La enorme vanidad de los deseos se muestra en que yo, por ejemplo, tengo el deseo de llenar tan pronto como sea posible un bello cuaderno. No obtengo nada con eso; no lo deseo porque muestre mi productividad; es sólo el ansia de librarme muy pronto de algo que ya se ha hecho habitual; aun cuando tan pronto me haya librado de él empiece uno nuevo y todo se repita otra vez.

Fuente: Ludwig Wittgenstein, Aforismos. Cultura y valor, Espasa Calpe, Madrid, 1995.

04-cuaderno