La izquierda mexicana la componen tres corrientes que provienen del siglo XIX: la socialista, la nacionalista y la socialcristiana. Vivas todavía, estas corrientes han alternado en importancia nutriéndose de las otras. Aunque en competencia, las izquierdas también lograron constituir alianzas estables, incluso orgánicas. Un ejemplo no tan lejano fue la fusión de los socialistas con los nacionalistas encabezados por Heberto Castillo de la que surgió el Partido Mexicano Socialista (PMS) en 1987, y de éste con la nacionalista revolucionaria de raigambre priista, dando lugar al Partido de la Revolución Democrática (PRD) en 1989. El declive de la izquierda socialista se profundizó con la caída del Muro de Berlín, mientras que el debilitamiento del nacionalismo revolucionario con la globalización favoreció el indianismo neozapatista, con fuertes influencias del socialismo (Marcos) y del socialcristianismo (Samuel Ruiz), evidencia también de la convergencia de las corrientes históricas de la izquierda. Entre otras causas, el surgimiento de aquél mermó al neocardenismo (1994) y el reflujo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), posterior a la gran movilización nacional de 2001, despejó el camino al liderazgo carismático de Andrés Manuel López Obrador.

El nacionalismo revolucionario —al cual se le diagnosticó en estado crítico desde los noventa—1 no sólo resistió la hegemonía neoliberal, antes bien recuperó una inesperada actualidad con la irrupción de los populismos en el mapa político. Y el candidato transexenal de la izquierda mexicana, muerto y enterrado después de cada elección presidencial, revive en la siguiente. Habríamos de preguntarnos entonces acerca de las razones de la vigencia de la corriente nacionalista —que incluso ha impedido la emergencia de nuevas izquierdas—, sobre sus transformaciones de la última década, la relación de aquélla con una protesta pública a la alza durante la transición democrática, el papel que juega dentro del orden político neoliberal y las posibilidades de un discurso rupturista en la circunstancia actual.

02-populista-2

Ilustraciones: Fabricio Vanden Broeck

De la unidad a la fragmentación

Con la incorporación de la izquierda en el sistema político la unidad de las formaciones partidarias fue un objetivo estratégico para varias de éstas. Los esfuerzos en ese sentido sacrificaron las siglas del Partido Comunista Mexicano (PCM), que databan de 1919, para formar el Partido Socialista Unificado de México (PSUM) en 1981, antes de fusionarse con las fuerzas nacionalistas de las que hablamos. Cada paso en esa dirección diluía el perfil ideológico de las agrupaciones aunque no borraba los liderazgos preexistentes ni las lealtades forjadas en años de militancia incluso clandestina, de manera tal que desde la fundación misma el PRD ya había una tribalización incipiente. También, como señalan algunos, el PMS no logró los resultados deseados y la candidatura presidencial de Heberto Castillo en 1988 apenas alcanzó una intención de voto de 2%, por lo que la declinación en favor de Cuauhtémoc Cárdenas y la disolución del PMS para ceder el registro al PRD representó la salida a la crisis interna.2

Sin duda, la persecución de que fue objeto durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari dificultó la consolidación del PRD, además de poderosos factores internos —autoritarismo, deserciones, desorganización, falta de respeto a las normas, etcétera— que provocaron un rápido retroceso que colocó en un lejano tercer lugar a su candidato en las últimas contiendas presidenciales del siglo XX. Para completar el cuadro, en 1994 la rebelión neozapatista alejó a los electores de la izquierda; y en el 2000 el “voto útil” quitó varios puntos a Cárdenas que resultaron decisivos en la victoria de Vicente Fox. No obstante, algo del impulso original que motivó la fundación del PRD le permitió ganar la jefatura de gobierno del Distrito Federal en 1997, si bien cabe recordar que desde su incorporación al régimen político el voto de la izquierda en las elecciones federales creció de manera consistente en la capital del país.

Bastión de la izquierda, la Ciudad de México ofreció proyección nacional a López Obrador. Para 2003 el político tabasqueño era ya el líder indiscutido del perredismo y el prospecto de la izquierda para la presidencia. También había cundido el desánimo en la ciudadanía con respecto de la gestión de Fox y de la alternancia hacia la derecha que no desmontó el Estado autoritario, prorrogando la alianza de facto entre el PRI y el PAN que había permitido gobernar a Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo, este último ya sin mayoría de su partido en el Congreso. El asedio del jefe del Ejecutivo federal a la administración capitalina, con el añadido del desafuero de AMLO en abril de 2005,3 no hizo más que potenciar la figura del tabasqueño que al año siguiente ganó la elección federal en más de la mitad de las entidades del país, superando en casi nueve millones de sufragios la votación histórica de la izquierda alcanzada en 1988.4

La estrategia política que consolidó la figura de AMLO fue sumamente eficaz: la organización de comités de simpatizantes a escala nacional, el contacto directo con la gente a través de giras a todos los municipios del país, el empleo de los programas sociales para ganar clientelas políticas, la movilización constante de sus bases en grandes concentraciones públicas —las protestas por el desafuero, las manifestaciones con motivo de la elección del 2 de julio, etcétera—, el marcar la pauta de la agenda pública por medio de las conferencias matutinas, un lenguaje directo y sencillo (con una fuerte carga moral) en el que claramente están identificados adversarios y aliados a través de oposiciones binarias, y la elusión de temas controvertidos que pudieran dividir a sus simpatizantes (aborto, drogas, matrimonio igualitario, etcétera). Sin embargo, el personalismo e intolerancia de AMLO, aunado a que había construido una estructura organizativa a su disposición de la cual él personalmente se ocupaba, debilitó su posición dentro del PRD perdiendo los hilos a manos del grupo Nueva Izquierda (mejor conocido como los Chuchos). Esta corriente, formada por ex militantes del Partido Socialista de los Trabajadores (PST) y ex guerrilleros de la Liga Comunista 23 de Septiembre, se hizo del aparato partidario en 2008 tras la desastrosa conducción de Leonel Cota Montaño.

El ánimo militarista de Felipe Calderón Hinojosa, su nula interlocución con las clases populares, los balbuceos de las reformas estructurales (Alianza por la Calidad Educativa, liquidación de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro), la desaceleración económica al final del sexenio y la inminencia del regreso del PRI a la presidencia revivieron las posibilidades electorales de AMLO, después de las desafortunadas iniciativas de ocupar el Zócalo y el Paseo de la Reforma durante 48 días y de ungirse “presidente legítimo”. Enfrentado el tabasqueño con Nueva Izquierda, las filas perredistas solamente las cohesionó la expectativa de obtener muchas curules en la elección constitucional de 2012, fracturándose tras la derrota la izquierda nacionalista. Con todo, AMLO obtendría un millón de votos más (15 millones 896 mil 999 en total) que en 2006.

Dos meses después de la elección, López Obrador anunció en un acto público su separación del Frente Progresista —integrado por el PRD, Movimiento Ciudadano y el Partido del Trabajo— con el objeto de transformar al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en un partido político, constituyéndose como tal en noviembre de 2012. Asociación civil desde septiembre de 2011, Morena logró el registro como partido político nacional en julio de 2014. Y, prácticamente en paralelo a la constitución de Morena, la dirigencia del PRD inició las negociaciones con el PRI, el PAN y el gobierno entrante que culminaron con la firma del Pacto por México en diciembre de 2012, oxígeno puro para las tambaleantes dirigencias opositoras.

Suave patria

La izquierda socialista concibió a la clase trabajadora como el objeto de su acción y discurso político, considerándola el sujeto de la transformación radical del país. Con los movimientos sociales de los setenta, esta izquierda incorporó también a las mujeres y los jóvenes como actores del cambio. El PRD dio un giro discursivo al plantearse el rescate de la República de manos del neoliberalismo, la creación de instituciones que reemplazaran el corporativismo estatal —cimentado en el cardenismo histórico—, la recuperación de los ideales de la Revolución mexicana y la adopción del ciudadano —agregado ahora en la sociedad civil— como referente ideológico. Tras el ascenso del obradorismo en el siglo XXI se apeló al pueblo, mas no al pueblo liberal (abstracto), sino el pueblo romántico, identificado con las clases productivas (empresarios honestos y trabajadores manuales) y los desposeídos: un pueblo unitario, bueno y homogéneo confrontado con las clases parasitarias (banqueros, especuladores, políticos, monopolistas), tesis que sin objeciones habría suscrito el conde de Saint-Simon.

Con el afán de reinventarse como hombre pacífico —no hay que olvidar que el presidente de la guerra lo adjetivó de violento— desde 2011 AMLO empleó la imagen de la “república amorosa” como catecismo del hombre público. De esta forma, con nociones extraídas del cristianismo (amor al prójimo, los “no robarás” y “no engañarás”) el tabasqueño reforzó un planteamiento hasta entonces fundamentalmente civilista (austeridad republicana, revocación del mandato), compaginando las perspectivas de la izquierda nacionalista con las de la corriente socialcristiana. Quizá tuviera influencia en el nuevo mensaje obradorista el despliegue nacional del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD), de Javier Sicilia, que desde los postulados cristianos condenó los desmesurados costos de la guerra contra el crimen desatada por Calderón Hinojosa, otro católico practicante.

02-populista-1

El arcaísmo y la sencillez del discurso obradorista no representa un lastre para su causa como bien podríamos pensar. Por el contrario, le ha permitido al tabasqueño convencer a un segmento importante de la población de que el cambio es posible sin que se trastoquen los cimientos de la nación y sin que tampoco las clases populares tengan que abandonar su universo de valores —carece de alusión alguna al “hombre nuevo”—, ambos escollos insuperables para la izquierda socialista del siglo anterior. AMLO propone una suerte de revolución pacífica cuyo objetivo no es restaurar el orden perdido, sino un proyecto comunitario que acabe con los factores disruptivos (el abuso, los privilegios, la corrupción) del pacto social y permita la convivencia armónica dentro del marco republicano. El ideario del tabasqueño remite a la comunidad ética rusoniana más que al mesianismo redentorista de un autoerigido “salvador de la patria”.5

Pero ese aroma a viejo del lenguaje político de López Obrador también tiene algo de actualidad, acaso un revival posmoderno. A partir de la crisis global de 2008, medios, intelectuales, políticos y religiosos condenaron “la codicia de Wall Street”, la inmoralidad de los ricos —curiosamente como la contenida burguesía victoriana veía a la aristocracia— y la pérdida de valores que condujeron a la especulación desenfrenada en el mercado financiero. Incluso sociólogos tan respetables como Alain Touraine consideraron que el único dique para contener el capitalismo desregulado sería la conformación de un “sujeto moral” colectivo que reinsertara en el orden “postsocial” los valores democráticos y velara por los derechos humanos básicos.6

Mientras AMLO se apropió de esos elementos republicanos y cristianos para construir su discurso político, Nueva Izquierda se etiquetó “moderna”, queriendo significar su carácter institucional al explicitar la renuncia a la política callejera empleada por Morena. También con raíces en el nacionalismo —el PST planteaba sumarse al régimen como socio menor para realizar los ideales de la Revolución mexicana— la corriente hegemónica dentro del perredismo quiso reconstituirse adoptando el modelo de socialdemocracia europea, postulando una transformación gradual de la sociedad en favor de la equidad y la ampliación de los derechos de los ciudadanos. No obstante estos buenos deseos —una fuga hacia adelante más que expresión de una tendencia arraigada en un núcleo partidario—, la posibilidad de convertir al PRD en una formación socialdemócrata quedó limitada de origen por la inexistente conexión del partido con los sindicatos, condición histórica que permitió a la socialdemocracia ocupar un lugar fundamental en la geografía política europea al contar con una base electoral de masas. En Latinoamérica sencillamente eso no ocurrió, y en México el régimen posrevolucionario fue quien se hizo de los sindicatos corporativos poniéndolos en manos del PRI.

¿Populismo?

Definir el populismo es cada vez más difícil dada la carga ideológica que posee el vocablo, más cuando se sitúa como ahora fuera del binomio centro derecha/centro izquierda, eje del consenso político neoliberal, sin que por ello quienes caben en el concepto renuncien a la participación democrática o se marginen de las instituciones republicanas. Para D’Eramo el término populismo tiene significados tan diversos desde que entró en el lenguaje político después de la posguerra que en rigor es un concepto vacuo, pues funciona más para descartar a los adversarios que para entender la política, justo ahora “que el mundo entero parece precipitarse hacia un despotismo oligárquico y en el que por ello ha vuelto con fuerza la oposición entre oligarcas y plebeyos”. Haciéndose cargo de su pluralidad de significados, Laclau y Mouffe prefieren definirlo como una forma de construcción de lo político con base en “una frontera interna que divide a la sociedad en dos campos”, apelando recurrentemente “a la movilización de los de abajo frente a los de arriba”.7

El populismo es una lógica política, por lo que no posee una ideología particular ni mecanismos de acción exclusivos, empleando recursos diversos de acuerdo con las circunstancias. Entendido así, no hay duda de que la movilización y el discurso obradorista siguen este patrón de construcción de lo político. Dijimos que el discurso de AMLO se basa en oposiciones binarias, siendo la fundamental la que delimita la frontera entre el pueblo y “la mafia del poder”. La mafia, sabemos, es una estructura piramidal que integra corporativamente a la sociedad confiscando al Estado el monopolio de la fuerza legítima la cual emplea para favorecer los intereses de quienes están en la cúspide, llegando a penetrar los mundos de las finanzas y la política. Toda mafia recurre a “la explotación parasitaria como único modo para enriquecerse, [a] la violencia contra los más débiles como forma para hacerse valer en la vida”. Esta expoliación de la sociedad y la violencia contra los más débiles, de acuerdo con López Obrador, es consecuencia de la colusión de la política con el mundo del dinero provocada por la privatización de las empresas públicas durante la administración de Salinas de Gortari. La peculiaridad de la “mafia del poder” reside en haberse apropiado del Estado para servirse de él, en que convirtió lo público en privado.8

El pobre crecimiento económico, según AMLO, es producto de esta explotación parasitaria de los recursos nacionales por parte de una oligarquía formada por 30 personas que con una concentración desmedida de la riqueza han depauperado a las mayorías y con la concentración del poder político han repartido inequitativamente las cargas fiscales, reducido el gasto social y menguado la capacidad adquisitiva del salario. La alternancia PRI-PAN en el gobierno no sería para el tabasqueño sino la forma de gestión política de este orden injusto. En la medida en que dentro de éste el ingreso lo concentran la alta burocracia y la oligarquía a través de privilegios de facto, López Obrador propone cancelarlos: de un lado, bajando los salarios a los funcionarios públicos; por el otro, eliminando las exenciones fiscales al gran capital. Esta reingeniería administrativa, una austeridad al revés de la ejercida por la “mafia de los treinta” (la versión obradorista del “1% contra el 99%” de Occupy Wall Street), sanearía las finanzas públicas y restauraría la ética republicana de acuerdo con el tabasqueño.

El pueblo de AMLO, señalamos, es homogéneo y está identificado con el interés nacional; no podría ser de otra manera porque la única propiedad de que dispone es la propiedad pública. Cada privatización, entonces, merma sus recursos, lo empobrece más. En la tradición de la Revolución mexicana el tabasqueño no concibe formas autogestivas de organización popular sino una comunidad honrada e industriosa tutelada por un Estado paternalista. Las clases medias no tienen acomodo en el antagonismo social propuesto por López Obrador —un marxismo residual, tal vez— al punto que no se hace cargo de las reivindicaciones que provienen del flanco progresista de éstas (drogas, matrimonio igualitario, aborto, etcétera) y que, además, constituyeron reivindicaciones de la izquierda socialista del siglo XX.9 También a este respecto, AMLO minimizó la demanda de seguridad de la marcha de blanco (2004), recurriendo a la desafortunada expresión de “ruido” para caracterizar la protesta que abarrotó Reforma, y desautorizó la iniciativa ciudadana 3de3 contra la corrupción.

La palabra regeneración inserta en el acrónimo Morena —reminiscencia del vocabulario político decimonónico— no supone una vuelta al principio (en ese caso sería una revolución), antes bien remite a la idea de reconstruir, de hacer que algo recupere su antigua forma o estado, enderezar. El objeto a regenerar es la nación desfigurada por el proyecto neoliberal, concebida como una esencia transhistórica. Esta misión corresponde al pueblo, un pueblo movilizado que le han abierto los ojos no los políticos —otra clase parasitaria más— sino hombres probos que se distraen de sus labores cotidianas ocupándose del bien común (“la honrosa medianía” juarista). En esta lógica, el gobierno que releve al actual invertirá los roles de la función pública: servirá al pueblo en lugar de servirse del poder.

La secuela del Pacto por México

El Pacto por México dañó irreparablemente la imagen del PRD ante los ojos de la militancia y de sus simpatizantes, y dio la oportunidad perfecta a López Obrador no sólo para justificar la ruptura sino para tomar una posición ventajosa en la nueva geometría política. La imagen de líderes y gobernadores perredistas y panistas acompañando al presidente priista como si formaran parte de su gabinete a sólo un día de haber tomado posesión, permitió al tabasqueño ilustrar el statu quo que sumaba ahora a la izquierda domesticada. Él y su movimiento no aparecían en la foto, quedaban a resguardo de los arreglos palaciegos. Por exclusión ellos eran el outsider, el receptáculo natural de toda oposición a las reformas estructurales y de los desaciertos de la administración de Enrique Peña Nieto. En el horizonte de la política institucional no había nadie quien disputara a Morena esa posición que le permitiría procesar el hartazgo de una sociedad exasperada.

Desde la óptica obradorista el PRD formaba ya parte de la “mafia del poder”: un socio menor, claro está. Más que haberlo firmado —después de todo el papel de los políticos es justamente pactar—, se objetó a la dirección perredista que las reformas aprobadas en una primera etapa no estaban en el programa de la izquierda e incluso, la energética y la educativa, lo contradecían. Las modificaciones legales que sí coincidían con reivindicaciones históricas de la izquierda —el seguro al desempleo, por ejemplo— fueron postergadas para 2016, sin indicios sólidos en el sentido de que fueran a concretarse. Si bien el pacto apuntaló a Nueva Izquierda ante la sangría que provocó al partido la constitución de Morena, y la alianza del PRD con el PAN en las elecciones de 2016 tuvo un objetivo similar, no lograron contener el desplome electoral que finalmente ocurrió. Tras cuatro años de la escisión, el PRD perdió la mitad de su electorado. Una encuesta reciente acerca de las preferencias electorales para 2018 sitúa a Morena con 19% y al PRD con 8% a escala nacional, y coloca a AMLO como el candidato puntero con una intención de voto de 25%.10

Obviamente, no sabemos si esta posición favorable sea suficiente para que AMLO gane la elección presidencial de 2018, más con la dosis de contingencia que tienen las contiendas políticas. Pero sí podemos decir con mayor certidumbre que ahora el tabasqueño tiene una posición mejor que en la elección anterior, dado que tanto el PAN como el PRI de la transición dejaron un desencanto importante en el electorado y problemas nacionales mayúsculos que fueron incapaces o ni siquiera se plantearon resolver. La derecha panista, con una guerra insensata y sin posibilidad de triunfo, profundizó la descomposición social y provocó una crisis de los derechos humanos que la administración priista no solucionó o incluso agravó. Y esta última disparó la rapacidad impúdica de la clase política, de manera tal que la imagen presidencial descendió al escaño más bajo desde que existe la medición respectiva. Además, la economía está estancada y el entorno internacional es bastante incierto para los países emergentes. Frente a esto, la alternancia hacia la izquierda, aunque genera incertidumbre, posee el atractivo de ser una vía inexplorada.

Para que la izquierda triunfe es indispensable que se agrupe en un polo único atrayendo hacia él tanto a los desencantados como a los antisistémicos que desde sus respectivas posiciones desafían al statu quo. La izquierda podría aglutinarse mediante una alianza de Morena con el PRD o como un efecto del desplome de éste —un riesgo de consideración si el PRD se alía con el PAN en 2018— mudando bases y simpatizantes hacia el obradorismo. Ganar a los desencantados, que están migrando del voto nulo hacia las candidaturas independientes, supondría que la baja en la elecciones estatales de 2016 se consolide como tendencia de forma que el “voto útil” se emitiera por vez primera en favor de la izquierda. Convencer a los antisistémicos, que antes de sufragar pretenden refundar la República, es arduo, al menos que ellos mismos se persuadan de que la abstención permite el gobierno de los peores: la alcaldía de Cuernavaca (cuna del MPJD) es un ejemplo trágico. También puede contribuir en esta dirección la convergencia de la protesta pública con Morena como comenzamos a ver, si bien necesitaría ampliarse considerablemente (como los piqueteros con el kirchnerismo y los “Sin tierra” con el PT brasileño). Pero tan importante como reunir esas condiciones es que AMLO comprenda de una vez por todas que la identidad social no es la única fuente constitutiva del sujeto político. Que “el pueblo” no es homogéneo y mientras más complejas son las sociedades aumenta la diversidad, por lo que hay otros antagonismos a considerarse además de los sociales. Agregar a los diferentes no significa uniformar sus demandas, sino es requisito de un proyecto político incluyente que las haga viables.

 

Carlos Illades
Historiador. Profesor-investigador del Departamento de Filosofía de la UAM-Iztapalapa. Es autor de La inteligencia rebelde. La izquierda en el debate público en México, 1968-1989 (2012).


1 Roger Bartra, La sangre y la tinta. Ensayos sobre la condición postmexicana, Océano, México, 1999, pp. 60, 62.

2 Massimo Modonesi, “La crisis histórica de los comunistas mexicanos”, en Carlos Illades (coord.), Camaradas. Nueva historia del comunismo en México, Secretaría de Cultura/FCE, México (en prensa), cap. 9.

3 De acuerdo con una encuesta levantada en agosto de 2004, 65% de los capitalinos estaba en desacuerdo con el desafuero, en tanto que 28% pensaba lo contrario. A escala nacional, 40% lo rechazaba, mientras 29% aprobaba la decisión. Parametría, El desafuero de López Obrador, p. 3.

4 Con respecto del fraude en la elección constitucional de 1988, un ejercicio interesante propuesto por Jorge Castañeda sugiere la victoria de Cuauhtémoc Cárdenas. La herencia. Arqueología de la sucesión presidencial en México, Alfaguara, México, 1999, p. 534.

5 Esta última caracterización la ofrece Enrique Krauze, “El mesías tropical”, Letras Libres, junio de 2006.

6 Alain Touraine, Después de la crisis, FCE, México, 2013, pp. 252 y ss.

7 Marco D’Eramo, “El populismo y la nueva oligarquía”, New Left Review, núm. 82, septiembre/octubre de 2013, p. 39; Ernesto Laclau,
La razón populista, FCE, Buenos Aires, 2005, p. 102; Chantal Mouffe, “El momento populista”, El País, 10 de junio de 2016. Énfasis propio.

8 Norberto Bobbio y otros (eds.), Diccionario de política, 1981-1982, 13a ed., Siglo Veintiuno, México, 2002, II, p. 922; “La ‘mafia del poder’, según AMLO”, Expansión/CNN, en línea, 7 de noviembre de 2011. Se cita el primero.

9 En su brillante estudio sobre la desigualdad Göran Therborn señala que las únicas tres categorías de personas que ganaron “reconocimiento y respeto” por primera vez en la era moderna son “los pueblos indios, o los extramodernos; los homosexuales, o los proscritos de la sexualidad moderna; las personas con discapacidades, o los que antes estaban siempre ocultos”. Los campos de exterminio de la desigualdad, FCE, México, 2016, p. 110.

10 “AMLO lidera las presidenciales”, El Financiero, 22 de junio de 2016.

 

4 comentarios en “La izquierda populista mexicana

  1. Felicidades por la claridad del artìculo y por la lucidez al exponerlo y coincido en que en la medida que seamos màs los queremos un cambio, en esa medida deberà ser incluyente el proyecto de naciòn,aunque històricamente ha habido dos bandos, ojalà la nueva inteligencia global y aldeana nos lleven a una comprensiòn de orden holìstico, apoyados en los ejemplos que nos dà la naturaleza y la ecologìa como una manera de comprenderlos.

  2. Una candidatura única de eso que llaman las izquierdas, pero que no encabece Obrador.Seria un triunfo inobjetable.

  3. “¿Cómo logra llegar el populismo al poder por la vía electoral? Ante todo, con la ayuda de un candidato carismático que culpa a los ricos de la pobreza de los pobres y ofrece, como lo hicieron Chávez, Perón, Castro, Allende, Maduro, Evo Morales, los Kirchner y Correa, entre otros, eliminar los privilegios de la oligarquía para lograr, según ellos, un mayor bienestar para las clases populares. A todo esto, el modelo de libertades económicas y políticas queda satanizado con el maléfico rótulo de neoliberalismo.”

  4. Mucho què pensar sobre este artìculo,mucho què hacer en el Mèxico complejo y creo que es y serà muy difìcil dar con la panacea que resuelva, conjuntamente con los ciudadanos, los graves problemas del paìs, creados por unas cuantas esferas de poder polìticio-econòmico-religioso. Vale.