEMENINO: Almohada, encaje, rizos, vestido, porcelana, falda, cortinas, copas, sábanas, “se encogió de hombros”.

~D. H. Lawrence es quien más ha utilizado símiles de animales en su obra; en sus doce novelas, por cada 100,000 palabras hay símiles de animales 22 veces.

~En 1989 el libro de Stephen King The Dark Half superó todos los casos previos en que el nombre del autor era más grande que el título; en este libro el nombre Stephen King ocupó el 47% de la portada.

~Ray Bradbury declaró que su palabra favorita era “canela”; sin embargo, la palabra de una especie que más veces figura en su obra es “hierbabuena”: un 50% frente al 6% de “canela”.

~Las tres palabras qué más aparecen en la obra de Jane Austen son civilidad, imaginarse e imprudencia. En Agatha Christie: pesquisa, coartada y espantoso. En Harry Potter de J. K. Rowling: vara, mago y poción.

02-palabras-3

~Los clichés que algunos autores han usado con mayor frecuencia en sus obras. Isaac Asimov: “Es historia pasada”. Jane Austen: “Con todo mi corazón”. Ray Bradbury: “A final de cuentas”. William Faulkner: “Tarde o temprano”. James Joyce: “De lo sublime a lo ridículo”. Vladimir Nabokov: “En pocas palabras”. Salman Rushdie: “La gota que derramó el vaso”. J. R. R. Tolkien: “Justo a tiempo”.

 

Fuente: Ben Blatt, La palabra favorita de Nabokov es malva. Lo que los números revelan sobre los clásicos, los bestsellers y nuestra propia escritura, Simon & Schuster, Nueva York, 2017.

 

Un comentario en “Palabras recurrentes